Un futuro laboral espantoso

El economista Peter Koening recién escribió un artículo titulado “El mundo Post Covid: El proyecto diabólico del FEM (´La agenda para el reinicio del futuro del trabajo´ y ´El gran reinicio´) que plantea un futuro espantoso”. En dicho artículo se hace una dura crítica y advertencia respecto de lo que aparentemente son los planes del Foro Económico Mundial (FEM) para la deshumanización del trabajo en un mundo post-covid, mismos que se plasman en “La agenda para el restablecimiento del futuro del trabajo en un mundo Post-Covid”.

Koening, quien trabajó en el Banco Mundial por 30 años, advierte que con el documento previo del FEM (de julio de este año), titulado “Covid-19 el gran reinicio”, el fundador del FEM, Klauss Schwab, tuvo la intención de medir la reacción de la gente ante el planteamiento de un escenario futuro. Al no haber habido mayor reacción negativa, ahora el FEM nos presenta una nueva visión del futuro que si el mundo leyera con atención se levantaría en armas y lucharía contra este reciente plan totalitario, ofrecido al mundo por el FEM.

La agenda para el restablecimiento del futuro del trabajo en un mundo Post-Covid promete un futuro, para el 80% de la población que haya sobrevivido el Covid, que hace ver la obra de «1984» de George Orwell como una fantasía benigna en comparación con lo que el FEM tiene en mente para la humanidad.

El marco temporal de la nueva agenda es dentro de 10 años, en 2030, cuando el plan de la Organización de Naciones Unidas (ONU) se haya implementado.

Las medidas empresariales contempladas, en materia de trabajo, como respuesta al COVID-19 son las siguientes:

• Una aceleración de los procesos de trabajo digitalizados. Esto ocasionará que el 84% de todos los procesos de trabajo como conferencias, sean digitales o virtuales.

• Se prevé que el 83% de las personas trabajen de forma remota. Es decir, ya no más interacción entre colegas, habrá distanciamiento social absoluto, separación de la humanidad del contacto humano.

• Se planea automatizar alrededor del 50% de todas las tareas; en otras palabras, la participación humana en los centros de trabajo disminuirá drásticamente, incluso mientras se trabaja a distancia.

• Habrá una aceleración de la mejora / actualización de los procesos de digitalización de habilidades (por ejemplo, proveedores de tecnología educativa): el 42% de la actualización de habilidades o la capacitación para nuevas habilidades se digitalizará. Esto significa que se disminuirá aún más el  contacto humano, el futuro es de todo en computadoras, inteligencia artificial (IA) y algoritmos.

• Se acelerará la implementación de programas de perfeccionamiento y/o readaptación de habilidades. Se prevé que el 35% de las habilidades sean «remodeladas», es decir, se planea abandonar las habilidades existentes, declarándolas extintas. Esto implica un duro y costoso proceso de readaptación para quienes cuenten con los medios para lograrlo.

• Se acelerarán las transformaciones organizativas en curso (por ejemplo, reestructuración): se prevé «reestructurar» el 34% de las configuraciones organizacionales actuales o, en otras palabras, las estructuras organizativas existentes se declararán obsoletas para dejar espacio para nuevos conjuntos de marcos organizativos. Se crearán nuevas estructuras digitales que proporcionan el máximo control sobre todas las actividades.

• Reasignación temporal de trabajadores a diferentes tareas: se espera que esto afecte al 30% de la fuerza laboral mundial. Eso también significa escalas de pago completamente diferentes, lo más probable es que haya nuevos salarios insuficientes para subsistir. Esto además provocaría que el también planificado «salario básico universal» o «ingreso básico», sea un salario que apenas te permita sobrevivir, una necesidad obvia. – Pero te haría totalmente dependiente del sistema (el Estado), habría un sistema digital, donde no tienes control alguno.

• Se reducirá temporalmente la población activa: se prevé que esto afectará al 28% de la población. Es una cifra adicional de desempleo, disfrazada, ya que el «temporal» nunca volverá a ser de tiempo completo.

• Reducir permanentemente la fuerza laboral: 13% de la fuerza laboral se reduce permanentemente.

• Incrementar temporalmente la fuerza laboral – 5% – no se hace referencia a qué tipo de fuerza laboral – probablemente será la mano de obra no calificada que tarde o temprano también será reemplazada por la automatización, por la Inteligencia Artificial (IA) y la robotización del lugar de trabajo.

• No se han implementado medidas específicas – 4% – ¿eso significa que solo un 4% permanecerá intacto? ¿Desde el algoritmo y los nuevos lugares de trabajo dirigidos por la IA? – por pequeña e insignificante que sea la cifra, suena como una «ilusión», que nunca se logrará.

• Aumentar permanentemente la fuerza laboral: se proyecta un mero 1% como “fuerza laboral en aumento permanente”. Esto, por supuesto es ridículo. Es un chiste.

Para Koening, esto es lo que se está planteando, es decir, este es el proceso concreto de implementación de “El Gran Reinicio.”

El Gran Reinicio también prevé que haya un plan de crédito mediante el cual toda la deuda personal sería «perdonada» – a cambio de la entrega de todos los activos personales a un organismo o agencia administrativa – la cual podría ser el FMI.

Entonces, no poseerías nada y serías feliz. Porque todas tus necesidades estarán cubiertas.

Además, no se les debería ocurrir estar en desacuerdo con el sistema, porque, a estas alturas, un enorme porcentaje de la población estará vacunado contra la Covid y en su sistema habrá nano-chips, de modo que con la tecnología 5G, y pronto con 6G, su mente puede ser leída e influenciada.

Koening menciona en su artículo que no debemos llamar a esto una teoría de la conspiración, ya que es un borrador o Libro Blanco, es decir, proviene de un «informe autorizado» del FEM.

DARPA – La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa, es parte del Pentágono – y hace años desarrolló la tecnología. Es solo cuestión de tiempo para implementarlo. Y se implementará, si nosotros, como pueblo, no protestamos. Cuanto más esperemos antes de tomar acción, más dormidos estaremos caminando hacia este absoluto desastre humano.

“Se están destripando las relaciones sociales y humanas”

Koening menciona en su artículo que se están destruyendo las relaciones sociales y humanas; y esto tiene varias ventajas para este nuevo enfoque “totalitario” de la humanidad por parte del FEM: controlar a la humanidad.

– “Nosotros, el Pueblo”, no podemos rebelarnos, ya no tenemos cohesión entre nosotros,

– «Nosotros, el Pueblo», se utilizará para enemistar a unos contra otros – y habrá un control digital absoluto sobre la humanidad – ejecutado por una pequeña súper élite.

-No tenemos acceso a este control digital, está mucho más allá de nuestro alcance. La idea es que poco a poco nos convertiremos en eso, aquellos de nosotros que podamos sobrevivir. Dentro de una generación más o menos, se espera que esto se convierta en la Nueva Normalidad.

El «ángulo de supervivencia» es un aspecto que no se menciona directamente ni en “El gran reinicio” ni en el Libro blanco que contiene «La agenda para el restablecimiento del futuro del trabajo en un mundo Post-Covid”.

Bill Gates, los Rockefeller, Kissinger y otros tantos más, nunca han ocultado su firme opinión de que el mundo está sobrepoblado y que la cantidad de personas tiene que reducirse literalmente. Estamos tratando con eugenistas.

Un método perfecto para reducir la población mundial son los programas de vacunación iniciados por Bill Gates y apoyados por la OMS. Se registraron escándalos de programas de vacunación tan desastrosos que provocaron la muerte de niños en la India (en la década de 1990), Kenia (2014 y en adelante) y otras partes del mundo.

Véase también un TedTalk muy revelador de Bill Gates de febrero de 2010, «Innovating to Zero«, el cual ocurrió cerca del momento en que se emitió el «Informe Rockefeller 2010», el mismo informe que nos ha proporcionado la idea de los encierros y del cierre de actividades económicas que ahora se vive en varias partes del mundo.

Lo que ninguno de los informes, ni “El gran reinicio” ni «La agenda para el reinicio del trabajo” mencionan es quién va a hacer cumplir estas nuevas reglas draconianas. – Supuestamente son las mismas fuerzas que ahora están siendo entrenadas para la guerra urbana y para reprimir los disturbios en Estados Unidos y Europa: son la policía y el ejército.

Parte de la Organización Popular de Desobediencia Civil, debe estar centrada en cómo enfocar,  hablar, educar e informar a la policía y al ejército de qué serán utilizados por esta pequeña élite, y que al final también son solo seres humanos, como el resto de nosotros. Por eso es mejor que se pongan del lado de la defensa del pueblo y de la humanidad. Lo mismo debe hacerse con los maestros y el personal médico: información, la verdad sin restricciones.

La desinformación mediática es brutal y poderosa y difícil de contradecir por parte de “nosotros”, sin un presupuesto para contrapropaganda, y al ser un grupo de personas, cada vez más dividido por los propios medios de comunicación. Temas como el uso obligatorio de cubrebocas y el distanciamiento social ya se ha convertido en enemigos de lo que solíamos ser, colegas, amigos, incluso dentro de la familia. Este mismo dictado ha logrado crear rupturas, divisiones y discordia dentro de nuestras sociedades.

Koening finaliza mencionando que se debe destrozar «La agenda para el restablecimiento del futuro del trabajo en un mundo Post-Covid”, así como «El Gran Reinició”. Debe haber una alternativa humana que acabe con organizaciones como el FEM y agencias de la ONU cooptadas, como la OMS, UNICEF, OMC, el Banco Mundial, el FMI, y tal vez incluso todo el sistema de la ONU. Los líderes políticos y empresariales detrás de este proyecto deben ser confrontados y se les deben aplicar los principios fundamentales del derecho internacional.

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt

Modelos de negocio exitosos en la crisis del Covid-19

Si bien la epidemia del COVID-19 ha traído una gran desgracia para el mundo, por las muertes que ha causado y por el daño económico que estamos viviendo. También ha provocado y acelerado cambios importantes en la forma cómo operan los negocios, por lo que aquellos que han tenido la mayor capacidad de adaptación son los que mejor han sorteado las dificultades.

En un reporte del Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés), publicado el 6 de mayo, y titulado “Éxitos en los modelos operativos y comerciales durante la crisis de COVID-19” se nos presentan casos de cómo es que algunas empresas han sido más resistentes e inclusive han prosperado durante la presente crisis sanitaria y económica. En esta entrega presento algunos de los modelos del WEF.

Si bien hemos visto muchas industrias y sectores bajo un intenso estrés durante esta crisis de COVID-19, hay ejemplos interesantes de empresas e industrias que han logrado sortear la crisis. Estos incluyen las siguientes categorías: a. Fabricas  que han utilizado el diseño digital, las nuevas tendencias de manufactura y el cumplimiento a tiempo como su modelo dominante de negocio; b. Minoristas en línea que han aprovechado las cadenas de suministro altamente digitalizadas, como Amazon y Alibaba; c. Plataformas de trabajo remoto como Zoom y Microsoft; y d. Modelos de manufactura distribuidos geográficamente donde las nuevas tecnologías se han utilizado para satisfacer los incrementos inesperados de la demanda.

A continuación identificamos, para todos los sectores, los factores de éxito que han permitido que algunas empresas prosperen:

1. Configurar la capacidad de fabricación. La posibilidad de reconfigurar la capacidad de fabricación de las empresas ha sido crucial para responder a los problemas de escasez de ciertos productos. Ésta se ha dado gracias a la facilidad de adaptación de líneas de producción de industrias ligeras, tales como calzado, textil y vestido, pero también es cierto que en otras industrias ésta se ha logrado gracias a la capacidad de implementar nuevas tecnologías, tales como la fabricación aditiva y la impresión 3D. Esta capacidad de reconfiguración, si bien ha sido exitosa para la manufactura de productos y componentes simples (donde la impresión 3D puede ser de ayuda o donde las líneas de producción son fácilmente modificables), requiere de una selección y organización mucho más compleja de proveedores y clientes al atender requisitos técnicos más sofisticados, como es el caso de fabricación de ventiladores para pacientes de COVID-19.

merlin_168433986_ae22f125-7a90-473d-b830-2b2fb6fcdf5d-articleLarge

Ha quedado claro  que las cadenas de suministro cortas, que facilitan la reconfiguración de capacidades de producción, pueden hacer frente a las necesidades de un aumento de la producción y capacidad de respuesta para hacer entregas a tiempo. En algunas empresas, esto ha permitido la rápida manufactura de productos vitales más complejos. Finalmente, el comercio electrónico y la logística para hacer la entrega al cliente final juegan un papel clave, ya que son indispensables para poder realizar las entregas hasta el lugar donde se necesita el producto.

2. Digitalización de las cadenas de suministro. La digitalización de la cadena de suministro ha sido fundamental para permitir un ajuste rápido en las capacidades y en los recursos a lo largo de los múltiples niveles (tiers) de la red de suministro, lo cual es necesario para la flexibilidad y resistencia de los futuros sistemas de manufactura. Por su parte, para los minoristas que ofrecen una experiencia de comercio electrónico omnicanal, la digitalización ha sido crucial para satisfacer la demanda de productos en línea. En las operaciones de fabricación, hay empresas que han utilizado su conectividad en tiempo real dentro de su red de manufactura para proporcionar la visibilidad necesaria de toda la cadena de suministro para permitir una interacción eficiente y oportuna de compradores y vendedores.

La digitalización de las cadenas de suministro también permite eliminar intermediarios, lo que ha aumentado las ganancias de los fabricantes, además de que han aumentado la capacidad de respuesta y ha disminuido la complejidad de la cadena de suministro. Los flujos de datos en tiempo real, han permitido a los proveedores responder a cambios en los comportamientos de proveedores, productores y consumidores que a menudo son altamente impredecibles durante una crisis. Los fabricantes y minoristas cuyos sistemas de demanda y suministro han sido diseñados para ofrecer capacidad de respuesta y flexibilidad tienen una ventaja sobre aquellos que están limitados por operaciones rígidas centralizadas por parte de un tercero.

36520098-Concepto-boceto-log-stica-con-la-celebraci-n-de-la-mano-iconos-env-o-tableta-digital-y-mapa-del-mund-Foto-de-archivo-e1492467772605-640x467

3. Planificación estratégica de la fuerza laboral. La capacidad de resistir los estragos de la pandemia del COVID-19 no ha sido fácil para quienes tienen operaciones sustanciales en tiendas físicas. Una vez que se dieron los primeros desabastecimientos (al cerrar la proveeduría de China y partes de Asia en enero y febrero), los cuales fueron seguidos por una fuerte caída en la demanda de productos por parte de los consumidores durante el periodo de encierro, han sido catastróficos para muchos negocios y representa nuevos retos para la fuerza laboral. Por su parte, el crecimiento exponencial del comercio en línea ha sido difícil de escalar debido a los desafíos para la fuerza laboral donde la escasez de personal capacitado ha impedido la ampliación de las operaciones de venta y entrega al cliente final. Curiosamente, en estos tiempos han surgido nuevos participantes en la entrega a domicilio a los clientes finales y muchas personas han redescubierto las tiendas locales. En este sentido, hemos visto la proliferación de negocios locales de entrega de mercancías, pero también es cierto que muchas personas ahora están más atentas respecto a los pequeños negocios locales que se mantienen abiertos.

Aún no está claro cómo se desarrollará esta importante disrupción en el mercado minorista, pero uno puede imaginar una nueva normalidad en donde el comercio electrónico se volverá aún más importante.

En el ámbito legal será necesario hacer cambios en materia laboral para establecer nuevas formas de contratación del talento que trabaje a distancia. Y aunque las plataformas de comunicación en línea permiten que el equipo remoto trabaje para quienes si laboran físicamente en la oficina, la planificación estratégica de la fuerza laboral sigue siendo muy importante y debe incluir a todos los colaboradores de la empresa.

4. Provisión de capital y liquidez. En el sector de comercio en línea más amplio, Alibaba ha reconocido la importancia de la provisión de capital y liquidez a sus proveedores de bienes manufacturados y ha dado un paso adelante al proporcionar garantías críticas para asegurar la continuidad del suministro para sus operaciones. En el caso de México, vemos que la mayoría de los grandes comercializadores suspendieron pagos a sus proveedores por mercancías ya entregadas, sin importarles que eso les pudiera ocasionar el cierre definitivo de operaciones. Es decir, en México a muchos grandes minoristas no les importaron sus proveedores, aunque esto les ocasionaría la quiebra y aunque hubiesen trabajado con ellos los últimos 20 años o más.

Otro aspecto a considerar es que en cuanto al comercio minorista que tiene tiendas físicas, los jugadores más pequeños tal vez puedan demostrar una mayor capacidad de adaptación y respuesta al mercado para cambiarse a proveedores locales.

物流-862x558

5. Gestión remota de la infraestructura. La capacidad de resistencia operativa se logra mediante la gestión remota de la infraestructura, que es particularmente relevante para que los proveedores de servicios cumplan con los requisitos del cliente. Hay varias empresas manufactureras que se han adaptado y han utilizado sus plataformas digitales para permitir la conectividad con sus clientes.

Sus soluciones de conectividad digital han permitido a los técnicos de calidad emplear su experiencia, de forma remota, para trabajar en la solución de fallas y en pruebas de aceptación de calidad exigidas por el cliente. No hay necesidad de hacer visitas físicas a las plantas manufactureras. Las industrias altamente automatizadas (empresa a empresa), que se puedan gestionar de forma remota parecen estar menos afectadas en el corto plazo.

Otras industrias de alta tecnología, como la de los semiconductores, tienen una automatización significativa y poca interacción personal y han sido menos afectadas en el suministro de productos intermedios para otros clientes, ya que dependen menos de grandes grupos de trabajadores o fluctuaciones inmediatas del mercado. La pregunta sigue siendo si estas industrias intermedias altamente automatizadas tendrán capacidad excedente ya que la demanda del consumidor final se reducirá en los próximos 12 a 18 meses.

organization-service-company-remote-infrastructure-management-perm-thumb

6. Plataformización. La plataformización progresiva de aspectos como el diseño, producción y cumplimiento a través de tecnologías digitales ha sido una característica diferenciadora clave de las empresas que han prosperado en esta crisis. Algunas empresas de alta tecnología han aprovechado las plataformas digitales como parte central de su modelo de negocio para pasar del diseño a la creación rápida de prototipos y comercialización de productos, y han logrado aprovechar la escasez específica de ciertos productos. Los equipos pueden colaborar a distancia y lograr los objetivos. Esto se ejemplifica con el caso de la empresa Tulip en la producción de caretas protectoras y su participación en el Rise Ventilator, siendo ambos desarrollados en cuestión de semanas.

En el comercio electrónico, los grandes minoristas hacen uso de las diversas plataformas digitales. Hay algunas más centralizadas y rígidas en parámetros operativos que otras, y algunas otras están basadas en la disponibilidad de producto (por ejemplo, Ocado) y otras están en gran medida impulsadas por la demanda del consumidor (por ejemplo, Tesco). Estas prácticas minoristas dependen de grandes bodegas y centros de distribución, por lo que diversas plataformas altamente digitalizadas, han luchado para poder hacer frente al aumento exponencial de la demanda en línea de sus productos, lo que en muchos casos ha retrasado enormemente los tiempos de entrega (incluso semanas después de que se dieron los primeros cierres de empresas), a pesar de las tendencias recientes de entrega el mismo día.

A manera de resumen, podemos observar una serie de modelos operativos que han prosperado en esta pandemia y pueden proporcionar claves respecto a cómo podrían evolucionar los futuros modelos de negocio. Incluso antes de la crisis de COVID-19, muchos argumentarían que el cambio climático, las tensiones comerciales, la inseguridad alimentaria y la alta dependencia en centros de manufactura distantes con sus cadenas de suministro extendidas, era ya insostenible y que las cosas iban a cambiar.

Tal vez la adopción acelerada de tecnologías de fabricación avanzadas que estamos observando actualmente, que permitan que a la distancia se realice el diseño digital, la producción digital y el cumplimiento digital, impulse la transformación manufacturera futura.

Tales desarrollos facilitarán cadenas de suministro de manufactura mejor distribuidas, respaldadas por plataformas y tecnologías digitales, integradas en más ecosistemas industriales locales que aprovechen el conocimiento global, proporcionando una hoja de ruta de transformación para el futuro.

Suscríbete al Servicio Informativo de GAEAP

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt