Los negocios que existen hoy, que quieran sobrevivir hacía el futuro, obligadamente deben incorporar tecnología cada vez más sofisticada en sus procesos productivos y de diseño, la forma como gestionan su cadena de suministro, la manera como llegan a sus clientes y cómo gestionan millones de datos que reciben para convertirlos en información para su toma de decisiones. Literalmente, nadie se puede sentir a salvo pensando que está en una actividad económica ajena a los avances tecnológicos.

Hace unos días observaba una imagen de 2010 en la que se ve a un camarógrafo en un helicóptero de algún noticiero, filmando no sé que cosa. El asunto es que con los avances tecnológicos, en tan sólo 10 años, tanto el camarógrafo como el piloto del helicóptero perdieron su empleo. Ambos fueron reemplazados por un simple dron.

Este es un ejemplo sencillo de cómo los avances tecnológicos nos obligan a mantenernos actualizados, y si los mantenemos fuera de nuestras empresas, nos pueden hacer que nos volvamos obsoletos en unos cuantos años. Ahora el cambio es mucho más rápido y pronunciado. La disrupción económica tras la crisis del Covid-19, continúa cambiando las estrategias comerciales y tecnológicas, desde luego que las empresas querrán aprovechar las lecciones que ofrecen las tecnologías de información (TI) del pasado para construir en el presente las estrategias de tecnología avanzada que sean compatibles con lo que se espera para el futuro.

Con esto en mente, en esta entrega quiero hacer mención de un artículo de Mike Bechtel y Bill Briggs respecto al recientemente publicado decimocuarto informe anual Tech Trends de la firma consultora Deloitte. Mike Bechtel es el director gerente y futurista en jefe y Bill Briggs es el director general y director de tecnología global, ambos de Deloitte Consulting LLP.

El reporte fue publicado la semana que recién concluye y explora la continua evolución de las fuerzas fundamentales de las TIs y otras áreas tecnológicas, las cuales se espera que sean la punta de lanza de la innovación empresarial en los próximos años. Son tecnologías y enfoques que se convertirán en la norma dentro de 18 a 24 meses y proyectos hacia dónde podrían dirigirse las próximas tendencias durante la próxima década.

Deloitte Tech Trends 2023

El informe de Deloitte identifica los avances en seis fuerzas macro como consecuencia de la transformación empresarial y también explora las posibilidades de seis disciplinas emergentes que representan aplicaciones empresariales potencialmente transformadoras, mismas que ya se encuentran en el horizonte tecnológico.

Tres eternidades perdurables

Pioneras e innovadoras, estas tendencias se centran en los avances en materia de interacción, información y computación, y se enfocan en cómo la confianza influye en el riesgo empresarial, la interacción hombre-computadora y la integridad de los datos. Se explican a continuación:

A través de la pantalla: Internet inmersivo para la empresa. Durante una generación, la conexión con el mundo digital se ha realizado a través de una serie cada vez más pequeña de pantallas rectangulares, pasamos de la pantalla de la computadora a la del celular. Ahora, el paradigma está cambiando nuevamente y nos movemos hacia interfaces que llevan a los usuarios más allá del cristal y hacia experiencias virtuales inmersivas, incluido el mundo digital conocido como metaverso. En los próximos dos años, las interfaces tangibles, conversacionales y virtuales probablemente continuarán pasando de tecnología de prueba a juguetes y luego a herramientas empresariales. Mientras que algunas empresas crean modelos comerciales lucrativos en torno a las capacidades únicas que ofrece una «realidad ilimitada», otras brindarán entornos inmersivos para que los empleados optimicen las operaciones, colaboren y aprendan.

Apertura a la Inteligencia Artificial (IA): aprender a confiar en nuestros colegas de la IA. Con las herramientas de IA cada vez más estandarizadas y comercializadas, pocas empresas pueden obtener verdaderas ganancias competitivas al elaborar un mejor algoritmo. En cambio, lo que probablemente diferenciará a las empresas verdaderamente impulsadas por la IA respecto de su competencia será la solidez con la que utiliza la IA en todos sus procesos. El elemento clave aquí, que se ha desarrollado mucho más lentamente que la tecnología de aprendizaje automático es la confianza en la IA. A medida que las máquinas realizan más y más tareas similares a las humanas que van más allá del cálculo numérico básico, y entran en el ámbito del discernimiento y la toma de decisiones a través de la IA, el mundo empresarial tiene que desarrollar una nueva comprensión de lo que significa confiar en las máquinas.

Por encima de las nubes: domar el caos de la multinube. Para simplificar la gestión de múltiples nubes para el almacenamiento de datos y cómputo, algunas empresas están comenzando a recurrir a una capa de abstracción y automatización que se encuentra por encima de la floreciente multinube. Conocida alternativamente como metanube o supernube, esta familia de herramientas y técnicas puede ayudar a superar la complejidad de los entornos multinube al proporcionar acceso a servicios comunes como almacenamiento y computación, IA, datos, seguridad, operaciones, gobierno corporativo  y desarrollo e implementación de aplicaciones. Metacloud ofrece un único panel de control para las organizaciones que se sienten abrumadas por la complejidad de las múltiples nubes con las que trabajan.

Tres fuerzas fundamentales

Estas tendencias se centran en las fuerzas macro que mueven al negocio de la tecnología, la cibernética y la confianza, así como la modernización central, a medida que las organizaciones buscan lo que sigue:

Flexibilidad, la mejor habilidad: reinventar la fuerza laboral tecnológica. En el último año, muchas organizaciones se han involucrado en una competencia feroz compitiendo por una oferta limitada de talento tecnológico. Sin embargo, dado que las habilidades técnicas se vuelven obsoletas cada dos años, la contratación para cubrir las necesidades actuales no es una estrategia ganadora a largo plazo. En lugar de competir por la escasez de talento, los líderes inteligentes consideran un marco de abundancia, en el que el talento tecnológico con el que uno cuenta se puede crecer, crear y cultivar. Las empresas deben estar preparadas para evitar las ortodoxias de TI y premiar la flexibilidad como la mejor habilidad deseable. Al construir una organización basada en habilidades, aprovechar fuentes creativas para encontrar talento y brindar una experiencia de talento convincente, las empresas pueden cumplir sus objetivos de requisitos de talento.

En nosotros confiamos: Arquitecturas y ecosistemas descentralizados. Los ecosistemas impulsados ​​por blockchain se están volviendo clave no solo para desarrollar y monetizar activos digitales, sino también para crear confianza digital en cuestiones tan elementales como la rastreabilidad de insumos y productos. A medida que las organizaciones comienzan a comprender la utilidad del blockchain, se dan cuenta de que generar confianza entre las partes interesadas podría ser uno de sus principales beneficios. Desde las aplicaciones empresariales cotidianas hasta los modelos comerciales nativos de blockchain, las arquitecturas y los ecosistemas habilitados para blockchain fortalecen la confianza entre partes que no se conocen. La confianza no la colocan en una sola persona u organización, sino que la distribuyen entre la comunidad de usuarios. Además, las organizaciones pueden consolidar su credibilidad ayudando a reinventar una Internet más descentralizada, Web3, en la que una versión única e inmutable de la verdad se basa en cadenas de bloques públicas que son inviolables.

Conectar y ampliar: la modernización de los servidores de datos (mainframe) avanza a pasos agigantados. En lugar de eliminar y reemplazar los sistemas centrales heredados, las empresas buscan cada vez más llevarlos a la era moderna conectándolos y extendiéndolos con tecnologías emergentes. A través de enfoques probados y efectivos para la modernización de sistemas heredados, las empresas están aprovechando elementos como los mainframes y sus valiosos, datos para impulsar la transformación digital. Las soluciones de middleware (software que brinda servicios y funciones comunes a las aplicaciones, además de ofrecer el sistema operativo) impulsadas por IA, las aplicaciones de microservicios avanzados y las interfaces de usuario renovadas brindan a las organizaciones una combinación poderosa que aprovecha la funcionalidad confiable de los sistemas heredados y las capacidades expandidas de las tecnologías emergentes.

Ampliando la apertura: de InfoTech a xTech

Históricamente, para el público empresarial, “tecnología” ha servido como abreviatura de tecnología de la información. Pero separada y distinta de la TI empresarial, hay un conjunto extendido de tecnologías, o también llamadas xTech, que están en el horizonte; y dado su surgimiento e importancia, continuar enfocándose únicamente en TI sería ignorar un amplio espectro de otras aplicaciones para los negocios, que son potencialmente transformadoras y se encuentran en el horizonte tecnológico próximo.

Arraigadas en las ciencias formales, naturales y sociales, estas áreas académicas y de investigación rebosan de actividad con miles de patentes, así como startups, madurez y avances tecnológicos, inversiones académicas y de becas, y financiación de capital de riesgo. Y están atrayendo a los mejores y más brillantes talentos.

A manera de conclusión, simplemente quiero mencionar que se anticipa que estas seis disciplinas tecnológicas emergentes eventualmente rivalizarán con las TIs en su impacto en la innovación comercial: ingeniería espacial y aeronáutica; ingeniería celular y biomolecular; aplicaciones e interfaces del sistema nervioso y del cerebro; tecnologías climáticas, de sustentabilidad y ambientales; robótica autónoma y de precisión; y tecnologías de potencia, energía y baterías.

Si bien es un tema técnico, es obligado para las empresas entender lo que está sucediendo en el mundo e incorporar estas tecnologías. Debemos recordar que en este nuevo mundo ya no aplica la máxima de que el pez grande se como al chico, sino que el pez rápido se come al lento, y no hay manera de que haya un pez rápido que no tenga incorporada la última tecnología.

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: