Dos iniciativas de ley que pueden destruir la economía mexicana

Congreso-900x425
La actual Legislatura ha sido muy intensa, pero se han presentado iniciativas sin ninguna lógica económica ni de mercado. 

No exagero con el título de esta entrega y a continuación les explicaré porque. En días recientes hemos visto un intenso trabajo legislativo en la forma de presentación de iniciativas de ley, tanto en la Cámara de Diputados como en la Cámara de Senadores. En algunas de estas iniciativas se puede distinguir la “creatividad” y la ignorancia de algunos legisladores, lo que en un clima de incertidumbre, ha afectado negativamente a la economía nacional de diversas formas. En este sentido, tenemos un par de ejemplos: en primer lugar está la iniciativa del diputado del Partido del Trabajo, Benjamín Robles, que pretende una reforma para que el Banco de México utilice las reservas internacionales para financiar la inversión productiva y el combate contra la pobreza. En segundo, está la iniciativa del Senador de Morena, Ricardo Monreal, con el fin de eliminar y limitar algunas de las comisiones que actualmente cobran los bancos que trabajan en México. En esta entrega haré un análisis de lo que implican ambas iniciativas para la economía nacional.

Respecto a la iniciativa del diputado Robles, quisiera comenzar explicando cómo es que el Banco de México adquiere sus reservas internacionales. La lógica convencional nos indica que el Banxico adquiere sus reservas comprando los dólares que los bancos comerciales le entregan para que se los cambie por pesos, pero la realidad es que así no funcionan las cosas. A menos de que el Banxico anuncie públicamente que intervendrá en el mercado cambiario para comprar o vender dólares, el banco central no interviene en el mercado cambiario. El tipo de cambio que vemos en un momento dado es el que se determina a través de la libre interacción de las fuerzas de la oferta y la demanda. O sea que el banco central  no anda comprando ni vendiendo dólares en el mercado, por lo que la única forma en que aumenta su tenencia de reservas internacionales es cuando le compra sus dólares a PEMEX o a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) después de una colocación de algún bono en los mercados internacionales.

Es así que desde hace varios años el Banxico ha ido aumentando el monto de sus reservas internacionales, rara vez interviniendo en el mercado, y si comprándole sus dólares al gobierno federal y a las empresas productivas del estado. Cabe señalar que cuando el Banxico le compra sus dólares a la SHCP, le entrega pesos, pero estos pesos que el Banxico le entrega a la SHCP no son pesos nuevos que le imprima para comprarle sus dólares, ya que esto implicaría aumentar la base monetaria y eventualmente habría un problema inflacionario. Lo que tiene que hacer el Banxico cuando le compra sus dólares a la SHCP es algo que se llama proceso de “esterilización” de reservas a través del cual el Banxico vende bonos al público inversionista y de esta manera obtiene los pesos que eventualmente le entregará a la SHCP, de esta manera el monto de la base monetaria se mantiene sin cambios una vez que el Banxico le cambie sus dólares por pesos a la SHCP o a PEMEX.  Insisto en que el proceso de esterilización de reservas es fundamental para que la base monetaria no aumente artificialmente y así no haya presiones inflacionarias por un exceso de circulante.

images
El querer quitarle sus reservas internacionales al BANXICO para fomentar crecimiento económico ocasionaría un grave problema inflacionario. 

Volviendo al tema de la iniciativa del diputado Robles, pues el pretender que el Banxico le entregue al gobierno federal para que este último tenga más recursos para gastar en combate a la pobreza o desarrollar infraestructura, no es más que un enorme disparate que muestra una total y absoluta ignorancia respecto a cómo funciona la economía.

La base monetaria de México actualmente es de 1.540 billones de pesos y con esta base funciona una economía de 23.450 billones de pesos. El monto de las reservas internacionales es de 173,633 millones de dólares, que al tipo de cambio vigente al escribir estas líneas equivalen a 3.498 billones de pesos. Queda claro que el monto de las reservas internacionales es de más de dos veces el monto de la base monetaria de México, por lo que nos podemos imaginar el impacto que tendría convertir a pesos las reservas internacionales para dárselas al gobierno mexicano para que las gaste.

Para algunos esto puede ser una buena idea para generar desarrollo económico, pero hay que recordar lo que señala la ecuación cuantitativa del dinero (M * V = P * Q) donde M es la base monetaria, V es la velocidad del dinero, P es el nivel de precios y Q es la producción en términos reales. Podemos asumir que en el corto plazo V y Q son fijos o que se mueven muy lentamente, por lo que entonces si M (la cantidad de dinero en circulación) aumenta de manera importante, pues P (el nivel de precios) lo hará casi en la misma proporción. No quiero aburrir con cuestiones técnicas, pero lo que esto significa es que si aumentas la base monetaria en 200%, lo más seguro es que el nivel de precios aumente casi en la misma proporción.

Es por ello que a las muchas personas que me han preguntado que qué opino de esta iniciativa les he dicho que en cuanto vean que está vaya a ser aprobada, en ese mismo momento vayan al banco y cambien todos sus pesos por dólares, ya que el golpe para el peso será descomunal por la inflación que se generaría, lo que a su vez se vería agravado por un mayor déficit en la balanza comercial.

Claro que el futuro secretario de Hacienda, Carlos Urzúa Macías, le entiende a esto y por eso ha declarado que “las reservas del Banco de México” no se tocan. Pero la realidad es que persiste el riesgo de que un amplio grupo de legisladores ignorantes de temas económicos avancen en este proyecto en perjuicio de TODOS los mexicanos. Y no será necesario que aprueben la iniciativa del diputado Robles para que causen daño, los mercados se pondrán extremadamente nerviosos con el sólo hecho de que se apruebe en comisiones. Es decir, esta iniciativa tiene el poder de tumbar al peso, pegarle al precio de la gasolina y deteriorar más el nivel de vida de la población en general.

Bancos
Si, los bancos cobran comisiones excesivas, pero jamás se debe permitir que el Legislativo dicte los precios en México.

Ahora, en cuanto a la iniciativa del Senador Monreal para eliminar el cobro de algunas comisiones, pues la realidad es que aunque nos parezca excesivo lo que se cobra por comisiones en nuestro país y consideremos que los bancos son abusivos con sus clientes, el principio que no podemos permitir que se rompa es el de libre mercado. En este sentido, es inadmisible que el Poder Legislativo quiera intervenir en la economía para fijar que se puede cobrar y que no, o que le digan a la Iniciativa Privada cuanto cobrar por sus bienes y servicios.

Como se ha dicho en otras ocasiones. Ahora comienzan los legisladores de Morena queriendo limitar por los cobros de las comisiones de los bancos, ¿pero luego que va a ser? ¿Limitar lo que las empresas pueden cobrar por los servicios telefónicos, limitar lo que se puede cobrar por un boleto de avión, poner precios tope para la venta de ropa y zapatos?

Insisto, en lo personal no estoy de acuerdo con los abusos que se cometen en algunos sectores de la economía, los cuales abusan de una posición monopólica u oligopólica, pero creo que existen otra clase de mecanismos para que a través de la sana competencia se ponga freno a los abusos. Jamás estaré de acuerdo en que el Estado vuelva a imponer precios o que controle precios en México como lo vivimos en la década de los ochentas.

A manera de conclusión, creo que es fundamental que la gente este informada de las implicaciones de las diversas iniciativas de ley que se están presentando en el Congreso. Es indispensable que los líderes empresariales se pronuncien fuerte en contra de todo aquello que atente contra la lógica económica y los mecanismos de mercado. Bajo ninguna circunstancia se debe permitir que en los próximos 6 años retrocedamos 50 en materia económica, y no se puede utilizar como pretexto que es en favor de los pobres, ya que en realidad será a ellos a quienes más se afectará con los escenarios de mayor inflación y con el desabasto que ocurrirá si se quiere imponer una economía con controles de precios.

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt

¿El TLCAN a punto de morir?

image-2-13
Chrystia Freeland, Ministra de Relaciones Exteriores de Canadá

Las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) nuevamente no se lograron concretar antes de una más de las tantas fechas límite que se han autoimpuesto los negociadores en el proceso. Esto le deja a los Estados Unidos la responsabilidad de lo que sucederá a continuación. La decepción más reciente ocurrió el pasado jueves 20 de septiembre, cuando la Ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, se retiró de Washington, DC., después de una ronda más de negociaciones entre los Estados Unidos y Canadá, con las manos vacías y sin un plan para reuniones adicionales.

Antes de regresar a su país, en una conferencia de prensa Freeland le dijo a reporteros que se discutieron algunos temas duros, que la atmósfera continúa siendo constructiva y que continúan trabajando duro hacía un acuerdo. Estas declaraciones contrastan con el tono más optimista utilizado en otras ocasiones por parte de la ministra, lo que mandó señales de alerta respecto a que es muy probable que no se alcance el acuerdo entra Estados Unidos y Canadá antes del 30 de septiembre.

¿Qué pasará ahora con el TLCAN?

Freeland ha dicho que los Estados Unidos y Canadá mantienen una fase de negociación continúa. Dijo que estaría la siguiente semana en Nueva York para la sesión de apertura de la Asamblea General de las Naciones Unidas, pero no dijo cuando será la próxima vez que se reúna con el Representante Comercial de los Estados Unidos, Robert Lighthizer, y al ser cuestionada sobre las fechas fatales del acuerdo que su único objetivo es obtener un buen acuerdo: “Continuamos siendo guiados por esa única métrica.”

descarga (1)
El pasado 27 de agosto México y Estados Unidos anunciaron que alcanzaron un acuerdo en principio en el TLCAN

Cabe recordar que México y Estados Unidos ya tienen un acuerdo en principio, del cual se nos informaron sus aspectos generales el 27 de agosto. En este sentido, una vez que se tenía este acuerdo, el siguiente paso era que Canadá y Estados Unidos resolvieran sus diferencias de manera bilateral y que se contara con un texto legal para revisión y publicación antes del 30 de septiembre. De esta manera, se lograría el objetivo de que México, Estados Unidos y Canadá firmen el acuerdo antes de que Andrés Manuel López Obrador asuma el poder el próximo 1 de diciembre. Pero insisto, para lograrlo deben publicar el texto legal del acuerdo 90 días antes de su firma, para así poder cumplir con los tiempos legales de los Estados Unidos.

En base a todo lo anterior, a continuación presento algunos escenarios de lo que podría pasar en los próximos días:

  1. Las negociaciones terminan satisfactoriamente la semana que viene. Freeland dijo seguiría en contacto con Lighthizer. No queda totalmente claro cuánto tiempo tardará el que se plasmen los acuerdos en un texto legal; un acuerdo que se alcance la próxima semana entre Estados Unidos y Canadá podría lograr que se cumpla con la fecha límite del 30 de septiembre.
  2. Las negociaciones podrían prolongarse hasta después del 30 de septiembre. En este escenario, los países pueden simplemente alargar las negociaciones, lo que significa que Andrés Manuel López Obrador sería quien eventualmente firme el acuerdo por parte de México. Este escenario desde luego que preocupa a muchos porque es posible que el nuevo gobierno mexicano se niegue a firmarlo como quedó acordado en principio y esto prolongue aún más las negociaciones hasta entrado 2019.
  3. Trump podría matar el TLCAN. Los Estados Unidos han amenazado con seguir adelante sin Canadá si no se puede alcanzar un acuerdo en principio con ellos. Eso significa que seguramente habrá una pelea en el Congreso estadounidense respecto a las facultades de Donald Trump para hacerlo; sin embargo el presidente estadounidense ha seguido advirtiendo que podría dar aviso de que dejará el actual TLCAN y le aplicará aranceles a las importaciones automotrices procedentes de Canadá. En este sentido el Secretario de Comercio de Estados Unidos dijo el pasado martes 18 de septiembre a CNBC “Estamos contentos de tener a Canadá integrándose si lo desean, pero sino, avanzaremos simplemente con México”.

No queda claro cuál de esos tres escenarios se materializará, ya que el propio  Lighthizer y su equipo han sido herméticos, en los últimos días, con la prensa cuando se les ha preguntado respecto al futuro del TLCAN.

En este sentido, Kevin Hassett, cabeza del Consejo Económico de la Casa Blanca, dijo que los Estados Unidos se esta “acercando mucho, mucho” a tener que avanzar en este acuerdo comercial sólo con México y sin Canadá. Agregó en entrevista con Fox News que queda una semana antes del plazo del 30 de septiembre y los Estados Unidos y Canadá no se han puesto de acuerdo en los términos.

TLCAN-Chrystia-Freeland-Robert-Lighthizer-@VGarneau
Los equipos de negociadores estadounidense y canadiense en Washington

“Estoy un poco sorprendido de que los canadienses no hayan firmado aún…me preocupa que la política en Canadá está perdiendo el sentido común porque hay un muy buen acuerdo que fue diseñado por México y los Estados Unidos en el interés de Canadá. Y ellos no están firmándolo y eso mantiene a todos por acá un poco desconcertados”, señaló Hassett.

Pero no obstante lo anterior, hay quienes conservan el optimismo como Eric Miller, un consultor de comercio del Rideau Potomac Strategy Group, con sede en Washington, quien dijo el pasado jueves 20 de septiembre: “Me mantengo optimista de que Canadá logrará un acuerdo…el enfoque canadiense siempre ha sido que no estarán sujetos a plazos, sino que estarán sujetos a la sustancia”.

Los temas a resolver

Tanto los estadounidenses como los canadienses se mantienen enfrentados en varios frentes. Canadá busca cierto tipo de garantía de que si se alcanza un acuerdo, no le serán impuestos los aranceles a los automóviles con los que Trump ha amenazado.

En este sentido Jerry Días, presidente del sindicato automotriz Unifor, dijo a reporteros en Washington “¿Porque Canadá firmaría un acuerdo que aborda todos los temas importantes y después tenga a Donald Trump imponiendo un arancel de 25% a los automóviles?”

Las negociaciones más recientes también han girado en torno a los paneles de disputas para hacer frente a los casos anti-dumping y de cuotas compensatorias. Los Estados Unidos quieren eliminar estos paneles, incorporados en el Capítulo 19 del actual TLCAN, mientras que Canadá quiere mantenerlos de alguna manera. Es un tema complicado porque es “un tema fundamental de principios”, dijo Miller. Ambos países también están discutiendo una de las fichas de negociación de Canadá, las concesiones en temas lácteos, lo que ha molestado a los agricultores canadienses.

¿Qué esperar entonces?

Como ya se señaló, los Estados Unidos han dejado entrever que están dispuestos a abandonar a Canadá en el TLCAN tan pronto como el mes que entra, cuando Trump podría teóricamente someter a su Congreso el texto oficial de un acuerdo con solamente México.

Pero no está claro si el Congreso estadounidense le dará la aprobación final a dicho acuerdo o inclusive que pueda declarar que es legal que Trump proceda sin Canadá. También hay que tomar en consideración que muchas otras fechas fatales establecidas por parte de los negociadores de Estados Unidos se han alcanzado sin tener consecuencias aparentes.

La ministra Freeland evitó responder la pregunta de si Estados Unidos y su país podrían ponerse de acuerdo antes del 30 de septiembre, y dijo que lo único que busca Canadá es alcanzar un buen acuerdo.

Sin duda la semana que inicia será intensa y sabremos cuál de los tres escenarios presentados en esta entrega se materializa, si se mantiene o se muere el TLCAN en la figura de un TLC México-Estados Unidos.

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt

La Guerra comercial EE.UU. – China, la perderá Trump

Yuan gold
La guerra comercial de EE.UU. con China se intensificará, antes de terminar.

La Guerra comercial del presidente estadounidense Donald Trump con China entra en su sexto mes, y no hay evidencia alguna que indique que ésta terminará pronto. Tanto Trump como China han continuado lanzándose nuevas amenazas de imponer más aranceles, mientras que las negociaciones han sido escasas, incrementando la posibilidad de una lucha prolongada.

Ed Mills, un analista de política en la firma Raymond James, dijo a sus clientes en una nota que si bien susbsiste la posibilidad de llegar a un acuerdo que provoque el cese de las amenazas, parece poco probable que éste se alcance antes de que se incrementen más las tensiones y las restricciones al comercio entre ambas naciones.

“Nos mantenemos extremadamente preocupados respecto a la volatilidad potencial entre ahora y el momento en el que se llegue a un acuerdo, especialmente porque ambos lados están más inclinados a elevar las tensiones que a parpadear”, dijo Mills. Es de esperarse que el conflicto se prolongue más allá de las elecciones de medio término dado que las reformas que busca la Administración Trump, por parte de China serán difíciles de aceptar e implementar por parte de la nación asiática.

Y es que en lugar de moverse hacía algún tipo de solución, tanto China como Estados Unidos, han externado nuevas amenazas de aranceles durante las últimas semanas, aquí presento una recapitulación de los puntos más relevantes:

  • La guerra comercial inició en serio en julio cuando Trump impuso aranceles del 25% a las importaciones de productos chinos por un valor de $34 mil millones de dólares, provocando que China respondiera de manera recíproca.
  • Trump amenazó con imponer aranceles de 10% en otros $200 mil millones de dólares de bienes chinos, nuevamente generando una contra-amenaza por parte de Pekín.
  • Las hostilidades se intensificaron el pasado jueves 2 de agosto cuando el Representante Comercial de los Estados Unidos (USTR por sus siglas en inglés), Robert Lighthizer, anunció que Trump le instruyó a su oficina examinar la posibilidad de incrementar los aranceles a ser impuestos en los $200 mil millones de dólares de importaciones chinas, al 25%.
  • China posteriormente respondió con una amenaza el viernes 3, de imponer aranceles del 5% al 25% a sus importaciones provenientes de Estados Unidos por un valor equivalente a $60 mil millones de dólares.
  • Si China cumple con su amenaza, eso significa que cerca del 90%, de los bienes estadounidenses que se exportan a China estarían sujetos a aranceles.

Cabe señalar que estas amenazas de imponer aranceles no parten de aranceles cero para la mayoría de los productos. Veamos un ejemplo, si un producto originario de China paga actualmente un arancel de 10%, la amenaza de Estados Unidos es que pague 25%.

Además de la posible segunda ola de aranceles, ambas partes han estado ventilando sus diferencias en público. Larry Kudlow, el principal asesor del Presidente Trump en comercio, le dijo a Bloomberg TV que el presidente no tiene miedo de concretar sus amenazas en la pelea con China.

“Su economía es débil, su moneda es débil, la gente se está saliendo del país”, dijo Kudlow. “No subestimen la determinación del Presidente Trump de cumplir (sus amenazas)”.

trump trade war 3
El presidente Donald Trump enfrentará una mayor presión política que el presidente Xi. ¿Quién reculara primero?

Al mismo tiempo China ha expresado su disposición de ir al fondo del asunto en el tema de aranceles. El Ministerio de Comercio de China dijo el viernes 3 que si los Estados Unidos continúan chantajeando a China, el conflicto solo se intensificará.

Kudlow, un ex economista de Wall Street y ex comentarista de CNBC, dijo en otra entrevista con el programa Marketplace de  Kai Ryssdal, que las negociaciones con China se han estancado. “Virtualmente nada ha sucedido en el diálogo con China en el último mes o seis semanas…No hemos escuchado de ellos”.

La falta de negociaciones se ve agravada por el hecho de que Trump y la Casa Blanca no han articulado claramente los objetivos de su guerra comercial con China.

Dado todo lo anterior, ¿Quién se espera que sea el primero en recular en esta guerra comercial? Los recientes movimientos de mercado sugieren que será China, donde el índice Shanghai recientemente se tambaleó en el territorio del mercado bajista, mientras que los índices bursátiles estadounidenses se han mantenido a flote. Sin embargo, los analistas sugieren que hay muchos más elementos que se deben tomar en cuenta en esta guerra comercial antes de saber quién cederá primero.

El analista John Rutledge dijo en el programa “Closing Bell” de CNBC que “eso es definitivamente cierto en los mercados de valores, porque los mercados chinos dependen fuertemente de los flujos extranjeros de inversión y en China se han registrado salidas de capitales…pero hay otros dos ángulos en China que importan: uno es el de la economía y el otro es la política”.

En lo que respecta a la política, Rutledge señala que Trump podría ser el primero en doblarse ante la presión de su base política. De los agricultores en los estados republicanos, pasando por las grandes empresas estadounidenses que tienen operaciones en China, “la presión está aquí…una tercera parte del valor agregado de las exportaciones Chinas a los Estados Unidos es de empresas estadounidenses.  De aquí es de donde llegará la presión política en los Estados Unidos, de empresas que no quieren arruinar las ventas de los productos que han estado fabricando en China y de aquellas empresas que ya están vendiendo a consumidores chinos”.

Rutledge agrega que el presidente chino, Xi Jinping, no enfrenta el mismo tipo de presión. “A Xi no le importa la gente pobre de China. ¿Por qué crees que atacaron a la soya? No sólo para dañar a nuestros agricultores, sino porque (a Xi) no le importa la presión de su propio pueblo”.

Por su parte, Veronique de Rugy, una economista de derecha que trabaja en el Mercatus Center Research, está de acuerdo y agrega “China tiene un gobierno autoritario. Creo que la presión legislativa no existe allá…creo que el optimismo de la administración Trump de que China reculará primero es exagerada”.

¿Cómo incide todo esto en la negociación del TLCAN? A juicio de varios analistas, Estados Unidos tiene ahora un mayor incentivo en lograr una renegociación satisfactoria del tratado comercial de América del Norte, ya que eso le dará elementos al presidente Trump para venderse ante su base como alguien que cumple lo que promete. Ante este escenario, la guerra comercial con China podría entonces efectivamente prolongarse.

Por otra parte, es importante señalar que México se podría ver beneficiado y recibir inversión extranjera de empresas que muden sus operaciones de China hacía otras naciones, en busca de evitar los posibles nuevos aranceles. Sin embargo, subsiste el riesgo de que China, al ver cerrados sus mercados en Estados Unidos busque colocar su producción, vía exportaciones, en otras naciones. Esto último es un gran riesgo para la planta productiva nacional, por lo que se vuelve indispensable el contar con un mayor control en las aduanas del país y evitar que nuestro país sea víctima de casos de dumping de mercancías chinas. Habrá que estar atentos a la evolución de las importaciones provenientes de China.

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt

Se termina la hegemonía del dólar, nace el petroyuan

petroyuan
El 26 de marzo nació el petroyuan, la apuesta de China y Rusia para desbancar el petrodólar

Después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunciará que impondrá aranceles por 60 mil millones de dólares (mmdd) a las importaciones provenientes de China, y la tibia reacción de la nación asiática anunciando medidas de represalia por apenas 3 mmdd, el pasado 26 de marzo China comenzó las operaciones del petroyuan. Este es el principio del fin de la hegemonía del dólar, lo que probablemente le dolerá a los Estados Unidos mucho más que cualquier represalia comercial.

China es el país más importante en cuanto a importación y consumo de petróleo, adquiriendo del exterior unas 400 millones de toneladas en 2017. Esto lo vuelve un importantísimo jugador en este mercado y a partir de ahora podrá influir en el precio internacional del oro negro y tener una referencia propia que refleje los precios del petróleo crudo que consumen sus refinerías. Keith Johnson, de la revista Foreign Policy, señala que es anómalo y aberrante que la región asiática —con el mayor crecimiento económico global— carezca de un punto de referencia para la cotización del petróleo, algo de lo que han abusado las plazas financieras de Londres y Nueva York cuando el petróleo del Mar del Norte, que apuntala la variedad Brent, se encuentra en franco declive mientras que la producción petrolera de Estados Unidos se centra básicamente en la extracción de la controvertida fracturación hidráulica o ‘fracking’.

Es así que el comercio de contratos futuros de petróleo, denominados en yuanes (mejor conocidos como  petroyuanes) y respaldados en reservas de oro, comenzó el lunes 26 de marzo en la Bolsa Internacional de Energía de Shanghái (INE, por sus siglas en inglés). Con esto se permite a comerciantes chinos y extranjeros comprar petróleo cotizado en yuanes en lugar de dólares. Este acontecimiento representa un gran cambio en el mercado mundial de energía, señaló la revista estadounidense Foreign Policy. Y como no va a ser así, si por primera vez, el comercio del petroyuan desafía el mercado de futuros de petróleo que había sido dominado hegemónicamente desde los años setentas por Wall Street y la City de Londres con futuros denominados en dólares o mejor conocidos como petrodólares.

Pero antes de profundizar en el análisis de esta noticia disruptiva en el mundo de las finanzas internacionales, es necesario explicar qué son los contratos futuros, y en especial los del petróleo. Un contrato futuro tiene dos partes, un comprador y un vendedor, los cuales pactan en un momento actual el precio y cantidad de petróleo a ser vendida/comprada en una fecha futura. Por ejemplo, un vendedor puede acordar la entrega de 100 mil barriles de petróleo a un precio de 50 dólares por barril con entrega en la tercera semana de septiembre de 2018. Así, no importa que suceda con el precio del petróleo en septiembre, la transacción debe llevarse a cabo en los términos pactados con independencia de que el precio spot del petróleo en septiembre sea de 20 o de 80 dólares. Entonces con el lanzamiento del petroyuan, este tipo de contratos dejarán de llevarse a cabo sólo en dólares en Nueva York y Londres, sino que ahora podrán realizarse en yuanes en Shanghai.

Así, el cambiar sólo una parte del comercio mundial de petróleo hacia el yuan es potencialmente inmenso. El petróleo es la mercancía más comerciada en el mundo, con un volumen anual comerciado de 14 billones de dólares, monto equivalente al PIB de China. De esta manera, el pensar en que el 10% de las transacciones se llevarán a cabo en yuanes, implicaría un fuerte impulso para el yuan como moneda internacional e inclusive para ser utilizada como moneda de reserva internacional (hay que recordar que el Fondo Monetario Internacional –FMI- incorporó al yuan como parte de los Derechos Especiales de Giro en 2016).

Xi Vlad Trump
El petroyuan goza de la protección nuclear de Rusia y constituye el cambio financiero más importante desde la década de los setentas.

Cabe señalar que el lanzamiento del petroyuan ocurre después de cinco trimestres consecutivos en los que el yuan se ha apreciado frente al dólar, su racha de aumentos más alta desde 2013. En enero de 2018, el yuan ocupa la posición 5 a nivel internacional como moneda de pago nacional y global, la misma posición que ocupaba el año pasado, pero su participación respecto a otras monedas cayó de 2.5% a 1.7%, de acuerdo con el sistema SWIFT.

El peytroyuan cuenta con el respaldo de Rusia (el mayor productor de petróleo del mundo en 2016) y nació en junio de 2017, cuando el Banco Popular de China y el Banco Central de la Federación Rusa firmaron un memorándum para que las transacciones de crudo entre las dos potencias se empezaran a realizar únicamente en yuanes. Con esto Rusia busca evadir las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea, naciendo así el petroyuán. A diferencia de otros intentos pasados de romper con la venta de petróleo en dólares (Irak y Libia), ahora la situación es diferente porque el petroyuan nace bajo el paraguas nuclear ruso que Moscú le brinda a China, que básicamente le brinda la cobertura necesaria para experimentar su petroyuán, el cual ya es considerado como un punto de inflexión histórico en las geofinanzas.

Respecto a la aceptación del petroyuan, cabe señalar que en el día de su lanzamiento alcanzó casi 3 mmdd en operaciones, aunque el portal zerohedge asevera que fueron 4 mmdd, lo que fue calificado como un desempeño mejor de lo esperado por el mercado, que contribuirá a la fortaleza del yuan en los mercados de las divisas globales y que desafía realmente el sistema del petrodólar.

Por otra parte, con el petroyuan las naciones sancionadas por los Estados Unidos y ricas en petróleo, tales como Rusia, Irán y Venezuela, podrán beneficiarse al poder comerciar sin dólares. Rusia y China ya realizan su intercambio comercial en sus monedas locales, y desde septiembre de 2017, Venezuela vende su petróleo en euros, pero ahora podrá hacerlo también en yuanes (hay que recordar que China ha financiado a Venezuela en los últimos años a cambio de petróleo).  De esta manera, al paso del tiempo, las sanciones impuestas por los Estados Unidos a diversos países podrían quedar completamente neutralizadas, así como sus posibilidades de dominar otras naciones han sido disminuidas, ya que éstas eventualmente podrán evadir el uso del dólar completamente.

Por su parte, el economista, Carl Weinberg ha dicho que las perspectivas del petroyuan también son favorables porque China probablemente “obligará” a Arabia saudita a abandonar el petrodólar por el yuan en las ventas de petróleo, un ajuste que seguramente moverá el mercado petrolero en la misma dirección.

Otra característica del petroyuan es que está respaldado el oro, y esto se debe a que uno de los principales defectos del yuan es que es una moneda muy líquida y poco extendida, por lo que el gobierno chino lo respaldó aumentando el volumen de oro de sus reservas internacionales. Algo que por cierto debería hacer el Banco de México, comenzar a cambiar parte de sus reservas internacionales de dólares a plata y oro.

Yuan gold
Para fortalecer el yuan, China ha aumentado sus reservas de oro, algo que debería imitar el Banco de México

¿Qué implicaciones tiene todo esto para México? Pues en principio podemos esperar un mayor debilitamiento del dólar, lo que ayudará a evitar que el peso se siga depreciando; sin embargo, esto también implica que el valor de los dólares que el Banco de México tiene en sus reservas internacionales irá hacía abajo. Es por ello que diversos analistas recomiendan al Banxico que cambie parte de sus reservas internacionales a Derechos Especiales de Giro del Fondo Monetario Internacional, o bien, que cambie una parte a oro y/o plata.

Por otra parte, México también podría amenazar a Estados Unidos y dejar entrever que en caso de que fracase la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, comenzará a vender su petróleo en yuanes y dejará de hacerlo en dólares. Esto cobra sentido también en la medida en que el yuan comience a tener un uso mucho más extendido a nivel internacional, por lo que no nos afectaría tener parte de nuestras reservas internacionales en yuanes. Hasta ahora no lo hemos hecho porque no queremos molestar a Estados Unidos, pero ante el rompimiento del TLCAN, es una alternativa digna de analizarse.

Es una realidad que China busca que el yuan se convierta en una moneda tan fuerte como el dólar y el euro. Veremos que si resultan exitosos con el petroyuan (todo parece indicar que así será), es altamente probable que en los próximos años veamos que otros pagos internacionales también se hagan en yuanes, incluidos los metales y la minería de materias primas. Esto obliga a México a anticiparse y llevar a cabo estrategias que den mayor fortaleza al peso mexicano.

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt