La decepción del PIB mexicano

Llevamos varias semanas en las que se han publicado indicadores que no dejan lugar a dudas de que la economía mexicana no marcha bien. La semana que recién concluye tocó el turno al dato revisado de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) durante el segundo trimestre de 2019. Y si bien, el dato preliminar alarmó a muchos, el dato revisado pues resultó peor. En esta entrega hacemos un análisis detallado de la composición del PIB nominal, así como del crecimiento del PIB real en el segundo trimestre de 2019; pero antes de ello haremos un breve recuento del crecimiento del PIB en los dos primeros trimestres de los sexenios más recientes.

Crecimiento porcentual promedio real anualizado del PIB en el primer semestre de cada sexenio (utilizando cifras originales, sin desestacionalizar):

– Carlos Salinas de Gortari: +3.4%

– Ernesto Zedillo Ponce de León: -5.3%

– Vicente Fox Quezada: +0.2%

– Felipe Calderón Hinojosa: +2.0%

– Enrique Peña Nieto: +1.4%

– Andrés Manuel López Obrador: +0.2%

PIB 83-19

Con esto en mente, ahora analizamos los datos actuales.

Distribución porcentual del PIB nominal

De acuerdo con el INEGI, en el segundo trimestre de 2019 el PIB nominal de México anualizado sumó 24.286 billones de pesos corrientes, si a esta cantidad le quitamos los impuestos a los productos (IVA, Impuestos Especiales y otros impuestos similares) por 1.396 billones de pesos, nos queda el valor agregado bruto a precios básicos, el cual fue de 22.890 billones de pesos en dicho trimestre.  Esta última cantidad es la que verdaderamente representa el valor anualizado de los bienes y servicios producidos por la economía durante los meses de abril a junio de este año. (Nota: Es importante aclarar que un PIB de 24.286 billones de pesos no significa que se hayan producido bienes y servicios por dicho valor en el trimestre, el verdadero valor sería de dicha cantidad dividida entre cuatro trimestres, o sea de 6.0715 billones de pesos, solo que por metodología mundial de cuentas nacionales se presenta el dato del PIB de manera anualizada).

Industria_de_la_ConstrucciónAhora, respecto a la distribución porcentual del PIB anualizado nominal durante el segundo trimestre de 2019, tenemos que los Impuestos a los productos representaron el 5.7% del PIB, el valor de las Actividades primarias fue de 3.5% del PIB, las Actividades secundarias representaron el 30.3%, mientras que las Actividades terciarias fueron equivalentes al 60.4% del PIB. Con estos datos queda claro que la economía mexicana es una claramente terciarizada, es decir, que tiene un énfasis principal en el comercio y los servicios.

Las actividades primarias consisten de las actividades de Agricultura, cría y explotación de animales, aprovechamiento forestal, pesca y caza, y como ya se señaló, éstas actividades representaron el 3.5% del PIB.

Las actividades secundarias, que es la industria nacional, representaron menos de una tercera parte del PIB. Su participación estuvo conformada de la siguiente manera (en paréntesis se indica el porcentaje respecto del PIB total que cada actividad representa): Minería (3.9%); Generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final (2.1%); Construcción (7.1%) e Industrias manufactureras (17.2%).

Las actividades terciarias representaron el 60.4% del PIB, y este porcentaje estuvo conformado de la siguiente manera (en paréntesis se indica la participación porcentual de cada actividad en el PIB total): Comercio al por mayor (9.1%); Comercio al por menor (9.6%); Transportes, correos y almacenamiento (6.3%); Información en medios masivos (1.5%); Servicios financieros y de seguros (3.9%); Servicios inmobiliarios y de alquiler de bienes muebles e intangibles (9.9%); Servicios profesionales, científicos y técnicos (1.9%); Corporativos (0.5%); Servicios de apoyo a los negocios y manejo de desechos y servicios de remediación (3.5%); Servicios educativos (3.7%); Servicios de salud y de asistencia social (2.1%); Servicios de esparcimiento culturales y deportivos, y otros servicios recreativos (0.4%); Servicios de alojamiento temporal y de preparación de alimentos y bebidas (2.3%);  Otros servicios excepto actividades gubernamentales (1.9%); y Actividades legislativas, gubernamentales, de impartición de justicia y de organismos internacionales y extraterritoriales (3.8%).

Crecimiento porcentual del PIB real

Con cifras originales publicadas por el INEGI, vemos que en el comparativo del segundo trimestre de 2019 respecto del mismo trimestre de 2018, el PIB total decreció -0.8% en términos reales. De esta manera, el crecimiento anualizado real del PIB durante el primer semestre de 2019 fue de 0.20%.

La evolución del PIB en el segundo trimestre de 2019 se derivó de que en dicho periodo el PIB real de las actividades primarias aumentó 1.4%, el de las actividades secundarias cayó -3.0%, mientras que el de las actividades terciarias se mantuvo sin cambio con una variación de 0.0%. A continuación se detalla la evolución de cada una de estas actividades.

En cuanto a las actividades primarias, vemos que en el comparativo del segundo trimestre de 2019 respecto de los mismos meses de 2018, la Agricultura, cría y explotación de animales, aprovechamiento forestal, pesca y caza aumentó su PIB en 1.4% en términos reales.  Cabe señalar que esta actividad creció 5.7% anualizado en el primer trimestre de 2019, por lo que se aprecia una clara desaceleración.

manufacturaLa caída de -3.0% en el PIB de las actividades secundarias se debe a que la Minería cayó -7.8%; la Generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final aumentó 0.7%; la Construcción se desplomó -6.9%; mientras que las Industrias manufactureras retrocedieron -0.2%. Respecto a esta evolución, cabe señalar que la Minería acumula 26 trimestres consecutivos con caídas anualizadas, mientras que la Construcción acumula tres trimestres consecutivos con disminuciones anualizadas. Por su parte, las Industrias manufactureras presentan su primera caída desde el primer trimestre de 2018, cuando éste cayó -0.4%.

La evolución las actividades terciarias durante el segundo trimestre de 2019 se debe al siguiente comportamiento (en paréntesis se indica la variación real respecto al mismo trimestre de 2018):  Comercio al por mayor (-4.0%);  Comercio al por menor (2.1%); Transportes, correos y almacenamiento (0.5%); Información en medios masivos (-5.0%); Servicios financieros y de seguros (2.1%); Servicios inmobiliarios y de alquiler de bienes muebles e intangibles (1.0%); Servicios profesionales, científicos y técnicos (-2.7%); Corporativos (-5.0%); Servicios de apoyo a los negocios y manejo de desechos y servicios de remediación (5.8%); Servicios educativos (-1.7%); Servicios de salud y de asistencia social (1.2%); Servicios de esparcimiento culturales y deportivos, y otros servicios recreativos (0.3%); Servicios de alojamiento temporal y de preparación de alimentos y bebidas (2.1%); Otros servicios excepto actividades gubernamentales (3.6%); y Actividades legislativas, gubernamentales, de impartición de justicia y de organismos internacionales y extraterritoriales (-3.8%).

Respecto a las actividades terciarias, se debe señalar que tanto los Servicios corporativos, como las Actividades legislativas, gubernamentales, de impartición de justicia y de organismos internacionales y extraterritoriales, acumulan tres trimestres consecutivos con caídas.

Crecimiento porcentual del PIB real de la Industria manufacturera

7b1aProfundizando en el comportamiento del PIB, en este apartado analizamos el comportamiento de la industria manufacturera. Como ya se señaló, en el segundo trimestre de 2019, el PIB de las industrias manufactureras cayó -0.19% en términos reales. Este comportamiento es producto de la siguiente evolución en cada una de las ramas manufactureras (en paréntesis se indica el porcentaje de variación respecto al segundo trimestre de 2018): Fabricación de equipo de computación, comunicación, medición y de otros equipos, componentes y accesorios electrónicos (7.0%); Fabricación de equipo de transporte (5.1%); Industria alimentaria (1.4%); Otras industrias manufactureras (0.9%); Industria de las bebidas y del tabaco (0.5%); Industria de la madera (-0.3%); Fabricación de accesorios, aparatos eléctricos y equipo de generación de energía eléctrica (-1.5%); Fabricación de productos textiles, excepto prendas de vestir (-1.6%); Industria del papel (-1.6%);  Industria química (-3.2%); Fabricación de productos a base de minerales no metálicos (-3.7%); Fabricación de maquinaria y equipo (-3.7%); Fabricación de insumos textiles y acabado de textiles (-4.4%); Industria del plástico y del hule (-4.6%); Fabricación de muebles, colchones y persianas (-5.3%); Industrias metálicas básicas (-5.5%); Curtido y acabado de cuero y piel,  y fabricación de productos de cuero, piel y materiales sucedáneos (-5.6%);  Fabricación de prendas de vestir (-6.6%); Fabricación de productos metálicos (-11.9%); Fabricación de productos derivados del petróleo y del carbón (-12.7%); e Impresión e industrias conexas (-18.4%). Como puede apreciarse, de las 21 ramas de actividad de la industria manufacturera, 16 presentaron disminución en el segundo trimestre de 2019.

Por su parte, las ramas de actividad manufacturera que ya se encuentran en recesión técnica al acumular dos o más trimestres consecutivos con caída en su PIB son las siguientes (en paréntesis se indica el número de trimestres consecutivos con disminuciones): Fabricación de productos derivados del petróleo y del carbón (22); Industria de la madera (7); Curtido y acabado de cuero y piel, y fabricación de productos de cuero, piel y materiales sucedáneos (4); Industrias metálicas básicas (4); Fabricación de productos a base de minerales no metálicos (3); Fabricación de productos metálicos (3); Fabricación de insumos textiles y acabado de textiles (2);  Impresión e industrias conexas (2); Industria química (2); y Fabricación de muebles, colchones y persianas (2). Con esto podemos ver claramente que de 21 ramas de actividad manufacturera, hay 10 que ya están en recesión técnica.

A manera de conclusión podemos señalar que los datos del PIB al segundo trimestre de 2019 confirman lo que habíamos venido advirtiendo desde este espacio, y es que si bien la economía mexicana no está aun en recesión, si hay varias actividades industriales (minería y construcción) y varias ramas manufactureras que si lo están. Vemos que las actividades terciarias tuvieron una considerable desaceleración de un crecimiento anualizado de 1.8% en el primer trimestre a uno de 0% en el segundo. Es así que es casi seguro que en las próximas semanas veremos más ajustes a la baja en la estimación de crecimiento del PIB para 2019 y 2020. En mi opinión creo que cerramos 2019 con una caída de un medio punto porcentual del PIB. Queda claro que no es el peor arranque de un sexenio en materia económica, pero si está muy lejos de lo que nos dijeron que sucedería. El gran reto es encontrar la manera de revertir esta situación y que el 2020 sea mejor.

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt

Recaudación fiscal y actividad económica en México: balance al primer semestre de 2019

dinero_okLa teoría económica nos indica que a mayor actividad económica, el sector público tendrá mayores ingresos, lo que a su vez se traduce en mayor gasto público, lo que eventualmente genera mayor crecimiento económico si este gasto tiene un elevado componente de inversión física, generando así un círculo virtuoso. En el caso de México, estamos viendo una situación en la que los ingresos del sector público crecen en términos reales, mientras que el gasto público cae de manera importante, en especial el de inversión, y en este contexto el sector público federal continúa presentando un desequilibrio fiscal que se traduce en una deuda pública que no deja de crecer. En esta entrega se presenta un breve análisis de cuál ha sido la evolución de los ingresos y gastos públicos, y cómo éstos se relacionan con el nivel de actividad económica medida a través de distintos indicadores. De igual manera, en el análisis se hace especial énfasis en la evolución de los ingresos tributarios.

Ingresos del sector público

A la par de un incremento anualizado del PIB en términos reales de apenas 0.3% en el primer semestre de 2019, con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), vemos que los ingresos totales del sector público federal presentan un incremento real de 0.6%, ya que pasaron de 2.501 billones de pesos en los primeros seis meses de 2018 a 2.622 billones de pesos en los mismos meses de 2019.  Este marginal incremento se deriva de una caída de -16.7% en los ingresos petroleros y un aumento significativo de 4.7% real en los ingresos no petroleros. Cabe señalar que en la primera mitad del 2019, los ingresos petroleros representaron apenas el 15.73% del total de ingresos del sector público, mientras que los ingresos no petroleros representaron el restante 84.27% del total. Se debe pues destacar que no obstante el casi nulo crecimiento de la economía nacional, los ingresos no petroleros del sector público aumentaron en casi 5% en la primera mitad del año, lo que indica que la autoridad fiscal está apretando más a los contribuyentes cautivos.

Es importante destacar que el aumento de 4.7% en los ingresos no petroleros se deriva de un aumento de 4.5% en los ingresos del gobierno federal, un incremento de 2.5% en los ingresos de los organismos de control presupuestario directo (IMSS e ISSSTE), y un incremento de 9.4% en los ingresos de la empresa productiva del estado (CFE).

Dentro del rubro de ingresos del gobierno federal, tenemos un dato por demás importante y es que los ingresos tributarios (impuestos) crecieron 4.4%, mientras que los no tributarios se elevaron en 5.9%. Más adelante, se explica la evolución de los ingresos tributarios del gobierno federal y cómo se relacionan éstos con la evolución económica nacional.

Ingresos sector público

Gastos del sector público

Contrario al incremento anualizado en términos reales de 0.3% en los ingresos del sector público en el primer semestre de 2019, el gasto del sector público reporta una caída de -4.5%, ya que éste pasó de 2.789 billones de pesos en los primeros seis meses de 2018 a 2.775 billones de pesos en los mismos meses de 2019. Esta evolución se deriva de una caída de -2.5% en el gasto corriente, una caída por demás relevante de -17.0% en el gasto de capital y un incremento de 5.1% en el gasto de pensiones.

Profundizando en la evolución del gasto programable corriente, vemos que éste disminuyó -5.2% debido a que el gasto en los servicios personales (nómina) disminuyó -4.8%, mientras que los gastos de operación disminuyeron -2.9%. En cuanto a los gastos programables de capital, vemos que lamentablemente, la inversión física disminuyó -17.3% en términos reales, lo que a su vez se debe a que la inversión física directa cayó -15.1% y la inversión física indirecta decreció -19.8%. Cabe señalar que la inversión física del gasto programable representó apenas el 9.82% del gasto total del sector público federal en el primer semestre de 2019 (en el primer semestre de 2018 dicho porcentaje ascendió a 11.34%, por lo que se percibe el acelerado deterioro en este indicador).

En cuanto al gasto no programable, tenemos que en la primera mitad de 2019, el costo financiero de la deuda pública creció 4.7% real respecto a los mismos meses de 2018, ya que pasó de 331.772 a 361.949 miles de millones de pesos (mmdp). Este incremento se debe a una creciente deuda pública y a un aumento generalizado en las tasas de interés que pagan los instrumentos del sector público. Por ejemplo, tenemos que la tasa de interés promedio de los Cetes a 28 días pasó de 7.46% en el primer semestre de 2018 a 8.00% en el primer semestre de 2019.  Respecto al costo financiero, se debe destacar que lamentablemente en el primer semestre de 2019, el costo financiero de la deuda pública fue 32% mayor que el gasto por inversión física de todo el sector público.  Por su parte, el gasto en participaciones creció en 4.9% en términos reales en el comparativo del primer semestre de 2019 respecto del mismo semestre de 2018.

Gasto Secctor Público I19

Balance de ingresos y gastos del sector público

Si tomamos los ingresos presupuestarios del sector público y le sustraemos el gasto neto del sector público presupuestario durante el primer semestre de 2019, vemos que hay un déficit de -153.118 mmdp, el cual se compara favorablemente respecto del déficit de -166.553 mmdp observado en el primer semestre de 2018.

De esta manera, pese al aumento en los ingresos presupuestarios del sector público y la fuerte caída en el gasto neto del sector público presupuestario, la deuda del sector público continúa creciendo. De acuerdo con información de la SHCP, el total de la deuda neta del sector público federal pasó de 10.829 billones de pesos en diciembre de 2018 a 10.965 billones de pesos en junio de 2019, lo que representa un incremento de 136 mil millones de pesos en los primeros seis meses de 2019. Cabe aclarar que este ritmo de endeudamiento es considerablemente más bajo que el observado en el sexenio anterior, en el que la deuda del sector público creció en promedio en 910 mmdp por año.

DEuda I19

Recaudación fiscal del gobierno federal

Como se señaló líneas arriba, en el comparativo del primer semestre de 2019 respecto del mismo semestre de 2018, los ingresos tributarios (impuestos) del gobierno federal crecieron 4.4% en términos reales al haber pasado de 1.558 a 1.694 billones de pesos.

A continuación  se menciona la evolución de los impuestos más relevantes durante el primer semestre de 2019: La recaudación por el Impuesto Sobre la Renta (ISR) creció 1.5% en términos reales, al haber pasado de 877.3 mmdp a  927.2 mmdp. Mientras que lo recaudado por el Impuesto al Valor Agregado (IVA) cayó -0.4% en términos reales al haber pasado de 460.8 mmdp a 477.9 mmdp. Por su parte, lo obtenido por el Impuesto Especial sobre Producción y Servicio (IEPS) a la gasolina y diésel subió 69.5% en términos reales al haber pasado de 83.8 mmdp a 147.9 mmdp. Finalmente, la recaudación por impuestos a la importación subió 11.1% en términos reales, al haber pasado de 27.6 mmdp a 32.0 mmdp.

Evolución económica y su relación con la recaudación fiscal

Como ya se señaló, esta evolución de la recaudación impositiva se da en un contexto en el que de acuerdo a la más reciente estimación oportuna del PIB, en el primer semestre de 2019 la economía creció 0.3% en términos reales respecto del mismo semestre de 2018. Por su parte, y en el mismo sentido, el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) creció también 0.3% anualizado en el comparativo de los primeros cinco meses de 2019 respecto de los mismos meses de 2018.

Por su parte, el Indicador Mensual del Consumo Privado en el Mercado Interior, muestra un aumento de apenas 1.0% real en el comparativo de los primeros cinco meses de 2019 respecto de los mismos meses de 2018. Finalmente, vemos que el valor de las importaciones de México (en términos de pesos) subió 0.6% en el comparativo del primer semestre de 2019 respecto del mismo semestre de 2018.

Relación de la recaudación fiscal y evolución económica

La recaudación por ISR es mayor que la tasa de crecimiento del PIB (1.5% vs 0.3%), lo que es indicativo de que se está apretando a las empresas con mayores actos de fiscalización. Las medidas tomadas en contra de la venta de facturas y operaciones simuladas también pueden haber jugado un papel relevante. De igual forma, el continuo retraso en la devolución de los saldos a favor de IVA para los exportadores, también juega un papel. No se considera que el gobierno federal esté tomando medidas relevantes respecto al combate a la economía informal.

Respecto a la recaudación de IVA, vemos que ésta ha caído -0.4% a pesar de que el consumo privado aumentó en 1.0%. Esto puede deberse a que los canales de comercialización formales se han visto más afectados que los informales.

Llama la atención el fuerte aumento en la recaudación de IEPS a gasolinas y diésel, esto ocurre por el menor “subsidio” otorgado a éstas por parte del gobierno federal. Hay que recordar que antes de las elecciones de 2018, el gobierno federal trató de mantener los precios de las gasolinas amortiguando las alzas cobrando menos IEPS.

Finalmente, el hecho de que la recaudación por impuestos a la importación haya aumentado en 11.1% en un contexto en el que el valor de las importaciones creció sólo 0.6% en pesos, es indicativo de que puede estarse dando un cambio en el origen de las mercancías de países con los que tenemos tratado de libre comercio a naciones con los que no lo tenemos (ej. China), mayores controles a la importación de mercancías, cambios en los hábitos de consumo hacía bienes con mayores aranceles originarios de naciones con los que no tenemos acuerdo comercial.

A manera de conclusión podemos señalar que el gobierno federal está haciendo su trabajo en cuanto a mantener finanzas públicas sanas, ya que a pesar de la caída en los ingresos petroleros, en el balance sus ingresos han aumentado. Es muy positivo que la deuda del sector público ahora crezca a un ritmo mucho más lento que en el sexenio pasado, sin embargo, preocupa que esto se dé porque el gasto público ha caído principalmente por un mucho menor gasto de inversión.

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt

La situación de la industria mexicana: balance a mitad del año

Conforme avanza el año se publican más indicadores que dan cuenta de que la mayoría de indicadores de la economía real no marchan bien. En la semana que recién concluyó, el INEGI publicó los datos del Índice de volumen físico de la actividad industrial correspondientes a junio de 2019, por lo que ahora ya tenemos el mes que nos faltaba para hacer un balance de la primera mitad del año para la industria nacional. Cabe señalar que la industria nacional es muy importante porque generó un Producto Interno Bruto (PIB) de 7.337 billones de pesos en el primer trimestre de 2019, lo que representa el 30.5% del PIB total de México.

De igual manera, es relevante mencionar que la industria está compuesta de cuatro actividades (en paréntesis se señala su contribución al PIB total en el primer trimestre de 2019): 1. Minería (4.0%); Generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de  agua y de gas por ductos al consumidor final (1.9%); Construcción (7.6%); e Industrias Manufactureras (17.0%).

Habiendo dicho lo anterior, a continuación se presenta el análisis de la evolución de la industria nacional al cierre del segundo trimestre del año, utilizando los datos del índice de volumen físico de la actividad industrial de INEGI. Desafortunadamente los datos no son positivos ya que vemos que la industria acumula tres trimestres consecutivos con caídas anualizadas. En el cuarto trimestre de 2018 cayó -0.9%, posteriormente en el primero de este año disminuyó -0.6% y ahora tenemos que en el segundo retrocedió -3.0%.

La caída anualizada de -3.0% en el índice de volumen físico de la actividad industrial durante el segundo trimestre de 2019 se debió a que la Minería se contrajo -7.8%; la actividad de electricidad, gas y agua aumentó apenas 0.7%, la Construcción cayó -6.9%, mientras que las industrias manufactureras decrecieron -0.2%. Cabe señalar que con el resultado del segundo trimestre de 2019 la minería acumula 26 trimestres consecutivos con caídas anualizadas (la última vez que creció fue el cuarto trimestre de 2012), la Construcción acumula tres trimestres consecutivos con caídas, mientras que esta es la primera caída en las Industrias manufactureras desde el primer trimestre de 2018.

Industria 1

Minería

En cuanto a la minería, como se señaló líneas arriba, esta actividad no ha dejado de tener disminuciones trimestrales anualizadas desde el cuarto trimestre de 2012. Vemos que la caída de -7.8% observada en el segundo trimestre de 2019 es producto de una disminución de -9.2% en la extracción de petróleo y gas, una caída de -3.3% en la minería de minerales metálicos y no metálicos, y una caída de -6.8% en los servicios relacionadas con la minería.

Mineria

Electricidad, gas y agua

En cuanto a la rama de generación de electricidad, suministro de agua y gas, tenemos que en el segundo trimestre de 2019, ésta creció 0.7%, lo cual se debe a un aumento de 0.6% en la generación y distribución de energía eléctrica y un aumento de 1.1% en el suministro de agua y gas por ductos. Cabe señalar que con el dato del segundo trimestre de 2019, esta rama de actividad liga seis trimestres consecutivos con crecimientos anualizados. Esta actividad generalmente crece, con independencia del ciclo económico debido a que gran parte de su evolución depende del crecimiento poblacional y un mayor desarrollo económico y social en el país.

Industria2

Construcción

La construcción liga tres trimestres consecutivos con disminuciones anualizadas, y en el segundo trimestre de 2019 retrocedió -6.9%. Esta evolución se debe a una caída de -5.9% en obras de edificación, un retroceso de -6.5% en la construcción de obras de ingeniería civil y una disminución de -11.9% en los trabajos especializados para la construcción.

Cabe señalar que la construcción de obras de ingeniería civil liga 13 trimestres consecutivos con caídas anualizadas, mientras que los trabajos especializados para la construcción ligan tres trimestres consecutivos con disminuciones.

Construcción

Manufacturas

En cuanto a las manufacturas, la actividad industrial que representa el mayor porcentaje del PIB, tenemos que éstas registraron un retroceso de -0.2% anualizado en el segundo trimestre de 2019 y con esta disminución se rompe una racha de 4 trimestres consecutivos en los que había venido creciendo este indicador. La caída anualizada de -0.2% observada en el segundo trimestre del año se debió a la siguiente evolución en las diversas ramas de actividad (en paréntesis se indica el porcentaje de incremento o disminución anualizada y las ramas están ordenadas de mejor a peor desempeño):  Fabricación de equipo de computación, comunicación,  medición  y de  otros equipos, componentes y accesorios electrónicos (7.0%); Fabricación de equipo de transporte (5.1%); Industria alimentaria (1.4%); Otras industrias manufactureras (0.9%); Industria de las bebidas y del tabaco (0.5%); Industria de la madera (-0.3%); Fabricación de accesorios, aparatos eléctricos y equipo de generación de energía  eléctrica (-1.5%); Fabricación de productos textiles, excepto prendas de vestir (-1.6%); Industria del papel (-1.6%); Industria química (-3.2%); Fabricación de productos a base de minerales no metálicos (-3.7%); Fabricación de maquinaria y equipo (-3.7%); Fabricación de insumos textiles y acabado de textiles (-4.4%); Industria del plástico y del hule (-4.6%); Fabricación de muebles, colchones  y persianas (-5.3%); Industrias metálicas básicas (-5.5%); Curtido y acabado de cuero y piel, y fabricación de productos de cuero, piel y materiales sucedáneos (-5.6%); Fabricación de prendas de vestir (-6.6%); Fabricación de productos metálicos (-11.9%); Fabricación de productos derivados del petróleo y carbón (-12.7%); e Impresión e industrias conexas (-18.4%).

Manufactura

Como se puede apreciar, de las 21 ramas de actividad que componen la industria manufacturera, 16 presentaron disminuciones en su volumen físico de producción en el segundo trimestre del año. Pero lo que es más grave es que muchas de ellas llevan varios trimestres consecutivos con caídas anualizadas y a continuación se mencionan. Tenemos el caso de la Fabricación de productos derivados del petróleo y carbón que lleva 22 trimestres consecutivos con caídas; la Industria de la madera con 7 trimestres seguidos; el Curtido y acabado de cuero y piel, y fabricación de productos de cuero, piel y materiales sucedáneos acumula 4 trimestres cayendo; la Fabricación de productos a base de minerales no metálicos lleva 3 trimestres cayendo; las Industrias metálicas básicas igualmente llevan 3 trimestres con caídas; la Fabricación de productos metálicos también acumulan 3 trimestres cayendo; la Fabricación de insumos textiles y acabado de textiles llevan 2 trimestres; la Fabricación de prendas de vestir de igual manera 2 trimestres consecutivos con disminuciones; y la Fabricación de muebles, colchones  y persianas también 2 trimestres.

Después de analizar estos indicadores no cabe duda de que la industria nacional, desde la óptica del volumen físico de producción, está en recesión puesto que acumula tres trimestres consecutivos con caídas. Los casos de la industria minera y de la construcción son muy preocupantes por la cantidad de meses en los que sus indicadores no han estado bien (y no debemos olvidar que estas actividades representan casi el 10% del PIB nacional). Finalmente, preocupa que ya se prendieron los focos rojos en la industria manufacturera, que no obstante el dinamismo del sector automotriz (fabricación de equipo de transporte), ya registró su primera caída anualizada en el segundo trimestre del año y que esto se da con 16 ramas de actividad disminuyendo. Y lo que es peor es que hay nueve ramas de actividad que acumulan al menos dos trimestres consecutivos con caídas anualizadas.

Lo anterior requiere de la implementación de políticas públicas que mejoren el mercado interno, se combata la ilegalidad en la importación de mercancías en condiciones de subvaluación y contrabando, se impulse el gasto en inversión física, se restablezca la confianza de los empresarios, se fomente el sector exportador aprovechando que Estados Unidos aun crece con fuerza, entre otras medidas.

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt

Cómo le afecta la situación económica del país a cada estado

El pasado 31 de julio el INEGI dio a conocer la Estimación Oportuna del Producto Interno Bruto en México en el segundo trimestre de 2019, y dicho indicador fue controversial por diversos hechos. Primero, porque hay diferentes formas de interpretar el crecimiento de la economía. Por ejemplo, si tomamos cifras desestacionalizadas, tenemos que el PIB Total creció 0.1% real respecto al trimestre previo, pero también creció 0.4% real respecto a igual trimestre de 2018. Por su parte, si tomamos las cifras originales (sin desestacionalizar), tenemos que el PIB Total cayó -0.7% real respecto a igual trimestre del año anterior.  De esta manera, con cifras desestacionalizadas, el balance del primer semestre de 2019 es de un crecimiento del PIB real anual de 0.3%, mientras que si utilizamos cifras originales, el balance del primer semestre es de un aumento del PIB de apenas 0.2% real anual.

PIB 2do19

Digo que las cifras fueron controversiales, porque más allá de si tomamos cifras desestacionalizadas u originales, le realidad es que hay una evidente desaceleración de la economía nacional, aunque para muchos estas cifras fueron mejores en comparación a lo que se esperaba. Habrá que esperar a la publicación del dato definitivo del PIB del segundo trimestre, pero por el momento queda claro que si bien el crecimiento es ínfimo, y que con cifras originales ya se dio una caída del PIB, aun no podemos hablar de que la economía nacional esté formalmente en recesión ya que no se han registrado dos trimestres consecutivos con caídas en este indicador.

No obstante lo anterior, sobre la base de que recientemente el INEGI también publicó el Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal (ITAEE) del primer trimestre de 2019, podemos señalar que si hay estados del país que atraviesan ya por una situación recesiva y que por lo tanto requieren de implementación de políticas públicas que ayuden a mitigar la situación. En esta entrega analizamos la situación económica de las diferentes entidades del país e identificamos a las que atraviesan por una recesión.

ITAEE en el comparativo del primer trimestre de 2019 respecto del mismo trimestre de 2018

Actividad Total. En cuanto a la Actividad Total medida por el ITAEE, tenemos el siguiente desempeño de las entidades federativas del país, están ordenados de mejor a peor desempeño y en paréntesis se indica el porcentaje de incremento respecto al mismo trimestre del año anterior: Sinaloa (6.4), Chihuahua (4.2), Nuevo León, (4.0), Puebla (3.8), Yucatán (3.4), Tamaulipas (3.0), Colima (2.8), Baja California (2.6), Durango (2.6), Tlaxcala (2.6), Querétaro (2.5), Veracruz (2.4), Baja California Sur (2.2), Ciudad de México (2.0), Hidalgo (1.9), Quintana Roo (1.8), Jalisco (1.6), Guerrero (1.3), Nayarit (1.2), Sonora (0.9), Coahuila (0.8), Morelos (0.7), Guanajuato (0.2), San Luis Potosí (0.1), Aguascalientes (0.1), Michoacán (-0.2), México (-1.2), Oaxaca (-1.4), Chiapas (-1.6), Campeche (-2.2), Zacatecas (-4.0) y Tabasco (-10.7).

Como puede apreciarse, en el primer trimestre de 2019, hubo 7 entidades que tuvieron caídas en su ITAEE, y si tomamos al ITAEE como una proxy del PIB estatal, entonces vemos que la mayoría de estas entidades ya están en recesión. A continuación se indica cuantos trimestres consecutivos lleva cada entidad con caídas anualizadas en su ITAEE: Campeche (2), Chiapas (2), Estado de México (2), Michoacán (3), Oaxaca (1), Tabasco (16) y Zacatecas (2). Destaca Tabasco, entidad que lleva 16 trimestres consecutivos con disminuciones anuales en el valor de su producción de bienes y servicios.

ITAEE I19

Manufacturas. Ahora, al analizar el ITAEE de las Manufacturas en el periodo del primer trimestre de 2019 respecto del mismo trimestre de 2018, vemos el siguiente desempeño de las entidades federativas (en paréntesis se indica el porcentaje de aumento o disminución): Baja California (11.7), Yucatán (8.0), Puebla (7.1), Sinaloa (7.0), Sonora (6.2), Nuevo León (6.0), Guerrero (5.3), Quintana Roo (4.6), Tamaulipas (4.4), Chihuahua (3.5), Veracruz (3.4), Querétaro (3.2), Tlaxcala (2.6), Hidalgo (2.3), Durango (1.5), Oaxaca (1.1), San Luis Potosí (1.1), Chiapas (0.9), Ciudad de México (-0.03), Coahuila (-0.4), Nayarit (-0.5), Baja California Sur (-0.9), Jalisco (-1.2), Morelos (-1.3), México (-1.4), Colima (-1.7), Campeche (-4.5), Guanajuato (-5.0), Aguascalientes (-6.2), Zacatecas (-6.3), Michoacán (-8.2) y Tabasco (-10.5).

Como se pueden ver, al primer trimestre de 2019 había 14 entidades que presentaron disminución en su ITAEE de Manufacturas y varias de estas entidades acumulan varios trimestres consecutivos en los que han presentado disminuciones. A continuación se indica, para cada entidad, cuantos trimestres consecutivos lleva con caídas anualizadas:  Aguascalientes (1), Baja California Sur (1), Campeche (1), Coahuila (2), Colima (2), Ciudad de México (2), Guanajuato (3), Jalisco (1), Estado de México (2), Michoacán (3), Morelos (1), Nayarit (2), Tabasco (7) Y Zacatecas (1). Estas cifras sugieren que al primer trimestre de 2019 había 8 entidades federativas en México con una situación recesiva en su industria manufacturera.

Industria_de_la_ConstrucciónConstrucción. Al analizar el ITAEE de la Construcción en el periodo del primer trimestre de 2018 al mismo trimestre de 2019, vemos el siguiente desempeño de las entidades federativas (en paréntesis se indica el porcentaje de aumento o disminución): Tlaxcala (29.1), Colima (21.0), Chihuahua (16.5), Morelos (13.9), Nayarit (12.1), Jalisco (9.1), Veracruz (8.7), Puebla (7.5), Coahuila (6.4), Michoacán (6.1), Sinaloa (5.8), Tamaulipas (5.0), Querétaro (4.5), Nuevo León (2.7), Campeche (1.9), Baja California Sur (1.5), Durango (1.4), Quintana Roo (1.4), Guerrero (-0.1), Zacatecas (-1.4), Guanajuato (-1.9), Ciudad de México (-3.0), Hidalgo (-7.9), Baja California (-8.9), Chiapas (-9.3), Aguascalientes (-9.4), Estado de México (-10.5), San Luis Potosí (13.9), Yucatán (-14.3), Sonora (-15.6), Oaxaca (-26.1) y Tabasco (-26.9).

Como se puede apreciar, hay 14 entidades que registraron disminución de su ITAEE de la Construcción en el primer trimestre de 2019, y obvio, muchas de ellas ya presentan una situación recesiva. A continuación se indica, para cada entidad, cuantos trimestres consecutivos han presentado caídas anualizadas en su ITAEE de la Construcción: Aguascalientes (1), Baja California (4), Chiapas (1), Ciudad de México (1), Guanajuato (2), Guerrero (1), Hidalgo (4), Estado de México (2), Oaxaca (1), San Luis Potosí (6), Sonora (6), Tabasco (3), Yucatán (2) y Zacatecas (1).

Comercio. Finalmente, al analizar el ITAEE de Comercio al por mayor y al por menor, tenemos el siguiente desempeño para el periodo del primer trimestre de 2018 al mismo trimestre de 2019 (en paréntesis se indica el porcentaje de aumento o disminución): Baja California Sur (6.8), Nuevo León (6.7), Aguascalientes (6.1), Chihuahua (6.1), Tabasco (6.1), Quintana Roo (4.7), Yucatán (4.5), Guanajuato (3.9), Durango (3.9), Ciudad de México (3.4), Guerrero (3.2), Veracruz (3.0), San Luis Potosí (3.0), Hidalgo (2.4), Sinaloa (2.2), Tlaxcala (2.2), Jalisco (1.9), Puebla (1.1), Coahuila (0.8), Oaxaca (0.8), Querétaro (0.4), Campeche (0.0), Colima (0.0), Tamaulipas (-0.3), Baja California (-1.3), México (-1.4), Morelos (-1.5), Michoacán (-1.7), Sonora (-2.9), Chiapas (-3.0), Zacatecas (-3.2) y Nayarit (-5.8).

Queda claro que hay 9 entidades federativas que registraron una disminución en su ITAEE del sector comercio, y hay varias que ya presentan una situación recesiva en estas actividades. A continuación se indica, para cada entidad, cuantos trimestres consecutivos lleva con caídas anualizadas: Baja California (1), Chiapas (1), Estado de México (2), Michoacán (3), Morelos (5), Nayarit (3), Sonora (2), Tamaulipas (1) y Zacatecas (4).

Todos estos resultados dan cuenta de que si bien en el ámbito nacional aun no estamos en una situación recesiva (de acuerdo a la definición de libro de texto), si hay entidades que desde el primer trimestre de este año ya están viviendo una recesión. Sería importante que la autoridad federal observara esto para que se le dé prioridad a estas entidades en cuanto a las medidas de apoyo/reactivación económica que acaba de anunciar la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

No obstante lo anterior, lamentablemente todo indica que esta situación se irá agravando conforme avanza el año, a menos de que ocurra alguna medida excepcional que regrese la confianza para que la mayoría de los empresarios vuelvan a invertir.

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt

¿Ahora si ya estamos en recesión?

fotonoticia_20190718124348_640Prácticamente cada semana vemos nuevos indicadores económicos que dan cuenta de que estamos en una clara etapa de desaceleración económica y probablemente próximos a entrar en recesión. El Producto Interno Bruto (PIB) creció a una tasa promedio trimestral de 2.41% en el periodo de 2013 a 2018, y pues todo parece indicar que este año, en el mejor de los casos, tal vez logremos crecer a una tasa de 0.2%, tal como lo ha pronosticado el Grupo Financiero Citibanamex. Si consideramos que en el primer trimestre de 2019 el PIB creció a una tasa de 1.2%, pues resulta claro que en el resto de los trimestres del año veremos caídas en la tasa de crecimiento del PIB, de manera que el crecimiento promedio anual quede en ese 0.2% que se estima. En esta entrega analizamos tres de los indicadores económicos que se publicaron la semana pasada y que dan cuenta de la difícil situación por la que atraviesa la economía nacional:

Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE)

El viernes 26 de julio, el INEGI dio a conocer el IGAE, que podemos decir que es una proxy mensual para el PIB. Los datos no fueron nada halagüeños ya que en el comparativo de mayo de 2019 respecto al mismo mes de 2018 el IGAE disminuyó -0.43%, con lo que se ligan dos meses consecutivos con disminuciones en este indicador (había caído -1.46% anualizado en abril). La caída anualizada del mes de mayo de este año fue producto de un incremento de 0.48% en las actividades primarias, una contracción de -3.35% en las secundarias y un aumento de 0.93% en las actividades terciarias. Profundizando en la evolución de las actividades secundarias, tenemos que en el comparativo de mayo de 2019 respecto del mismo mes de 2018, la minería se desplomó -8.90%, mientras que la generación de electricidad, gas y agua aumentaron 1.60%, la construcción cayó -9.75%, y la industria manufacturera aumentó apenas 0.68%.  En cuanto a la evolución de las actividades terciarias, destaca que en el periodo de referencia, el comercio al por mayor se desplomó -5.10%, mientras que el comercio al por menor aumentó 4.21%.

Análisis Enero – Mayo 2019

2787aainegi-crecimiento-industria-150318-2Ahora, con los datos acumulados de los primeros cinco meses de 2019 respecto de los mismos meses de 2018, vemos que el IGAE total presenta un incremento de tan sólo 0.32%. Este crecimiento contrasta con el aumento de 2.04% observado en los primeros cinco meses de 2018. De hecho el de 2019 es el arranque de año más lento desde el año 2009, cuando en los primeros cinco meses de dicho año el IGAE se desplomó -7.48%.

El aumento marginal de 0.32% es producto de un incremento de 3.98% en las actividades primarias, una caída de -1.64% en las actividades secundarias y un incremento de 1.11% en las actividades terciarias. Analizando a detalle el comportamiento de las actividades secundarias, vemos que la minería muestra una contracción de -8.15%, la generación de electricidad, gas y agua una disminución de -0.47%, la construcción una caída de -3.23%, mientras que las industrias manufactureras presentan un incremento de 1.03%. Analizando a detalle la evolución de las actividades terciarias, destaca que el comercio al por mayor presenta una caída de -1.40%, mientras que el comercio al por menor un aumento de 2.89%.

Las cifras del IGAE denotan una clara tendencia a la baja y de hecho provocaron que los dos principales índices accionarios, de la Bolsa Mexicana de Valores y de Biva, alcanzaran nuevos mínimos del año el pasado viernes 26.

Balanza Comercial

El mismo viernes 26 de julio, el INEGI publicó las cifras de la balanza comercial de México al mes de junio y las cifras son muy preocupantes. En el comparativo de junio de 2019 respecto al mismo mes de 2018, las exportaciones crecieron 1.2% pero las importaciones se desplomaron -7.8%. La caída de las importaciones en dicho mes se debió a una disminución de -7.1% en las importaciones de bienes de consumo, caída de -6.2% en las importaciones de bienes intermedios y contracción de -21.2% en las importaciones de bienes de capital. La caída de las importaciones pudiera pensarse que es positiva porque implica la posibilidad de expandir la producción nacional, pero en este caso lamentablemente no es eso lo que lo explica. La caída de las importaciones en el contexto actual lo que denota es que dada la debilidad de la producción nacional y del comercio al mayoreo, que se está dejando de importar porque simplemente no hay una demanda robusta.

De esta manera, tenemos que en el acumulado de los primeros seis meses de 2019, México registra un superávit en su balanza comercial por 3.145 mil millones de dólares (mmdd), cifra que contrasta con el déficit de -4.468 mmdd observado en el primer semestre de 2018. El haber pasado de un déficit comercial a un superávit, se debió a que en el comparativo del primer semestre de 2018 al mismo semestre de 2019, las exportaciones totales crecieron 3.7%, mientras que nuestras importaciones subieron apenas 0.2%.

Encuesta Nacional de Empresas Constructoras

Industria_de_la_ConstrucciónEl INEGI publicó los resultados de la Encuesta Nacional de Empresas Constructoras con cifras al mes de mayo y los resultados también son muy preocupantes. En el comparativo de mayo de 2019 respecto al mismo mes de 2018 el valor de la producción de esta industria cayó -10.9%, producto de que el valor de la construcción en obras de edificación se contrajo -16.8%, el valor de la construcción de obras de ingeniería civil cayó -6.2%, mientras que el valor de los trabajos especializados para la construcción aumentó apenas 0.2%.

De esta manera, en el acumulado de los primeros cinco meses de 2019 respecto de los mismos meses de 2018, el valor total de la producción de la industria de la construcción cayó -5.1%, el valor de las obras de edificación presenta una disminución de -6.6%, el valor de la construcción de obras de ingeniería civil registra -4.3%, mientras que el valor de los trabajos especializados para la construcción acumula una caída de -0.5%.

Conclusiones

La evolución del IGAE, de las importaciones mexicanas y de la industria de la construcción nos muestran un panorama muy complicado para la economía nacional, y la expectativa es de que las cosas se complicarán más antes de arreglarse. Como lo he señalado en pasadas entregas, no existe ningún elemento exógeno, que haga suponer que la situación se revertirá. La inversión privada continúa a la baja, cada vez es más común escuchar a empresarios quejarse de bajas ventas en el mercado interno, los Estados Unidos comenzarán a desacelerarse poco a poco por lo que no es espera tampoco un repunte de exportaciones, la inversión  pública igualmente es insuficiente y va rezagada, entre otros tantos datos duros adicionales.

Ante esta realidad, no hay más que hacernos más eficientes y productivos en las empresas, abatir la mayoría de los costos que no generan valor agregado a nuestro cliente y producto, centrarnos en el consumidor, ser innovadores. En eso es en lo que debemos trabajar porque eso es lo que está en nuestras manos hacer.

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt

La decepcionante evolución del empleo formal en México

trabajo-informal-en-américa-latina 1
En México aproximadamente el 58% de la población ocupada trabaja en el sector informal.

Un indicador del desarrollo económico en México sin duda es la evolución del empleo formal. En la medida que más personas en México cuentan con un empleo que les brinda prestaciones como la Seguridad Social, mejor es el nivel de vida promedio de la población. En este sentido, México ha avanzado bastante y muestra de ello es que en el año 2005 en México había una población ocupada de 42.079 millones de personas y el número de trabajadores registrados en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) fue de 12.965 millones, lo que nos indica que en dicho año el porcentaje de población asegurada fue de 30.8%, mientras que en el primer trimestre de 2019 la población ocupada es de 54.152 millones de personas y el número de trabajadores asegurados al mes de marzo de dicho año fue de 20.348 millones, lo que implica que el 37.6% de las personas que trabajan en México cuentan con seguridad social. Es así que en 14 años aumentó en 6.8 puntos porcentuales la cobertura del IMSS en la población ocupada total.

Lamentablemente, después de nueve años ininterrumpidos de crecimiento del empleo formal, este año comenzamos a ver dificultades en el aumento de trabajadores asegurados. Los datos de junio de este año dan cuenta de una disminución importante, la cual esperamos sea coyuntural. En esta entrega analizamos el comportamiento del número de trabajadores registrados en el IMSS en el último año y en el último mes, con el fin de poder comprender mejor que es lo que esta sucediendo con este importante indicador de crecimiento y desarrollo económico.

Análisis por actividad económica

En el comparativo de junio de 2018 al mismo mes de 2019, vemos que el número de trabajadores asegurados en el IMSS creció en 474,091 personas, lo que representa un incremento de apenas 2.4%. Esta es la tasa de crecimiento anualizado más baja de este indicador desde marzo de 2010 y es considerablemente inferior al 3.97% observado en junio de 2018. A continuación se presenta la evolución  de cada uno de los sectores de actividad económica (en paréntesis se indica el incremento o decremento en el número de trabajadores): Agricultura, Ganadería, Silvicultura, Pesca y Caza (35,470); Industrias Extractivas (-4,371); Industrias de Transformación (146,760); Industria de  la Construcción (-34,692); Industria eléctrica y Captación y Suministro de  Agua Potable (1,138); Comercio (107,204); Transportes y Comunicaciones (58,577); Servicios para Empresas, Personas y el Hogar (136,439); y Servicios Sociales y Comunales (27,566).  Estos datos ilustran que la actividad que más empleos sigue generando en México es la manufactura, representando el 30.9% del incremento neto.

que-es-un-empleo-formal-e-informal-600x345 2
En junio de 2019 retrocedió el empleo formal en México

Ahora, en cuanto al comparativo de mayo de 2019 a junio de 2019 las cifras son bastante preocupantes, ya que el número de trabajadores registrados en el IMSS disminuyó en -14,244 personas.  Esta pérdida de empleos es producto de los siguientes movimientos en los diferentes sectores de actividad (en paréntesis se indica la variación): Agricultura, Ganadería, Silvicultura, Pesca y Caza (-32,045); Industrias Extractivas (-67); Industrias de la  Transformación (-10,822); Industria de  la Construcción (4,230); Industria Eléctrica y Captación y Suministro de  Agua Potable (-621); Comercio (14,469); Transportes y Comunicaciones (7,415); Servicios para Empresas, Personas y el Hogar (21,210); Servicios Sociales y Comunales (-18,013). Se debe destacar que esta es la primera caída mensual en un mes de junio, en el empleo formal de la industria de la transformación, desde el año 2009. Esto sin duda es preocupante porque es reflejo de la desaceleración industrial que esta viviendo México no obstante el incremento de nuestras exportaciones manufactureras.

Análisis por entidad federativa

En el comparativo de junio de 2018 a junio de 2019, tenemos la siguiente evolución por entidad federativa. Los estados están ordenados de mayor a menor variación absoluta en el número de trabajadores asegurados (en paréntesis se indica la variación): Ciudad de México (44,565), Nuevo Leon (43,266), Jalisco (40,782), Estado de México (38,584), Baja California (36,517), Querétaro (35,940), Guanajuato (33,091), Tamaulipas (19,143), Sinaloa (17,780), Yucatán (17,683), Quintana Roo (17,371), Chihuahua (16,907), Veracruz (15,479), Sonora (15,283), Puebla (13,524), Aguascalientes (12,801), Coahuila (11,168), Nayarit (10,846), San Luis Potosí (9,406), Michoacán (7,454), Baja California Sur (7,069), Campeche (6,801), Hidalgo (4,519), Tlaxcala (3,888), Zacatecas (3,323), Colima (2,159), Morelos (235), Tabasco (-257), Durango (-516), Oaxaca (-882), Chiapas (-2,410) y Guerrero (-7,428). Estos datos muestran que la Ciudad de México, Nuevo León, Jalisco, el Estado de México, Baja California, Querétaro y Guanajuato (siete entidades) generaron el 57.5% de todos los empleos formales del país. Otro dato interesante es que en el último año, la Ciudad de México o Nuevo León generaron  una cantidad de empleos formales equivalentes a los que generaron juntos San Luis Potosí, Michoacán, Baja California Sur, Campeche, Hidalgo, Tlaxcala, Zacatecas, Colima y Morelos.

Ahora, si ordenamos los estados por su tasa de crecimiento en el número de trabajadores asegurados en el periodo de junio de 2018 al mismo mes de 2019, tenemos el siguiente desempeño (en paréntesis se indica la tasa de incremento o decremento): Nayarit (7.74%), Querétaro (6.29%), Campeche (5.54%), Yucatán (4.84%), Baja California (4.23%), Aguascalientes (4.04%), Baja California Sur (3.94%), Tlaxcala (3.89%), Quintana Roo (3.88%), Sinaloa (3.40%), Guanajuato (3.37%), Tamaulipas (2.88%), Nuevo León (2.70%), Sonora (2.51%), Estado de México (2.40%), Jalisco (2.32%), Puebla (2.20%), San Luis Potosí (2.16%), Veracruz (2.13%), Hidalgo (1.98%), Chihuahua (1.92%), Zacatecas (1.80%), Michoacán (1.70%), Colima (1.62%), Coahuila (1.44%), Ciudad de México (1.31%), Morelos (0.11%), Tabasco (-0.15%), Durango (-0.21%), Oaxaca (-0.42%), Chiapas (-1.08%), Guerrero (-4.60%). Como se puede apreciar, hay cinco entidades federativas con disminución en el número de trabajadores registrados en el IMSS, y cómo se puede apreciar, cuatro de ellos están considerados entre las entidades más pobres del país. Esto denota que estos estados en lugar de avanzar en su desarrollo económico, van en retroceso.

mexicanbusinessweb.mx_
El sector calzado representa más de 82 mil empleos formales en el Estado de Guanajuato

En cuanto a la evolución del número de trabajadores asegurados en el IMSS en el periodo de mayo a junio de 2019, por entidad federativa, tenemos lo siguiente (en paréntesis se indica la variación): Estado de México (6,199), Nuevo Leon (3,785), Jalisco (2,830), Guanajuato (2,746), Querétaro (1,859), Yucatán (1,630), Puebla (1,332), Colima (1,318), Tamaulipas (1,161), Guerrero (1,089), Quintana Roo (1,043), Tlaxcala (897), Coahuila (777), Aguascalientes (749), Hidalgo (746), Campeche (725), Michoacán (688), Zacatecas (605), Chihuahua (404), Chiapas (272), Ciudad de México (8), Baja California Sur (-566), Morelos (-689), Tabasco (-815), Nayarit (-914), Oaxaca (-1,414), Durango (-1,687), Baja California (-1,968), San Luis Potosí (-3,905), Sonora (-5,387), Veracruz (-12,913) y , Sinaloa (-14,102). Como se puede apreciar, vemos que en junio fueron 11 los estados con disminución en el número de trabajadores registrados en el IMSS.

Todos estos números hablan por si solos y queda claro que en el comparativo anual es verdad que los asegurados en el IMSS siguen creciendo, aunque a una tasa muy baja; mientras que en la comparación mensual hubo una evidente caída. Esta evolución es un signo inequívoco de que nos dirigimos, en el mejor de los casos, a una situación de estancamiento económico y de recesión en algunas ramas de actividad económica, como la manufactura.

Aunque se antoja muy difícil, se debe buscar la manera de revertir esta situación, y en este sentido hay tres cuestiones fundamentales: restablecer la confianza de los inversionistas (inversión productiva no de cartera), comenzar el ciclo de baja en la tasa de interés y acabar con los subejercicios en el gasto público, sobre todo el gasto de inversión física.  Respecto a lo primero, no se ve en el corto plazo que el gobierno federal pueda tomar alguna medida para que los inversionistas se sientan más confiados; respecto a la baja en tasas de interés, esto es algo que seguramente comenzaremos a ver a partir de septiembre de este año, pero será muy gradual; y en cuanto al gasto público, pues también se antoja difícil porque la expectativa es que siga habiendo “ahorros” para transferirle esos recursos a Pemex. Lamentablemente es un panorama muy complicado y no parece haber nadie capaz de hacerle ver al gobierno federal lo complejo de esta situación.

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

En Twiter: @alejandrogomezt

México y su capacidad de atraer Inversión Extranjera Directa (IED)

Departamenmto de estado
El Departamento de Estado publicó el documento “Declaraciones del Clima de Inversión 2019”

Las dificultades en materia de inversión productiva continúan para México. El INEGI acaba de informar que el Índice de Volumen Físico de la Inversión registra una disminución de -2.1% en el comparativo de los primeros cuatro meses de 2019 respecto a los mismos meses de 2018, lo cual se debe a una contracción de -0.8% en la construcción y una caída de -3.9% en maquinaria y equipo. Como lo señalamos hace unas semanas, lo que sucede con la inversión productiva en México es reflejo de la incertidumbre para hacer negocios en el país y también obedece a expectativas económicas cada vez más frágiles para lo que queda de este año y para el 2020.

En este contexto, el pasado 11 de julio, el Departamento de Estado de los Estados Unidos publicó el documento “Declaraciones del Clima de Inversión 2019: México”, en el cual se hace una crítica a algunos aspectos de la vida nacional que preocupan al gobierno de Estados Unidos y, desde luego, a los empresarios de dicha nación. En esta entrega, presento un resumen de los aspectos más importantes mencionados en el documento.

El documento comienza con un diagnóstico de la posición competitiva de México en varios aspectos. Señala que en 2018 nuestro país ocupó la posición 138 de 180 países en el Índice de Percepción de Corrupción de Transparencia Internacional. En 2019 ocupamos la posición 54 de 190 países en el Reporte del Banco Mundial de Hacer Negocios (Doing Business Report) y en 2018 estábamos en la posición 56 de 126 países en el Índice de Innovación Global. Por su parte, el documento apunta que en 2017 había 109.7 miles de millones de dólares de inversión extranjera estadounidense en el país.

Se destaca que México es uno de los principales socios comerciales y de inversión de los Estados Unidos. El comercio bilateral creció 650% entre 1993 y 2018 y menciona que México es el segundo mercado de exportaciones y el tercer mayor socio comercial de los Estados Unidos. Los Estados Unidos son la principal, fuente de inversión extranjera directa (IED) siendo ésta de 12.3 miles de millones de dólares en 2018, cifra que representa el 39% del flujo total de IED que llega a México.

La economía mexicana registra una tasa de crecimiento promedio de su Producto Interno Bruto (PIB) de 2.6% en el periodo de 1994 a 2017. Señala que México se ha beneficiado, desde la crisis Tequila de 1995, por una buena administración económica que le ha ayudado al país a sortear un periodo de bajos precios internacionales del petróleo y una volatilidad global significativa. Reconoce que el Presupuesto de Egresos de 2019 es prudente al tener como objetivo un superávit primario de 1% del PIB, además de que el nuevo gobierno ha respetado la autonomía del banco central. La inflación al cierre de 2018 fue de 4.8 por ciento, una mejora respecto del 6.6% registrado al cierre de 2017, pero aun por encima de la meta del Banco de México de 3%. Apunta que la inflación fue causada por la depreciación del peso frente al dólar y por los precios más altos de los combustibles, lo que a su vez fue ocasionado por los esfuerzos del gobierno de estimular la competencia en ese sector.

México iedDos temas que sin duda son relevantes para la atracción de inversión son los relacionados con las perspectivas de ratificación del Tratado México – Estados Unidos – Canadá (USMCA por sus siglas en inglés) en el 2019 y el cambio histórico en el gobierno mexicano el 1 de diciembre de 2018. Sobre esto, el Departamento de Estado señala que éstos se mantienen como las dos principales fuentes de incertidumbre para la inversión extranjera. Destaca que la nueva administración ha señalado su compromiso con políticas fiscal y monetaria prudentes; pero de cualquier manera, algunas de las  políticas públicas y programas implementados que están en conflicto, y la estrategia de comunicación de la nueva administración, han contribuido a la continua incertidumbre, especialmente en las reformas del sector energético y en la salud financiera de Pemex.

El reporte señala que “los inversionistas están cada vez más preocupados” porque el gobierno federal está minando la confianza en “las reglas del juego”, particularmente en el sector energético, al debilitar la autonomía política  de la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE), así como de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH).

El texto del Departamento de Estados señala “La administración designó cuatro de los siete miembros de la CRE por encima de las objeciones del Senado, quienes votaron dos veces para rechazar a los nominados, en parte por las preocupaciones de que con dichas nominaciones se erosionaría la autonomía política de la CRE“.

De igual manera, el reporte señala que los recortes presupuestales de la administración han resultado en despidos significativos, lo que ha complicado la capacidad de ciertas oficinas gubernamentales de realizar su trabajo, lo que constituye un factor clave en las decisiones de inversión.

El reporte también destaca que la mayoría de las instituciones financieras, incluido el Banco de México, han revisado a la baja sus expectativas de crecimiento del PIB para 2019; mientras que las principales calificadoras de riesgo han degradado o puesto con perspectiva negativa, la calificación de la deuda soberana de México.

Se destaca que la administración federal cumplió la promesa de campaña de cancelar el proyecto del nuevo aeropuerto, recortar los salarios de los trabajadores gubernamentales, suspender las subastas de energía, pro también ha debilitado los organismos autónomos. La incertidumbre respecto al cumplimiento de los contratos, la creciente inseguridad y la corrupción continúan debilitando el crecimiento económico de México. Estos factores elevan significativamente el costo de hacer negocios en México.

blog_IEDEl Departamento de Estado reconoce que un pilar clave de la campaña presidencial de López Obrador fue combatir la corrupción en todos los niveles. Sin embargo, menciona que la complicidad del gobierno y funcionarios encargados de hacer cumplir la ley con elementos criminales es todavía un tema de “preocupación significativa”; y agrega que “aunque la corrupción pública y privada se puede encontrar en muchos países, la colaboración de actores gubernamentales (frecuentemente debido a intimidación  o amenazas) con organizaciones criminales representa un reto serio para el estado de derecho en México.”

Finalmente, el Departamento de Estado también señala que la inseguridad se mantiene como una fuerte preocupación para las empresas que consideran invertir en México. “La Cámara de Comercio de Estados Unidos en México estima en su reporte bianual que los costos de seguridad para los negocios representan hasta el 5% de sus presupuestos operacionales. Muchas empresas eligen tomar precauciones adicionales para la protección  de sus ejecutivos. También reportan crecientes costos de seguridad en los traslados y envíos de mercancías.

Después de leer el reporte del Departamento de Estado, queda claro que hay enormes retos que atender si queremos ser competitivos en la atracción de inversiones. Lamentablemente a nuestro presidente, Andrés Manuel López Obrador, no le preocupa la economía por lo que entonces es de esperarse que ésta se deteriore más y más. Entonces es evidente que es responsabilidad de los empresarios el exigir que se den las condiciones mínimas suficientes para que se de la inversión nacional y la extranjera. El estado de derecho, la certeza jurídica, la lucha contra la corrupción y la inseguridad deben ser prioridad.

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt