El único motor de crecimiento económico que tenemos

Desde este espacio hemos comentado que en la actualidad el único motor que puede impulsar la recuperación de la economía nacional es el sector externo, tanto por el lado de un aumento de las exportaciones, al igual que con la contracción de las importaciones. El resto de los componentes de la demanda agregada (consumo privado, inversión física y gasto público) se encuentran colapsados y no se ve ningún factor endógeno que pueda darles impulso. Es por ello que el aumentar las ventas al exterior e implementar una política de sustitución de importaciones, debería ser la prioridad para la planta productiva nacional.

Entre marzo y abril de este año se dio una fuerte caída de las exportaciones totales, ya que éstas pasaron de 38.343 miles de millones de dólares (mmdd) a apenas 23.385 mmd, lo que representa un retroceso de -39.0%. Las exportaciones mexicanas tocaron fondo en mayo cuando estas sumaron sólo 18.070 mmdd, pero desde entonces éstas se han venido recuperando hasta regresar a un nivel de 35.662 mmdd en el pasado mes de julio.  Sabemos que el camino hacia una recuperación plena de las exportaciones será largo, ya que en el acumulado de los primeros siete meses de 2020 se aprecia que el valor de éstas se encuentra 17.9% por debajo del observado en los mismos meses de 2019. Sin embargo, es de esperarse que en la medida en que se recupera la economía mundial, y en especial la de Estados Unidos, las exportaciones de México seguirán creciendo.

exportacionescaida-focus-0-0-983-557

En el mismo sentido, se debe destacar que como consecuencia de la caída en las exportaciones y de la crisis económica que vivimos en México, es que en observamos un comportamiento similar en el valor de las importaciones totales, las cuales pasaron de 35.007 mmdd en marzo de este año a apenas 21.592 mmdd en el pasado mes de mayo. Desde entonces las importaciones se han venido recuperando hasta sumar 29.864 mmdd en julio. De esta manera, tenemos que en el acumulado de los primeros siete meses de este año en comparación con los mismos meses de 2019, las importaciones presentan una contracción de 20.5%.

X M Totales Jul20

Derivado de que el valor de las importaciones totales ha caído más que el de las exportaciones totales, es que pasamos de registrar un superávit comercial de 1.945 miles de millones de dólares (mmdd) en los primeros siete meses de 2019 a uno de 8.458 mmdd en los mismos meses de 2020. Este superávit comercial es sin duda un pequeño impulso para la economía nacional, aunque como veremos más adelante, no se ha traducido del todo en un impulso para el sector manufacturero nacional, ya que éste sector disminuyó el superávit comercial que venía presentando.

Con esto en mente, pasamos ahora a analizar cómo se ha comportado el comercio de las manufacturas en el comparativo del segundo trimestre de 2020 respecto del mismo trimestre de 2019.

Comercio exterior de manufacturas en el segundo trimestre de 2020

El rubro y el periodo de mayor afectación del comercio exterior es el de las manufacturas en el comparativo del segundo trimestre de 2020 respecto del mismo trimestre de 2019. Tenemos que de acuerdo con cifras del INEGI en el segundo trimestre de 2019 las exportaciones de manufacturas sumaron 106.069 mmdd, mientras que en el mismo trimestre de 2020 cayeron hasta los 62.102 mmdd, lo que implica una disminución de -38.6%. En cuanto a las importaciones de manufacturas, tenemos que éstas pasaron de 97.841 mmdd en el segundo trimestre de 2019 a 66.970 mmdd en el mismo trimestre de 2020, lo que implica una reducción de -31.6%. De esta manera, derivado de que en el sector manufacturero cayeron más las exportaciones que las importaciones, es que pasamos de tener un superávit comercial en la industria manufacturera de 8.228 mmdd en el segundo trimestre de 2019 a un déficit de -1.868 mmdd en el segundo trimestre de 2020.

No obstante lo anterior, cabe señalar que en el acumulado de los primeros seis meses de 2020 respecto de los mismos meses de 2019, vemos que las exportaciones manufactureras pasaron de 200.686 mmdd a 161.268 mmdd, lo que implica una caída de -19.6%; mientras que el valor de las importaciones manufactureras pasaron de 192.395 mmdd en el primer semestre de 2019 a 157.398 mmdd en los mismos meses de 2020, lo que representa una disminución de -18.2%. Dado lo anterior es que la industria manufacturera pasó de tener un superávit comercial de 8.290 mmdd en el primer semestre de 2019 a uno de 3.869 mmdd en los mismos meses de 2020, esto es un superávit 53.3% más pequeño.

X M Manufacturas

Entrando en los detalles de la parte de las exportaciones manufactureras, a continuación se presenta la evolución de cada rama de actividad (en paréntesis se menciona el porcentaje de variación en el periodo del segundo trimestre de 2020 respecto del mismo trimestre de 2019): Alimentos, bebidas y tabaco (-2.1%); Textiles, artículos de vestir e industria del cuero (-36.9%); Industria de la madera (-21.0%); Papel, imprentas e industria editorial (-2.4%); Química (-6.8%); Productos plásticos y de caucho (-31.6%); Fabricación de otros productos minerales no metálicos (-26.9%); Siderurgia (-20.2%); Minerometalurgia (-7.6%); Productos metálicos, maquinaria y equipo (-44.8%); y Otras industrias manufactureras (-27.0%).

Profundizando en el rubro de exportación de Productos metálicos, maquinaria y equipo, mismo que representó el 77.5% del valor total de las exportaciones manufactureras en el segundo trimestre de 2019, tenemos lo siguiente (en paréntesis se indica el porcentaje de variación en el periodo del segundo trimestre de 2020 y el mismo trimestre de 2019): Para la agricultura y ganadería (-38.6%);  Para transportes y comunicaciones (-66.3%); Maquinaria y equipo especial para industrias diversas (-21.3%); Productos metálicos de uso doméstico (-18.3%); Equipo profesional y científico (-25.6%); Equipo y aparatos eléctricos y electrónicos (-27.9%); y Aparatos de fotografía, óptica y relojería (-50.6%).

X M Manufacturas 2

Ahora, en cuanto al detalle de la evolución de las importaciones manufactureras, tenemos lo siguiente (en paréntesis se menciona el porcentaje de variación en el periodo del segundo trimestre de 2020 respecto del mismo trimestre de 2019): Alimentos, bebidas y tabaco (-17.1%); Textiles, artículos de vestir e industria del cuero (-34.9%); Industria de la madera (-31.0%); Papel, imprentas e industria editorial (-20.4%); Química (-11.9%); Productos plásticos y de caucho (-33.7%); Fabricación de otros productos minerales no metálicos (-33.8%); Siderurgia (-33.5%); Minerometalurgia (-39.9%); Productos metálicos, maquinaria y equipo (-33.2%); y Otras industrias manufactureras (-39.7%).

Profundizando en las importaciones del rubro de Productos metálicos, maquinaria y equipo, mismo que representó el 60.8% del valor total de las importaciones manufactureras en el segundo trimestre de 2019, tenemos lo siguiente (en paréntesis se indica el porcentaje de variación en el periodo del segundo trimestre de 2020 y el mismo trimestre de 2019): Para la agricultura y ganadería (-22.6%); Para transportes y comunicaciones (-58.0%); Maquinaria y equipo especial para industrias diversas (-22.3%);  Productos metálicos de uso doméstico (-23.3%); Equipo profesional y científico (-15.6%); Equipo y aparatos eléctricos y electrónicos (-27.5%); y Aparatos de fotografía, óptica y relojería (-58.5%).

Saldo de la balanza comercial de la industria manufacturera

Derivado de lo anteriormente expuesto, es que en el segundo trimestre de 2020 se presentan los siguientes saldos de la balanza comercial de las diferentes ramas de actividad de la industria manufacturera (en paréntesis se indica el monto de dicho saldo en dólares estadounidenses): Alimentos, bebidas y tabaco (+2.169 mmdd); Textiles, artículos de vestir e industria del cuero (-0.790 mmdd); Industria de la madera (-0.102 mmdd); Papel, imprentas e industria editorial (-1.037 mmdd);  Química (-3.817 mmdd); Productos plásticos y de caucho (-2.518 mmdd); Fabricación de otros productos minerales no metálicos (+0.231 mmdd); Siderurgia (-1.664 mmdd); Minerometalurgia (+0.860 mmdd); Productos metálicos, maquinaria y equipo (+5.630 mmdd) y Otras industrias manufactureras (-0.830 mmdd).

Profundizando en el saldo de la balanza comercial de la rama de Productos metálicos, maquinaria y equipo, tenemos lo siguiente: Para la agricultura y ganadería (-0.094 mmdd); Para transportes y comunicaciones (+6.990 mmdd); Maquinaria y equipo especial para industrias diversas (+1.250 mmdd); Productos metálicos de uso doméstico (+1.081 mmdd); Equipo profesional y científico (+0.558 mmdd); Equipo y aparatos eléctricos y electrónicos (-4.156 mmdd); y Aparatos de fotografía, óptica y relojería (+0.001).

Con estos datos queda claro, que a pesar del cierre de la actividad productiva en la mayor parte del segundo trimestre de 2020, la rama de actividad manufacturera de mejor desempeño en ese periodo fue la de Transportes y comunicaciones con un  superávit en su balanza comercial de +6.990 mmdd. Mientras que la rama de peor desempeño fue la de Equipo y aparatos eléctricos y electrónicos con un déficit de -4.156 mmdd.

Como se señaló líneas arriba, las exportaciones se han venido recuperando gradualmente y si bien cerraremos el 2020 con un nivel de ventas al exterior inferior al observado en 2019, el sector exportador tiene un enorme potencial de crecimiento en el 2021, lo cual convertirá a esta actividad en el principal, motor de crecimiento en los próximos años.

Factores que impulsarán el sector exportador en el corto y mediano plazos

Un factor que impulsa las exportaciones es el tipo de cambio, mismo que pasó de 19.12 pesos por dólar en el segundo trimestre de 2019 a 23.33 pesos por billete verde en el segundo trimestre de 2020, lo que implica que el dólar subió en 22.0%. En un contexto de baja inflación en México, esto es un importante impulso para el sector exportador, ya que los productos mexicanos se han  vuelto más baratos en los Estados Unidos, sobre todo si se compara con el hecho de que en el mismo periodo el tipo de cambio del yuan chino y el dólar estadounidense pasó de 6.82 yuanes por dólar a 7.09 yuanes por billete verde, lo que implica que para los chinos el dólar sólo de encareció en apenas 3.9%.

World-Economy-debt-9230281

La mayor depreciación del peso mexicano, sumado a que subsiste el conflicto comercial entre China y Estados Unidos, abre una magnífica oportunidad para que en la medida en que se recupera la economía de Estados Unidos, nuestro país pueda aumentar sus ventas a dicha nación. Es verdad que la economía de nuestro vecino del norte tardará un par de años en recuperarse al nivel que tenía en 2019, pero la realidad es que es un mercado tan grande que si México desplaza a China como proveedor de la mayoría de sus bienes manufacturados, nuestro país tiene posibilidades de aumentar sus exportaciones tan pronto como en 2021.

Finalmente, nos queda el tema de la implementación de una política de sustitución de importaciones. Este punto es fundamental para tener una recuperación económica más rápida ya que en la medida en que los fabricantes nacionales puedan producir lo que usualmente se importaba, aumentará el efecto multiplicador por cada peso gastado en productos hechos en México. Esto no es fácil y requiere un diálogo sólido entre fabricantes y sus proveedores, con el fin de que de manera conjunta se pueda trabajar en desarrollar la proveeduría que actualmente se trae del extranjero. Esto implica que haya certeza en las relaciones entre ambos grupos: que el proveedor sepa que si va a invertir en un desarrollo, los fabricantes locales se lo van a comprar, y que el fabricante sepa que va a contar con proveedores de calidad que con confiables en sus entregas. Finalmente, el encarecimiento del tipo de cambio es un factor adicional que apoya para que tengamos proveeduría local a precios competitivos, se puede aprovechar la coyuntura.

A manera de conclusión sólo queda agregar que la recuperación económica de México va a tardar muchos años, tal vez sea hasta el 2023 en el mejor de los casos, pero hay quienes la ubican hasta el 2025. Necesitamos encontrar maneras de que ésta sea más rápida. Ya sabemos que no contamos con el gobierno federal. Los empresarios debemos buscar los mercados alternos. No es fácil exportar, pero si se comienza con el proceso cuanto antes, más pronto llegaremos a donde queremos estar.

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt

Nuestro superávit comercial con Estados Unidos se lo regalamos a Asia

Exports2
El debate comercial en México se ha centrado en el TLCAN, y se ha dejado de atender el tema de los déficits crónicos con las naciones asiáticas

Derivado de que el tema de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) ha absorbido buena parte de la discusión sobre asuntos comerciales internacionales, un asunto al que no se le ha prestado la debida atención es la evolución de nuestra relación comercial con otros importantes mercados como la Unión Europea y las naciones asiáticas.

 

Como es bien sabido, el presidente estadounidense ha criticado en incontables ocasiones al TLCAN por considerar que éste sólo beneficia a México. En esta entrega, confirmaremos de acuerdo con cifras oficiales que efectivamente México obtiene un gigantesco y creciente superávit comercial con Estados Unidos, pero que desafortunadamente nuestro país lo utiliza para financiar enormes déficits comerciales, en especial, con naciones asiáticas. Este no es un asunto transitorio o pasajero, sino que se ha convertido en un problema crónico que da sustento a las acusaciones de funcionarios estadounidenses en el sentido de que naciones asiáticas, en especial China, se benefician enormemente del TLCAN sin ser parte de él. A continuación se presenta la evidencia:

 

Exportaciones

De acuerdo con cifras del INEGI, en los primeros nueve meses de 2017 las exportaciones totales mexicanas sumaron 299.288 miles de millones de dólares (mmdd), lo que implica un incremento de 9.3% respecto a los mismos meses de 2016. Esta favorable evolución contrasta con la caída de 1.7% observada en el comparativo de 2015 a 2016 y responde principalmente al dinamismo industrial estadounidense.

 

A nivel región, el incremento de 9.3% en el valor de las exportaciones mexicanas es producto de una favorable evolución en las ventas a prácticamente todos los mercados, ya que las que tienen como destino los Estados Unidos crecieron 8.2%, las que van a la Unión Europea repuntaron 14.7%, mientras que las que son enviadas a las naciones asiáticas crecieron 25.7%; y dentro del total asiático las exportaciones a China crecieron 36.5%, las que van a Corea del Sur subieron 32.4% y las que van a Japón se elevaron 4.8%.

 

Cabe señalar que en los primeros nueve meses de 2017, el 80.3% del total de exportaciones mexicanas tuvieron como destino Estados Unidos, y son equivalentes a 240.343 mmdd; el 5.47% la Unión Europea, equivalentes a 16.371 mmdd; el 5.26% a Asia, equivalentes a 15.741 mmdd; y el restante 8.97% a otros mercados, equivalentes a 26.873 mmdd. Del total asiático el 1.65% de nuestras exportaciones van a China, cantidad que representa sólo 4.931 mmdd; el 0.79% van a Corea del Sur, y equivalen a 2.376 mmdd;  y el 0.93% a Japón, y representan 2.773 mmdd. Esto último cobra especial relevancia, ya que podemos ver en los primeros nueve meses de 2017 elevadas tasas de crecimiento de las exportaciones mexicanas a China y Corea del Sur, pero su participación dentro del total es muy bajo, lo que se traduce en incrementos nominales poco significativos.

Exports

Importaciones

Ahora, en cuanto a las importaciones totales por parte de México, vemos que en el periodo de los primeros nueve meses de 2016 a los mismos meses de 2017, éstas crecieron en 7.8%, al haber pasado de 286.101 mmdd a 308.339 mmdd. Este incremento contrasta con la caída que registraron éstas de -2.1% en el periodo de 2015 a 2016.

 

El aumento de 7.8% en las importaciones totales es producto de aumento en las importaciones provenientes de prácticamente todos los orígenes. Las que vienen de Estados Unidos subieron 8.0%, las de la Unión Europea 14.2%, mientras que las de las naciones asiáticas se incrementaron 6.2%. Dentro del total asiático, se debe destacar que las importaciones que provienen de China subieron 7.2%, las de Corea del Sur 16.4% y las de Japón 4.3%.

 

Se debe señalar que en los primeros nueve meses de 2017, el 46.3% de nuestras importaciones provienen de Estados Unidos, porcentaje equivalente a 142.878 mmdd; el 11.7% vienen de la Unión Europea, equivalentes a 36.214 mmdd; el 34.8% de Asia, las cuales representan 107.270 mmdd;  y el restante 7.2% de otras regiones, equivalentes a 21.977 mmdd. Del total asiático, el 17.4% de nuestras importaciones provienen de China, cifra que representa 53.803 mmdd; el 3.8% de Corea del Sur, que equivale a 11.643 mmdd; y el 4.4% de Japón, cantidad que representa 13.592 mmdd.

 

Al observar la participación relativa de las exportaciones y las importaciones de cada país respecto al total, queda claro con que países registramos superávits comerciales y con cuales déficits; y eso se detalla a continuación.

Imports

Saldo de la balanza comercial

En los primeros nueve meses de 2017, México registró un déficit en su balanza comercial de -9.051 mmdd, cifra menor en -26.4% comparada con el déficit comercial de -12.289 mmdd registrada en los primeros nueve meses de 2016. El déficit comercial de -9.051 mmdd, es producto de un superávit de 97.465 mmdd con los Estados Unidos, un déficit de -19.843 mmdd con la Unión Europea, un déficit de -91.528 mmdd con Asia, y un déficit de -22.957 mmdd con el resto del mundo. Estas cifras confirman lo que argumentábamos al principio de esta entrega en el sentido de que el creciente superávit comercial con Estados Unidos sirve principalmente para compensar el déficit comercial con las naciones asiáticas.

 

El problema de los déficits comerciales con las naciones asiáticas es un problema crónico. En los primeros nueve meses de 2012 éste ascendió a -70.625 mmdd, pero en los mismos meses de 2015 fue de -88.059 mmdd, en el mismo periodo de 2016 fue de -88.439 mmdd y ahora vemos que en los primeros nueve meses de 2017 ya suma -91.528 mmdd. Afortunadamente, en el mismo periodo el superávit comercial con Estados Unidos pasó de 76.545 mmdd en los primeros nueve meses de 2012 a los actuales 97.465 mmdd en los mismos meses de 2017, y con esta entrada de divisas compensamos los desequilibrios con Asia.

 

Del déficit comercial de -91.528 mmdd con las naciones asiáticas, cabe señalar que -48.871 mmdd son con China, -9.266 mmdd con Corea del Sur y -10.819 mmdd con Japón. De esta manera, estas tres naciones representan el 75.3% del déficit que tiene México con los países asiáticos, o bien, el déficit con estas tres naciones “se come” el 70.8% del superávit comercial que tenemos con los Estados Unidos.

 

Cabe señalas también que el déficit comercial con China también es un problema crónico, no obstante que las exportaciones mexicanas a dicha nación han aumentado de forma importante. En los primeros nueve meses de 2012 nuestro déficit comercial con China fue de -36.909 mmdd, para los mismos meses de 2016 fue de -48.030 mmdd y vemos que en los primeros nueve meses de 2017 ya es de -48.871 mmdd.

Saldo

La conclusión que uno puede obtener de todo esto es que parece que somos muy dependientes de nuestras exportaciones a Estados Unidos debido a que necesitamos financiar los gigantescos déficits con las naciones asiáticas, y en especial con China. Si lográramos abatir estos déficits, no nos afectaría tanto en nuestra balanza de pagos el perder algunas exportaciones a nuestro vecino del norte. Pero vemos que pasan los años y que las autoridades de la Secretaría de Economía y de Proméxico hicieron poco para lograr comenzar a nivelar nuestro comercio con Asia.

 

Tal vez con una renegociación exitosa del TLCAN que endurezca las reglas de origen para varios productos podría lograrse cerrarle la puerta a las crecientes importaciones provenientes de Asia. Y esto se podría lograr incentivando la producción nacional de aquellos bienes intermedios que actualmente traemos de Asia y que sirven de insumos para nuestras exportaciones a Estados Unidos.

 

Y otro punto que es muy importante para lograr mejorar nuestra balanza comercial con las naciones asiáticas es que se debe reforzar la lucha contra el contrabando y la subvaluación. En la medida en que las autoridades aduanales mexicanas tengan más herramientas para desechar valor cuando se pretendan importar mercancías claramente subvaluadas, lograremos disminuir el déficit comercial y tendremos una industria mucho más sólida.

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt