Categoría: Economía de México

Focos amarillos en la industria automotriz

2787aainegi-crecimiento-industria-150318-2El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) publicó el reporte mensual del Registro administrativo de la industria automotriz de vehículos ligeros con datos al mes de septiembre y las cifras son cada vez más preocupantes. Esto porque en el acumulado de los primeros nueve meses de 2019 se reportan caídas importantes en las ventas al público de vehículos ligeros, lo que ha afectado negativamente las cifras de producción, dado que el crecimiento de las exportaciones ha dejado de ser lo suficientemente elevado como para compensar la caída de las ventas internas. Lo que sucede con la industria automotriz debe preocuparnos a todos ya que ésta actividad (fabricación de automóviles y camiones) generó en el segundo trimestre de este año un PIB nominal de 476.6 miles de millones de pesos, lo que representa el 11.4% del PIB manufacturero y el 2.0% del PIB total de México.

Los porcentajes pudieran parecer pequeños, pero la realidad es que su importancia económica trasciende su peso relativo en el PIB. La industria automotriz genera un gran efecto multiplicador sobre el resto de las industrias, debido a la gran cantidad de empleos formales que registra, su transferencia de tecnología y atracción de inversiones. De acuerdo con algunos analistas del sector, por cada puesto de trabajo que se genera en la actividad automotriz, se crean otros cinco en el resto de la economía.  De esta manera, con su buen desempeño se benefician otras ramas de actividad como la metalmecánica, el plástico, neumáticos, entre otras.

Con esto en mente, tenemos que de acuerdo con el registro del INEGI, en el acumulado de enero a septiembre de 2019 se vendieron solamente 955 mil vehículos ligeros, cifra que implica una caída de -7.51% respecto de los 1.033 millones de vehículos vendidos en los mismos meses de 2018. Sin embargo, cabe señalar que el dato de 2019 es muy preocupante porque se suma a las caídas anuales en las ventas ocurridas desde 2016. De hecho la cifra de ventas en los primeros nueve meses de 2019 es 14.9% inferior a la observada en los primeros nueve meses de 2016, cuando se vendieron 1.122 millones de vehículos.

Automotriz

La caída en las ventas en el mercado interno no había afectado significativamente a la producción nacional de vehículos porque las exportaciones iban en aumento, pero esto ya ha comenzado a cambiar. En los primeros nueve meses de 2019 se produjeron 2.931 millones de vehículos ligeros en México, cifra 0.83% inferior a los 2.955 millones de vehículos producidos en los mismos meses de 2018.  Esta caída ocurre como resultado de que en el periodo de enero a septiembre de 2019 la exportación de vehículos ligeros sumó 2.584 millones de vehículos, cantidad apenas 0.51% superior a los 2.571 millones de vehículos ligeros exportados en los primeros nueve meses de 2018.

Automotriz2

Queda claro pues que el aumento de exportación en los primeros nueve meses de 2019, de tan sólo 13,067 unidades, no fue lo suficiente alto como para compensar la caída de las ventas nacionales de -77,530 unidades y por eso la producción nacional se redujo en -24,393 unidades. Cabe señalar que estas estadísticas provienen de 21 empresas afiliadas a la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz, A.C. (AMIA), Mitsubishi Motors y Giant Motors Latinoamérica.

Automotriz4

Profundizando en el desempeño de las exportaciones de vehículos ligeros, tenemos que en el comparativo de los primeros nueve meses de 2019 respecto de los mismos meses de 2018, las de Audi reportan una caída de -8.9%, las de FCA México van abajo -12.6%, las de Mazda cayeron -55.6%, mientras que las de Nissan bajaron -6.4%. Por su parte, las de Ford Motor van arriba 14.8%, las de General Motors subieron 3.8%, las de Honda subieron 40.5%, las de KIA aumentaron 2.5%, las de Toyota subieron 5.5%, mientras que las de Volkswagen subieron 19.4%.

Es importante precisar que el débil desempeño de las exportaciones de vehículos ligeros obedece a una debilidad mundial en la venta de automóviles. De acuerdo con información de VDA, en el comparativo del primer semestre de 2019 respecto del mismo semestre de 2018, las ventas en Europa (UE + EFTA) registran una caída de -3.1%, en Rusia abajo -2.4%, en los Estados Unidos -1.9%, en Japón -0.3%, en Brasil +10.9%, en India -10.3%, en China -14.0%.

De acuerdo con diversos analistas, la actividad económica relacionada a la industria automotriz se está encogiendo a nivel global porque en China, el mayor nuevo mercado automotriz del mundo, las ventas se han desplomado. Las ventas van mejor en los Estados Unidos, pero la dirección sigue siendo hacía abajo. El caso de China es preocupante a nivel global porque acumula 14 caídas anualizadas en los últimos 15 meses (si no fuera por el dato de enero de este año, México llevaría 27 meses con caídas anualizadas), lo que implica el mayor bache para esta industria en China en tres décadas. Para apoyar a una recuperación, el gobierno de China ha implementado medidas para fomentar el consumo.

12 Regularización de autos chuecos2
Guillermo Rosales de la AMDA

Dado este panorama, en el que se advierte que las exportaciones de automóviles por parte de México pueden caer, y dada la debilidad del mercado interno y la presión que ejercen las armadoras respecto de los distribuidores, es que el director ejecutivo de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automóviles (AMDA), Guillermo Rosales, consideró que ha llegado el momento de que el gobierno  federal implemente un programa emergente para reactivar el sector.

Y es que en México prevalece un entorno de incertidumbre económica y laboral que está retrayendo el gasto para la compra de nuevas unidades, además de que la capacidad de endeudamiento de las familias se ha deteriorado por el alza en las tasas de interés que inició en diciembre de 2015. El tema de tasas de interés e incertidumbre es relevante en México, porque a diferencia de otras naciones, aquí comprar en automóvil es una inversión, mientras que en Estados Unidos es una actividad de consumo.

La AMDA ha elaborado un plan que se denomina Programa de Fortalecimiento del Mercado Interno Automotor, el cual de llevarse a cabo permitirá remontar la caída del principal motor de la economía de varias regiones del país. Para la AMDA el plan debe considerar cuatro puntos.

  1. Apoyo crediticio a las micro y pequeñas empresas para la renovación del parque vehicular.
  2. Control en la importación de vehículos usados.
  3. Combate al contrabando de autos de segunda mano, y
  4. Ampliación de la deducibilidad contra el ISR en la adquisición de éstos, ya que está vigente un monto deducible de hace 11 años por 175 mil pesos.

El que se pueda implementar exitosamente este plan dependerá de la buena voluntad de la Secretaría de Economía, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, el Servicio de Administración Tributario (SAT) y la Administración General de Aduanas (AGA), Nacional Financiera, entre otros.

Por otra parte, y también en apoyo al fortalecimiento de la industria automotriz, es importante mencionar que la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (CONCAMIN), impulsó la creación del Centro de Innovación Industrial para el Sector Automotriz-Tlalnepantla (CIIA), el cual tiene por objeto fomentar la innovación tecnológica en las empresas del sector automotriz y de autopartes para lograr mayor competitividad de la industria nacional. Con este nuevo centro, que ya fue inaugurado, se marcará el tránsito hacia el diseño de una hoja de ruta del sector, y se logrará que la innovación y la modernidad tecnológica se incrusten mejor en la industria, para que las empresas sean más competitivas y así se logre un mayor crecimiento y desarrollo.

A manera de conclusión podemos señalar que efectivamente se deben implementar políticas públicas efectivas para apoyar a este importante sector de la economía nacional, que durante varios años ha sido motor de crecimiento del PIB y de las exportaciones, además de ser fuente de millones de dólares de divisas por la atracción de inversión extranjera directa. México es el séptimo productor de automóviles, al haber producido 3.9 millones de automóviles en 2018. Si no se toman medidas urgentes, pronto podríamos ser rebasados por países como España y Brasil; pero lo que es peor es que sufriríamos un mayor estancamiento económico.

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt

Anuncios

El entorno político y de negocios para las empresas

Roy Campos
Roy Campos de Consulta Mitofsky

Las empresas viven en un entorno por demás complejo e incierto y para que éstas puedan comprender lo que sucede, es necesario allegarse información e intercambiar conocimiento con colegas de tu mismo giro y, de ser posible, de otras ramas de actividad. Con esto en mente, es que la Asociación de Proveedores de la Industria Mexicana (APIMEX), llevó a cabo del 26 al 29 de septiembre, el III Congreso de APIMEX: Industria con Visión de Futuro, en el cual hubo importantes conferencias y paneles respecto a temas de política, logística, desarrollo de proveedores, tendencias globales, servicio al cliente, situación económica, así como de las experiencias y mejores prácticas de las industrias brasileña e italiana. En esta entrega quiero exponer varios de los conceptos que se plantearon durante este  magnífico evento.

La primera conferencia fue por parte del Presidente de Consulta Mitofsky, Roy Campos, y se tituló: “Opinión pública del liderazgo mexicano y su repercusión en nuestro futuro”. Roy nos dio una amplia explicación para tratar de entender mejor la 4T. Comenzó señalando que un fantasma recorre el mundo, y que existe una corriente mundial en la cual algunos políticos “juegan a la antipolítica”, no es un tema exclusivo de corrientes de izquierda o derecha, son políticos que tienen un discurso en contra del sistema. En el caso de México, en las elecciones de 2018, los ciudadanos querían un cambio total y eso explica buena parte del triunfo de Andrés Manuel López Obrador.

Nos comentó que AMLO tiene cuatro visiones del país: 1. Existen dos países: el norte y el sur, uno esta desarrollado con un nivel de vida similar al de un país europeo, y otro subdesarrollado y olvidado, por lo que el norte mantiene al sur; 2. La corrupción es el centro de todos los problemas; 3. Importa más la microeconomía que la macroeconomía (mejor distribución del ingreso por encima de generarlo); y 4. La inseguridad se combate desde las causas. En cuanto a esto, dijo que todos estamos de acuerdo en los objetivos de AMLO, aunque no apoyemos sus métodos.

En cuanto a la aprobación de AMLO por parte de la opinión pública, de 61% en mayo de 2019, nos recordó que este nivel de popularidad ya la habían tenido otros presidentes (En marzo de 1989 Salinas de Gortari tenía 57%, en mayo de 2001 Fox tenía 63%, en mayo de 2007 Calderón tenía 65% y en mayo de 2013 Peña Nieto registró 57%). Nos comentó algunos de los temas que le han generado “Positivos” a AMLO, entre los que destacan: Combate a la corrupción, Programas sociales, Gobierno moral, “Ser diferente” y su Cercanía. En cuanto a los hechos que le han generado “Negativos” están: Eventos de inseguridad, Migración, Donald Trump, Renuncias de funcionarios y los Pleitos en Morena. Por su parte, hay otros eventos que le han sido “Neutros”, entre los que destacan: las disputas por las Cifras macroeconómicas, los problemas por Desabastos de medicinas y algunas Leyes locales (cambio de término de mandato del gobernador de Baja California, las extinción de domino en la CDMX, en contra de las manifestaciones en Tabasco).

Nos recordó algunas de las crisis que ha enfrentado AMLO, como las del Desabasto de gasolina, Renuncias de funcionarios, Incremento de inseguridad, Baja calificación de deuda, Desabasto en hospitales, Pleitos en Morena, Caravanas migrantes y Marchas campesinas. Y no obstante estas crisis el López Obrador sigue teniendo elevados grados de aprobación porque él ejemplifica el tipo de presidente que la gente quiere. Para el mexicano promedio, las características que debe tener un presidente son las siguientes: que no llegue a robar, que ayude a los pobres, que trabaje mucho, conozca el país, que enfrente a poderosos, que crea en Dios y hable sencillo. Todas estas características las tiene AMLO y por ello la gente lo apoya.  Para el mexicano promedio, no resulta tan importante que el presidente tenga muchos estudios, que tenga experiencia, que sepa de economía, que sepa cómo combatir el crimen o que sea inteligente.

Profundizando en el tema, nos explicó las razones por las que los problemas o críticas casi no le afectan a AMLO, y entre las causas están: 1. No permite que olvidemos la corrupción de los gobiernos anteriores, 2. Informa diario personalmente, 3. Programas sociales, 4. Se muestra cercano y sencillo, 5. Le habla a sus votantes, se cobija en ellos, 6. Ausencia de oposición creíble.

Roy Campos nos explicó que AMLO aspira a ser un héroe nacional. Esto en base a intenciones, no en sus logros, por lo que “no va a aflojar en nada de lo que quiere”. Francisco I Madero, Miguel Hidalgo no lograron mucho, pero tenían buenas intenciones.

¿Cuál es la agenda de temas nacionales que viene? Los temas son los siguientes: 1. Migración y aranceles de Trump; 2. Medicamentos y salud que no se ha resuelto; 3. Pemex, escándalos y calificadoras; 4. Pelea por las cifras; 5. Inseguridad; 6. Renovación de dirigencia de Morena; 7. Aeropuertos (le convienen los amparos para tener pretexto para no realizar Santa Lucía, compañías aseguradoras no cubrirán aviones que aterricen en Santa Lucía si no hay visto bueno de MITRE); 8. Viabilidad de proyectos emblema (Tren Maya, Tren Trans-Istimico, Refinería de Dos Bocas, Santa Lucia).

Roy hizo un análisis y evaluación de los resultdos del sexenio de AMLO hasta ahora: Corrupción – Bien; Seguridad – Mal (no hay estrategia); Economía – Mal; Programas sociales – Bien; Política – Mal; Desarrollo regional –Bien; Educación – Bien (estamos enojados con el CNTE, pero lo bueno es que se respetaron los contenidos de los planes de estudio, como la inclusión del civismo); Transparencia – Mal (a AMLO no le gusta que lo revisen).

En cuanto al 2024, dijo que no sabemos qué va a pasar, pero que ha quedado claro que el ciudadano es cada vez más propenso a votar por alternancia.

Roy se pregunta ¿Hasta dónde vamos a llevar la polarización por el tema de Chairos vs Fifís? Identifica a cuatro grupos respecto a AMLO: 1. Los que se oponen a todo lo que haga o diga; 2. Los que le aplauden todo; 3. A los que no les importa porque están más preocupados por sus problemas; y 4. Los que están preocupados por defender las leyes.

Finalizó mencionado cual debe ser la posición permanente de las empresas, la cual se resumen en tres principios: 1. Transparencia, responsabilidad, reputación; 2. Buscar incidir en Ejecutivo y Legislativo; y 3. Interpretar al presidente, entender el cambio. Diseñar cosas para que el gremio apoye al presidente. Complementó mencionando que hay que ver como evoluciona el péndulo de la opinión pública respecto a liderazgos que no generan resultados, ya que existe el riesgo de que llegue “alguien peor”.

LOGO-APIMEX-COLOR-small.pngPosteriormente, en el panel “¿Cómo elegir al proveedor ideal?”, Xavier Hurtado de FEMIA nos compartió información importante respecto a las razones por las que las empresas proveedoras han sido rechazadas por parte de los compradores. Entre las razones que ocurren antes de la cita de negocios (B2B), están: 1. Falta de perfil completo, 2. Tamaño de la empresa (ventas y empleados), 3. Falta de certificaciones, 4. Falta de experiencia con algunos requerimientos técnicos y 5. Bajos indicadores (KPIs, OTD, PPM, costos). En cuanto a las razones para rechazar a las empresas después de la cita de negocios (B2B), están: 6. Respuesta lenta, 7. Maquinaria y equipos lentos y obsoletos, 8. Falta de capacidad disponible para nuevos negocios, 9. Falta de integración vertical y/o cadena de suministro competitiva, 10. Faltas en modelos de costeo y cotización, 11. Bajos niveles de madurez y competitividad empresarial, 12. Sin retroalimentación de compradores, y 13. Sin acceso a incentivos de gobierno.

Xavier Hurtado también nos compartió los niveles FEMIA de alistamiento y clasificación de empresas, los cuales van desde el Bronce (empresa PYME, sin procesos definidos y sin KPIs) hasta el nivel Titanio (con equipo fuerte de manufactura esbelta, optimización sistematizada para corregir ineficiencias en la operación, altos niveles de entrega y calidad).

gustavo_prado_mexico_creativo-770x578
Gustavo Prado

Después de este panel, tuvimos la conferencia “Tendencias globales 2020” por parte de Gustavo prado de la empresa Trendo. Gustavo nos mencionó que del 2000 al 2020 nos la hemos pasado bomba y todo lo que parecía que no iba a pasar nunca, ya empezó a pasar. Ahora si viene de verdad un calentamiento global, sus consecuencias y un cambio en la manera de pensar –intrascendente- y un cambio en la manera de vivir: del que no nos salvaremos nadie. Lo que se siente ya no es angustia, sino que comienza una franca desesperación. Aparte de lo que sucede en el mundo, en México tenemos nuestra propia cola que nos pisen. Problemas locales que sufrimos como si el mundo exterior no fuera el escenario en el que viviéramos todos. El 2020 no sólo es el principio de un año, sino el principio de la década más importante de la historia de la existencia: 2020 / 2030.

Múltiples fuerzas están en juego: el cambio climático, la inteligencia artificial y la robótica van desplazando la fuerza de trabajo de todos. La economía se transforma, el calentamiento global y el descubrimiento de que no tenemos ningún control sobre ninguna de estas fuerzas y que lo que sucederá pasará cuando ahora seremos sólo juguete de la consecuencia y ya nunca más la causa. Ahora si es CUANDO EL DESTINO NOS ALCANCE…

La conferencia de Gustavo Prado fue impresionantemente buena, resulta imposible transmitir en este espacio todo lo que nos dijo respecto a la importancia de las tiendas físicas y el mito de las ventas online, inteligencia artificial, cambio climático, predicciones respecto a la situación de los recursos del planeta, clases sociales en México (racismo), habitos de consumo de hipsters y fresas,  entre otros. Una de sus conclusiones es que este no es el fin del mundo, sino que es el principio de la adaptación. Otras de sus conclusiones fue que los negocios exitosos deben centrarse en venderle productos a la base más amplia de la pirámide económica “la fortuna debajo de la base de la pirámide”.

Ryo
Ryo Zsun de Zappos

Una gran conferencia también fue la de Ryo Zsun de Zappos, quien habló de “La cultura empresarial para brindar una experiencia al cliente”. Él nos habló de los valores de la empresa y el primero y más importante es entregarles a los clientes un “wow” a través del servicio, el cual es el propósito mayor. Otros de sus valores de empresa son: abraza y conduce el cambio; crea diversión y un poco de rareza (weirdness); sé aventurero, creativo y con mente abierta; busca el crecimiento y el aprendizaje; construye relaciones abiertas y honestas a través de la comunicación; construye un equipo positivo y crea un espíritu familiar en la compañía; haz más con menos; sé apasionado y determinado; y sé humilde.

Hizo mucho énfasis en que en la empresa se vive y generan experiencias “wow”, y en este sentido nos dijo la frase “El servicio al cliente no debería ser sólo un departamento, debe ser la compañía completa” de Tony Hsieh. Nos comentó la manera en que se crea una conexión personal emocional. Nos dijo que

“Zappos es una compañía de servicios que sucede que vende _________”.

Nos habló del por qué es importante la cultura empresarial, y entre los aspectos que destacan están: el menor agotamiento, la menor rotación, la mayor productividad y la mayor rentabilidad del negocio. Al final, todo se trata de crear experiencias, por lo que te debes preguntar ¿Cómo quieres que sea descrita tu empresa por parte de tus clientes?

Cabe señalar que tuve la oportunidad de ser expositor en este evento, y mi conferencia se tituló “La Política Económica de la 4T”. Les comenté los diversos conceptos que desde este espacio he compartido con ustedes, y un tema que llamó mucho la atención fue el del crecimiento de la deuda pública durante el sexenio de Enrique Peña Nieto. En este sentido, tenemos que durante el sexenio federal que recién concluyó, la deuda pública se incrementó en 5.48 billones de pesos, lo que implica un ritmo de endeudamiento promedio durante dicho sexenio de 2,949 millones de pesos diarios. En contraste, en los primeros seis meses de 2019 la deuda neta del sector público ha aumentado sólo 136 mil millones de pesos. Respecto a estos datos, la conclusión por parte de los asistentes al Congreso de APIMEX fue que si no hubiera habido este ritmo de endeudamiento, seguramente la tasa de crecimiento del PIB en el sexenio pasado hubiese sido similar a la que hemos registrado en lo que va del sexenio de AMLO.

Desde luego que hay muchísimo más que agregar respecto a este gran evento organizado por APIMEX, pero por cuestiones de espacio, hasta aquí dejo mi comentario. No cabe duda que después de haber asistido a este III Congreso, las personas que acudieron, ahora tienen más herramientas para poder tomar mejores decisiones en sus empresas.

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt

Tres de los cuatro motores de crecimiento económico se apagaron

SHCP2018-2024a
La SHCP mantiene una expectativa de crecimiento del PIB para este año de entre 0.6% y 1.2%. 

La mayoría de los analistas económicos ubican la perspectiva de crecimiento económico para el cierre de este año en 0.5%. El Banco de México estima que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) se ubicará en un rango de entre 0.2% y 0.7% en 2019, mientras que la más optimista continúa siendo la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) que todavía ubica el crecimiento para este año en un rango de entre 0.6% y 1.2%. Muchos se preguntan el porqué de estas expectativas, y como veremos en esta entrega, esto se debe a que salvo por las exportaciones, todas las demás fuentes de crecimiento económico en México se terminaron de apagar en el segundo trimestre de 2019.

Durante la semana que recién concluyó, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informó los resultados de la Oferta y Demanda Global de Bienes y Servicios, provenientes del Sistema de Cuentas Nacionales de México (SCNM). De acuerdo a dicha información, la Oferta Global (que es igual a la Demanda Global) de Bienes y Servicios a precios corrientes sumó 33.732 billones de pesos en el segundo trimestre de 2019. De este total, lo que se produjo nacionalmente fue el 72.0% que representa la totalidad del Producto Interno Bruto (PIB), equivalente a unos 24.28 billones de pesos, mientras que el restante 28.0% consistió de importaciones de bienes y servicios (M), porcentaje que representa unos 9.44 billones de pesos.

De los 33.732 billones de pesos que sumó la Oferta Global, el 46.3% se destinó a Consumo privado (C), el 8.2% para Consumo de gobierno (G), el 14.8% para Formación bruta de capital fijo o inversión física (I), el 0.5% para Variación de existencias, el 28.8% se destinó a la Exportación de bienes y servicios (X), mientras que el restante 1.4% es una “discrepancia estadística”. Los datos del segundo trimestre de 2019 implican que con respecto al dato anual de 2018, el Consumo privado (C) aumentó su importancia relativa en 0.5 puntos porcentuales, la relevancia de la Formación bruta de capital fijo (I) cayó en 1.1 puntos porcentuales, mientras que la Exportación de bienes y servicios (X) aumentó su peso relativo en 1.0 puntos porcentuales. Esta evolución va en línea con lo que desde este espacio hemos estado señalando en el sentido de la gravedad en la caída de la inversión productiva y la relevancia que ha tenido el sector exportador para evitar un mayor descalabro económico.

Profundizando en los datos de INEGI, vemos que con cifras originales, se puede apreciar la razón de la caída anualizada del PIB de -0.8% en términos reales en el segundo trimestre de 2019.  Los datos muestran que la Importación de bienes y servicios (M) disminuyó -1.4%, lo cual en algunos casos es positivo para el crecimiento económico porque abre espacios para la producción nacional a través de sustitución de importaciones. Por su parte, el Consumo privado (C) disminuyó -0.3%, el Consumo de gobierno (G) se contrajo -2.3%, la Formación bruta de capital fijo (I) disminuyó -7.3%, mientras que el único rubro de incremento fue el de Exportación de bienes y servicios (X) que aumentó 2.5%. De esta manera queda claro que de los cuatro rubros que provocan aumento del PIB (C, G, I, X) sólo creció uno en términos reales en el segundo trimestre de 2019.   Esta evolución contrasta con el dinamismo observado en 2018, año en el que el Consumo privado (C) creció 2.2%, el Consumo de gobierno (G) subió 1.4%, la Formación bruta de capital fijo (I) aumentó 0.6%, y la Exportación de bienes y servicios (X) creció 5.7%.

Oferta y demanda global

Como ya se señaló, en el segundo trimestre de 2019 el PIB cayó -0.8%, y con los datos anteriores se puede inferir la contribución de cada componente de la demanda final para dicho resultado. Es así que el Consumo privado (C) aporto al desempeño neto del PIB una disminución de -0.2 puntos porcentuales, el Consumo de gobierno (G) contribuyó con -0.3 puntos, la Formación bruta de capital fijo (I) contribuyó con -1.5 puntos porcentuales, la Exportación de bienes y servicios (X) fue el único que aportó de manera positiva siendo ésta de +0.9 puntos, mientras que la Importación de bienes y servicios (M) aportó +0.5 puntos (esto gracias a que las importaciones disminuyeron -1.4%).

Dada esta situación, vemos que lo único que ha evitado que la economía nacional caiga en una recesión es el aumento de las exportaciones y la caída de las importaciones, lo que vuelve complicado que podamos ver una recuperación económica en el corto plazo a través de un mayor consumo privado, consumo de gobierno y formación bruta de capital fijo. En otras palabras, sin crecimiento económico pues se dificultará la creación de empleo que genere una mayor masa salarial para que los consumidores compren más. La desaceleración en el ritmo de creación de empleos en México es preocupante ya que en el periodo de agosto de 2017 al mismo mes de 2018 el número de trabajadores registrados en el IMSS creció en 770,568 personas, pero en el periodo de agosto de 2018 al mismo mes de 2019 dicho número se redijo a sólo 358,577 personas. Puesto de otra forma para dimensionar el tamaño del problema en cuanto a creación de empleo formal, tenemos lo siguiente: el 30 de noviembre de 2018 había en el IMSS un total de 20.457 millones de trabajadores asegurados y al 31 de agosto de 2019 había 20.422 millones de trabajadores, lo que significa que con respecto al día de la llegada al poder del presidente Andrés Manuel López Obrador, el número de trabajadores registrados en el IMSS ha disminuido en 35,916 personas. ¡No se han creado nuevos empleos formales en la actual administración federal!

Ahora, por el lado del Presupuesto de Egresos de la Federación 2020 tenemos que el presentado hace unos días ha sido fuertemente criticado porque parte de supuestos irreales de crecimiento económico para dicho año de entre 1.5% y 2.0%. En base a lo anterior, establece un aumento real del gasto neto pagado de 0.8%, lo que ocasionará una disminución del peso relativo del gasto público de 23.3% del PIB en 2019 a 23.1% del PIB en 2020. En cuanto a la Formación bruta de capital fijo o inversión, pues tampoco se ve una fuerza que vaya a provocar que ésta despegue, ya que los empresarios siguen mostrando incertidumbre ante la caída del crecimiento económico y por ciertas políticas públicas que no dan la suficiente certidumbre jurídica.

1449_hecho-en-mexico_620x350
Las exportaciones son el único motor de crecimiento económico de México.

Con respecto a las exportaciones, es altamente probable que éstas sigan creciendo, aunque será a una tasa más baja. El Banco de la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED) espera que este año el crecimiento del PIB de dicha nación sea de 2.2%, tasa por debajo del 3.0% observado en 2018. Mientras que la expectativa es de un aumento del PIB de 1.7% en 2020.  Siendo Estados Unidos el destino de aproximadamente el 80% de nuestras exportaciones, pues mientras su economía siga creciendo les podremos vender más, pero queda claro que la tasa de aumento de las exportaciones en 2020 probablemente sea más baja respecto de la observada este año.

Son este tipo de datos duros los que me llevan a pensar que la expectativa de un crecimiento económico de 0.5% para este año y de 1.0% o más en 2020 son optimistas, y que más bien este año el crecimiento del PIB estará en un rango de -0.5% y 0.0%, y que en el 2020 podría ser de 0.5%. Y es que sin creación de suficientes puestos de trabajo, no se fortalecerá el mercado interno, y sin crecimiento económico las empresas no pueden vender más por lo que el aumento de los salarios se dificulta. La solución al estancamiento económico tampoco llegará del gasto público ya que el Presupuesto de Egresos 2020 en el mejor de los casos implica un aumento marginal del gasto público de 0.8% en términos reales. Y por parte de los empresarios también se ve complicado ya que no hay incentivos claros para que la inversión productiva vuelva a crecer, aunque tal vez la aprobación del T-MEC en los Estados Unidos dé un respiro, pero habrá que esperar. Finalmente, queda claro que las exportaciones seguirán creciendo, pero será a una tasa más lenta en el corto plazo. Veremos si se materializa la expectativa de muchos analistas en el sentido de que los Estados Unidos entraran en una recesión en algún momento de los próximos 24 meses.

¿Qué hacer ante este panorama? Trabajar de manera intensa e inteligente, seguir estudiando y preparándonos, generar mayor valor agregado por el tiempo invertido en nuestras actividades productivas, innovar en mejores productos y procesos, ser más productivos y eficientes, atender mejor a nuestros clientes y estar más cercanos a ellos, entre otras tantas cosas. Aunque el panorama económico sea complejo, no podemos quedarnos de brazos cruzados. Si bien no depende de nosotros cambiar el entorno macroeconómico y de incertidumbre, si depende de nosotros la manera en que aprovechemos las oportunidades que se presentan.

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt

La receta para crecer una vez más

Políticas-para-hacer-frente-a-la-recesión-792x528
El premio Nobel de Economía, Robert Solow.

Diversos estudiosos del fenómeno del crecimiento económico, como el economista Robert Solow (1924), han puesto un enorme énfasis en la necesidad de las inversiones en bienes de capital como un requisito indispensable para que pueda generarse el ansiado crecimiento. Las inversiones en activos de capital, tales como fábricas, maquinaria, herramientas y otros equipos para la producción, son indispensables porque son el medio a través del cual las empresas generan ingresos y mejoran su eficiencia operativa.

Los bienes de capital mejorados aumentan la productividad del trabajo, permitiendo a las empresas pagar mejores sueldos y ser más productivas y eficientes. Más equipamiento en las fábricas provoca un incremento en la rapidez con la que se producen los bienes y servicios; además de que las nuevas inversiones suelen ahorrarle costos a las empresas, lo que le permite a éstas incrementar sus utilidades.

Con esto en mente, queda claro porque se ha argumentado tanto respecto a que buena parte de la razón por la cual el PIB cayó -0.8% en el segundo trimestre de 2019 (con cifras originales) se debe a la importante caída que ha registrado la inversión fija bruta. La evidencia estadística muestra que el coeficiente de correlación entre la tasa de crecimiento económico y la tasa de aumento de la inversión física es muy elevado, siendo éste de 0.79 para el periodo del cuarto trimestre de 2007 al segundo trimestre de 2019.

De acuerdo con cifras del INEGI, el segundo trimestre de 2019 resultó muy negativo para la inversión fija bruta total ya que su índice de volumen físico cayó -7.3% respecto al mismo trimestre de 2018, lo que representa la mayor caída anualizada para este indicador desde el cuarto trimestre de 2009, año en el que vivimos la última gran crisis económica en nuestro país. Con la caída anualizada del segundo trimestre de 2019, se acumulan tres trimestres consecutivos con caídas en este indicador, lo que es indicativo de que el freno en la inversión ya se venía arrastrando desde el cierre del sexenio anterior. Esto puede deberse a la incertidumbre generada por el cambio de gobierno federal y algunas decisiones que se anunciaron tras el triunfo electoral de Andrés Manuel López Obrador, tales como la cancelación del NAIM.

Resulta pertinente señalar que la inversión fija bruta no tuvo un desempeño muy vigoroso en el pasado sexenio del gobierno federal, ya que el crecimiento promedio anualizado entre 2013 y 2018 fue de apenas 0.8%, y no obstante esto, la tasa de crecimiento del PIB en el mismo periodo fue de 2.41%. En contraste, en el sexenio de Felipe Calderón la tasa de crecimiento promedio de la inversión fija bruta fue de 3.1%, con una tasa de crecimiento del PIB de 1.76%.

IFB México

Entrando en los detalles tenemos que la caída anualizada de -7.3% en el volumen físico de la inversión fija bruta en el segundo trimestre de 2019 se debió a la combinación de varios factores. Por un lado, tenemos que la inversión en construcción se contrajo -5.9%, mientras que la inversión en maquinaria y equipo de desplomó -9.1%. Ambas caídas son preocupantes, pero es más grave la de maquinaria y equipo porque, si tomamos en consideración la depreciación, implica un menor stock de capital por persona ocupada. Esto complica las posibilidades de aumentar la productividad de la mano de obra.

Profundizando en la caída de -5.9% en la construcción, vemos que ésta se debió a una contracción de -6.2% en la construcción residencial y una caída de -5.6% en la construcción no residencial. Por su parte, la caída de -9.1% en la inversión en maquinaria y equipo se debió a que la inversión en maquinaria y equipo nacional disminuyó -4.0%, mientras que la de origen extranjero cayó -12.4%.

La contracción de -4.0% en la inversión en maquinaria y equipo nacional se debe a que no obstante que la inversión en equipo de transporte aumentó 7.7%, la inversión en maquinaria, equipo y otros bienes se desplomó -21.4% anualizado. Por su parte, la caída de -12.4% en la inversión en maquinaria y equipo importado se debió a que el equipo de transporte importado disminuyó -6.2%, mientras que la maquinaria, equipo y otros bienes de origen importado retrocedió -13.4%. Las disminuciones en maquinaria y equipo son verdaderamente alarmantes y muestran el verdadero tamaño del freno económico que estamos viviendo y que enfrentaremos en los próximos meses. Es por ello que la expectativa, por parte de los analistas encuestados por el Banco de México, que consideran que este año el PIB crecerá 0.5% pecan de optimistas, siendo que la proyección de GAEAP está en un rango de -0.5% a 0.0%.

IFB Mexico 2

De esta manera, el balance del primer semestre de 2019 es de una caída de -4.1% en la inversión física total, lo que se debió a una caída de -2.7% en la inversión en construcción y un retroceso de -6.0% en la inversión en maquinaria y equipo total. Preocupa demasiado la contracción de -16.0% en la inversión en maquinaria, equipo y otros bienes de origen nacional y la caída de -7.9% en la maquinaria, equipo y otros bienes de origen importado.

¿Más allá de la incertidumbre generada desde el propio sector público con algunas decisiones poco amigables con el sector productivo, de qué otra manera ha contribuido el gobierno a la caída en la inversión? De acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), en el comparativo de los primeros siete meses de 2019 respecto de los mismos meses de 2018, el gasto neto del sector público presupuestario muestra una caída de -15.8% en la inversión física, lo que implica una disminución de 45,583 millones de pesos. Cabe señalar que si se excluye la inversión de PEMEX, la caída de la inversión física sería de -23.2% y es menor a los 200 mil millones de pesos en los primeros siete meses de 2019.

700x420_rodillos-carretera-istockOtra forma de ver la caída en la inversión física presupuestaria por parte del sector público federal es a través de su clasificación funcional. Los datos de la SHCP muestran que en el comparativo de los primeros siete meses de 2019 respecto de los mismos meses de 2018, la inversión en comunicaciones y transportes cayó en -40.3%, la inversión en educación se desplomó -76.2%, la de salud cayó -29.4%, mientras que la del sector energético (hidrocarburos y eléctrico) retrocedió solamente -1.4%.

Con estas cifras queda claro, que por donde se le quiera ver, México es un país que está dejando de apostarle al futuro por haber disminuido de manera tan importante su inversión física. Esta tendencia debe revertirse cuanto antes para poder revertir la caída en el PIB y continuar sentando las bases para una economía más eficiente y productiva.

Y es que además de cancelar posibilidades de crecimiento, la caída de la inversión productiva, nos coloca en una desventaja respecto a otras naciones que al realizar inversiones importantes se hacen más productivos, lo que les permitirá ser más competitivos en sus exportaciones, las cuales terminarán desplazando la producción nacional, en perjuicio de la rentabilidad de los negocios y de la creación de empleos.

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt

La pobreza salarial de México

ADN-EMPLEOINFORMALEs ampliamente conocido que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de México se ha frenado al haber registrado un nulo aumento anualizado en el segundo trimestre de 2019. Hay diversas razones que provocaron esto, entre las que destacan, la caída de la inversión productiva en 3.2% durante los primeros cinco meses de este año; el importante subejercicio del gasto público, en especial en el de inversión física; las exportaciones crecen a una tasa anual de apenas 4.2% en los primeros siete meses de 2019; además de que hay un estancamiento en el nivel de ingresos reales de la población ocupada. En esta entrega analizamos la evolución de esta última variable para comprender como es que uno de los principales motores de crecimiento económico casi se ha apagado, no obstante el considerable aumento del salario mínimo y de la población ocupada.

De acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) de INEGI, en el periodo del segundo trimestre de 2018 al mismo trimestre de 2019, la población ocupada total a nivel nacional aumentó en 1.151 millones de personas, lo que implica un incremento de 2.1%. De esta manera a junio de 2019 había en México una población ocupada total de 54.936 millones de personas, aunque desafortunadamente con un nivel de ingresos promedio muy bajo, ya que cerca del 58% de ésta se encuentra en la economía informal.

Al segundo trimestre de 2019, esta población ocupada en México estaba conformada de la siguiente manera, en función de su nivel de ingresos: había 3.219 millones de personas laborando sin recibir ingresos, 10.891 millones de personas ganando menos de un salario mínimo (s.m.) al día, 17.552 millones que ganan entre 1 y 2 s.m. diarios, 9.919 millones de personas que ganan entre 2 y 3 s.m., apenas 4.437 millones de personas ganando entre 3 y 5 s.m. y sólo 1.831 millones de personas que ganan más de 5 s.m. por día. Cabe señalar que 7.083 millones de personas ocupadas no especificaron su nivel de ingresos en la ENOE.

Ingresos 1

Si dejamos de lado la población ocupada que no especificó su nivel de ingresos, los anteriores datos implican que en nuestro país el 86.9% de la población ocupada tiene ingresos por debajo de los 308.04 pesos diarios o 9,364 pesos al mes (unos 468 dólares al tipo de cambio de 20 pesos por dólar).

Lamentablemente, no obstante el aumento del salario mínimo de 16.2% a partir del 1 de enero de 2019, el nivel de ingresos de la población ocupada en México se ha deteriorado este año en términos reales y a continuación explico las causas.

Comencemos analizando la evolución de la población ocupada por nivel de ingreso en el periodo del segundo trimestre de 2018 al mismo trimestre de 2019. Vemos que la población ocupada que no recibe ingresos disminuyó en apenas 35 mil personas, la que gana menos de 1 s.m. aumentó en 2.186 millones, los que ganan de 1 a 2 s.m. aumentaron en 2.265 millones, mientras que los que perciben de 2 a 3 s.m. crecieron en 180 mil personas. Lo desafortunado es que en el mismo periodo los que ganan de 3 a 5 s.m. disminuyeron en 2.498 millones de personas y los que perciben más de 5 s.m. bajaron en 587 mil personas. Se podría argumentar que esta evolución se debe a que el salario mínimo aumentó de manera importante, pero a pesar de esto las cifras muestran que la persona ocupada promedio en México gana en el segundo trimestre de 2019 menos que en el mismo trimestre de 2018, una vez que descontamos la inflación.

Sobre la base de la información anterior, podemos estimar que la población ocupada en México ganaba 2.16 s.m. diarios en el segundo trimestre de 2018 y en el segundo trimestre de 2019 el ingreso promedio de la población ocupada es de 1.91 s.m. Al tomar en consideración el salario mínimo nominal, vemos que en el segundo trimestre de 2018 la persona ocupada promedio percibía 190.92 pesos diarios, mientras que en el segundo trimestre de 2019 dicho nivel de ingresos promedio fue de 195.97 pesos al día, lo que implica un aumento nominal de 2.6%. Sin embargo, si tomamos en consideración que la inflación del periodo fue de 4.2%, pues esto implica que el ingreso promedio de la población ocupada cayó -1.5% en el último año.

Dados los anteriores datos, ¿cómo es posible que se hable de un mercado interno en crecimiento? Lo que sucede es que si bien la gente gana menos en términos reales, el hecho de que haya más personas trabajando es lo que provoca que crezca la masa salarial, aunque sea marginalmente. De acuerdo a estimaciones de GAEAP, la masa salarial nominal diaria pasó de 10,268.84 millones de pesos en el segundo trimestre de 2018 a 10,765.82 millones de pesos diarios en el segundo trimestre de 2019, lo que implica un aumento nominal de 4.8%. Sin embargo, al tomar en consideración la inflación del periodo, vemos que en el último año la masa salarial aumentó 0.6% en términos reales. Es por esto que decimos que uno de los principales motores de crecimiento económico ya prácticamente se ha apagado.

Ingresos 2

El aumento de la masa salarial diaria en términos reales es la razón del porque se habla de un mercado interno en crecimiento, que es el que genera el crecimiento económico inercial que habíamos venido registrando en torno al 2% anual, pero también es cierto que este aumento del mercado interno no es suficiente para que repunte la venta de ciertos bienes como automóviles, lavadoras, televisiones, entre otros. Es un crecimiento del mercado interno que beneficia principalmente a los productores yb comercializadores de artículos básicos.

Este estancamiento del ingreso promedio de la población ocupada es lo que provoca también que los negocios no puedan aumentar los precios, y que por el contrario, se presione más y más a los fabricantes erosionando márgenes de rentabilidad y capacidad de inversión de las empresas. Esta falta de inversión, a su vez provoca que haya un estancamiento de la productividad de la mano de obra, lo que a su vez limita las posibilidades de aumentar los niveles de ingreso de la población ocupada. Es decir, se genera un círculo vicioso de estancamiento de los ingresos – precios bajos – baja rentabilidad de los negocios – escasa inversión – baja productividad – bajos niveles de ingreso de la población ocupada.

que-es-un-empleo-formal-e-informal-600x345 2¿Qué hacer para revertir esta situación? Pues sin duda la apuesta debe ser por aumentar la productividad de la mano de obra, lo cual requiere forzosamente inversión productiva, en especial por parte del sector privado. Es así que se hace fundamental que el gobierno federal diseñe esquemas fiscales que incentiven la inversión productiva, además de que mejore el clima de confianza empresarial.

Otro aspecto que debe ser abordado decididamente para aumentar la productividad y mejorar las posibilidades de que las empresas puedan pagar mejores salarios, es la lucha contra la ilegalidad desde el gobierno federal, la cual se hace presente en la forma de contrabando y subvaluación de mercancías en las aduanas del país. Las importaciones de mercancías con precios ridículamente bajos, que en muchas ocasiones no cubren ni el costo de las materias primas utilizadas en su fabricación, desplazan la producción nacional y ocasionan que los fabricantes nacionales tengan que vender sus productos con precios que hacen imposible mejorar los niveles salariales de sus trabajadores. El gobierno federal debe tener bien claro que el permitir la entrada de mercancías subvaluadas porque luego estas serán comercializadas a precios bajos para la población de escasos recursos es una falacia, ya que esta importación destruye puestos de trabajo nacionales, por lo que las familias que se pretende “ayudar” haciéndose de la vista gorda por no atacar este problema, eventualmente perderán su fuente de empleo porque esas importaciones desplazan a la producción nacional.

Finalmente, otro aspecto que debe ser abordado, tanto por autoridades como por empresarios, es el de la formación laboral, la cual le da a los colaboradores de las empresas más herramientas y conocimientos para ser más productivos. En la medida en que una persona sabe hacer más actividades o se profesionaliza en lo que hace, su capacidad de generar ingresos para la organización sube y las remuneraciones que se le pueden pagar también se incrementan sin generar presiones inflacionarias.

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt

La decepción del PIB mexicano

Llevamos varias semanas en las que se han publicado indicadores que no dejan lugar a dudas de que la economía mexicana no marcha bien. La semana que recién concluye tocó el turno al dato revisado de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) durante el segundo trimestre de 2019. Y si bien, el dato preliminar alarmó a muchos, el dato revisado pues resultó peor. En esta entrega hacemos un análisis detallado de la composición del PIB nominal, así como del crecimiento del PIB real en el segundo trimestre de 2019; pero antes de ello haremos un breve recuento del crecimiento del PIB en los dos primeros trimestres de los sexenios más recientes.

Crecimiento porcentual promedio real anualizado del PIB en el primer semestre de cada sexenio (utilizando cifras originales, sin desestacionalizar):

– Carlos Salinas de Gortari: +3.4%

– Ernesto Zedillo Ponce de León: -5.3%

– Vicente Fox Quezada: +0.2%

– Felipe Calderón Hinojosa: +2.0%

– Enrique Peña Nieto: +1.4%

– Andrés Manuel López Obrador: +0.2%

PIB 83-19

Con esto en mente, ahora analizamos los datos actuales.

Distribución porcentual del PIB nominal

De acuerdo con el INEGI, en el segundo trimestre de 2019 el PIB nominal de México anualizado sumó 24.286 billones de pesos corrientes, si a esta cantidad le quitamos los impuestos a los productos (IVA, Impuestos Especiales y otros impuestos similares) por 1.396 billones de pesos, nos queda el valor agregado bruto a precios básicos, el cual fue de 22.890 billones de pesos en dicho trimestre.  Esta última cantidad es la que verdaderamente representa el valor anualizado de los bienes y servicios producidos por la economía durante los meses de abril a junio de este año. (Nota: Es importante aclarar que un PIB de 24.286 billones de pesos no significa que se hayan producido bienes y servicios por dicho valor en el trimestre, el verdadero valor sería de dicha cantidad dividida entre cuatro trimestres, o sea de 6.0715 billones de pesos, solo que por metodología mundial de cuentas nacionales se presenta el dato del PIB de manera anualizada).

Industria_de_la_ConstrucciónAhora, respecto a la distribución porcentual del PIB anualizado nominal durante el segundo trimestre de 2019, tenemos que los Impuestos a los productos representaron el 5.7% del PIB, el valor de las Actividades primarias fue de 3.5% del PIB, las Actividades secundarias representaron el 30.3%, mientras que las Actividades terciarias fueron equivalentes al 60.4% del PIB. Con estos datos queda claro que la economía mexicana es una claramente terciarizada, es decir, que tiene un énfasis principal en el comercio y los servicios.

Las actividades primarias consisten de las actividades de Agricultura, cría y explotación de animales, aprovechamiento forestal, pesca y caza, y como ya se señaló, éstas actividades representaron el 3.5% del PIB.

Las actividades secundarias, que es la industria nacional, representaron menos de una tercera parte del PIB. Su participación estuvo conformada de la siguiente manera (en paréntesis se indica el porcentaje respecto del PIB total que cada actividad representa): Minería (3.9%); Generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final (2.1%); Construcción (7.1%) e Industrias manufactureras (17.2%).

Las actividades terciarias representaron el 60.4% del PIB, y este porcentaje estuvo conformado de la siguiente manera (en paréntesis se indica la participación porcentual de cada actividad en el PIB total): Comercio al por mayor (9.1%); Comercio al por menor (9.6%); Transportes, correos y almacenamiento (6.3%); Información en medios masivos (1.5%); Servicios financieros y de seguros (3.9%); Servicios inmobiliarios y de alquiler de bienes muebles e intangibles (9.9%); Servicios profesionales, científicos y técnicos (1.9%); Corporativos (0.5%); Servicios de apoyo a los negocios y manejo de desechos y servicios de remediación (3.5%); Servicios educativos (3.7%); Servicios de salud y de asistencia social (2.1%); Servicios de esparcimiento culturales y deportivos, y otros servicios recreativos (0.4%); Servicios de alojamiento temporal y de preparación de alimentos y bebidas (2.3%);  Otros servicios excepto actividades gubernamentales (1.9%); y Actividades legislativas, gubernamentales, de impartición de justicia y de organismos internacionales y extraterritoriales (3.8%).

Crecimiento porcentual del PIB real

Con cifras originales publicadas por el INEGI, vemos que en el comparativo del segundo trimestre de 2019 respecto del mismo trimestre de 2018, el PIB total decreció -0.8% en términos reales. De esta manera, el crecimiento anualizado real del PIB durante el primer semestre de 2019 fue de 0.20%.

La evolución del PIB en el segundo trimestre de 2019 se derivó de que en dicho periodo el PIB real de las actividades primarias aumentó 1.4%, el de las actividades secundarias cayó -3.0%, mientras que el de las actividades terciarias se mantuvo sin cambio con una variación de 0.0%. A continuación se detalla la evolución de cada una de estas actividades.

En cuanto a las actividades primarias, vemos que en el comparativo del segundo trimestre de 2019 respecto de los mismos meses de 2018, la Agricultura, cría y explotación de animales, aprovechamiento forestal, pesca y caza aumentó su PIB en 1.4% en términos reales.  Cabe señalar que esta actividad creció 5.7% anualizado en el primer trimestre de 2019, por lo que se aprecia una clara desaceleración.

manufacturaLa caída de -3.0% en el PIB de las actividades secundarias se debe a que la Minería cayó -7.8%; la Generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final aumentó 0.7%; la Construcción se desplomó -6.9%; mientras que las Industrias manufactureras retrocedieron -0.2%. Respecto a esta evolución, cabe señalar que la Minería acumula 26 trimestres consecutivos con caídas anualizadas, mientras que la Construcción acumula tres trimestres consecutivos con disminuciones anualizadas. Por su parte, las Industrias manufactureras presentan su primera caída desde el primer trimestre de 2018, cuando éste cayó -0.4%.

La evolución las actividades terciarias durante el segundo trimestre de 2019 se debe al siguiente comportamiento (en paréntesis se indica la variación real respecto al mismo trimestre de 2018):  Comercio al por mayor (-4.0%);  Comercio al por menor (2.1%); Transportes, correos y almacenamiento (0.5%); Información en medios masivos (-5.0%); Servicios financieros y de seguros (2.1%); Servicios inmobiliarios y de alquiler de bienes muebles e intangibles (1.0%); Servicios profesionales, científicos y técnicos (-2.7%); Corporativos (-5.0%); Servicios de apoyo a los negocios y manejo de desechos y servicios de remediación (5.8%); Servicios educativos (-1.7%); Servicios de salud y de asistencia social (1.2%); Servicios de esparcimiento culturales y deportivos, y otros servicios recreativos (0.3%); Servicios de alojamiento temporal y de preparación de alimentos y bebidas (2.1%); Otros servicios excepto actividades gubernamentales (3.6%); y Actividades legislativas, gubernamentales, de impartición de justicia y de organismos internacionales y extraterritoriales (-3.8%).

Respecto a las actividades terciarias, se debe señalar que tanto los Servicios corporativos, como las Actividades legislativas, gubernamentales, de impartición de justicia y de organismos internacionales y extraterritoriales, acumulan tres trimestres consecutivos con caídas.

Crecimiento porcentual del PIB real de la Industria manufacturera

7b1aProfundizando en el comportamiento del PIB, en este apartado analizamos el comportamiento de la industria manufacturera. Como ya se señaló, en el segundo trimestre de 2019, el PIB de las industrias manufactureras cayó -0.19% en términos reales. Este comportamiento es producto de la siguiente evolución en cada una de las ramas manufactureras (en paréntesis se indica el porcentaje de variación respecto al segundo trimestre de 2018): Fabricación de equipo de computación, comunicación, medición y de otros equipos, componentes y accesorios electrónicos (7.0%); Fabricación de equipo de transporte (5.1%); Industria alimentaria (1.4%); Otras industrias manufactureras (0.9%); Industria de las bebidas y del tabaco (0.5%); Industria de la madera (-0.3%); Fabricación de accesorios, aparatos eléctricos y equipo de generación de energía eléctrica (-1.5%); Fabricación de productos textiles, excepto prendas de vestir (-1.6%); Industria del papel (-1.6%);  Industria química (-3.2%); Fabricación de productos a base de minerales no metálicos (-3.7%); Fabricación de maquinaria y equipo (-3.7%); Fabricación de insumos textiles y acabado de textiles (-4.4%); Industria del plástico y del hule (-4.6%); Fabricación de muebles, colchones y persianas (-5.3%); Industrias metálicas básicas (-5.5%); Curtido y acabado de cuero y piel,  y fabricación de productos de cuero, piel y materiales sucedáneos (-5.6%);  Fabricación de prendas de vestir (-6.6%); Fabricación de productos metálicos (-11.9%); Fabricación de productos derivados del petróleo y del carbón (-12.7%); e Impresión e industrias conexas (-18.4%). Como puede apreciarse, de las 21 ramas de actividad de la industria manufacturera, 16 presentaron disminución en el segundo trimestre de 2019.

Por su parte, las ramas de actividad manufacturera que ya se encuentran en recesión técnica al acumular dos o más trimestres consecutivos con caída en su PIB son las siguientes (en paréntesis se indica el número de trimestres consecutivos con disminuciones): Fabricación de productos derivados del petróleo y del carbón (22); Industria de la madera (7); Curtido y acabado de cuero y piel, y fabricación de productos de cuero, piel y materiales sucedáneos (4); Industrias metálicas básicas (4); Fabricación de productos a base de minerales no metálicos (3); Fabricación de productos metálicos (3); Fabricación de insumos textiles y acabado de textiles (2);  Impresión e industrias conexas (2); Industria química (2); y Fabricación de muebles, colchones y persianas (2). Con esto podemos ver claramente que de 21 ramas de actividad manufacturera, hay 10 que ya están en recesión técnica.

A manera de conclusión podemos señalar que los datos del PIB al segundo trimestre de 2019 confirman lo que habíamos venido advirtiendo desde este espacio, y es que si bien la economía mexicana no está aun en recesión, si hay varias actividades industriales (minería y construcción) y varias ramas manufactureras que si lo están. Vemos que las actividades terciarias tuvieron una considerable desaceleración de un crecimiento anualizado de 1.8% en el primer trimestre a uno de 0% en el segundo. Es así que es casi seguro que en las próximas semanas veremos más ajustes a la baja en la estimación de crecimiento del PIB para 2019 y 2020. En mi opinión creo que cerramos 2019 con una caída de un medio punto porcentual del PIB. Queda claro que no es el peor arranque de un sexenio en materia económica, pero si está muy lejos de lo que nos dijeron que sucedería. El gran reto es encontrar la manera de revertir esta situación y que el 2020 sea mejor.

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt

Recaudación fiscal y actividad económica en México: balance al primer semestre de 2019

dinero_okLa teoría económica nos indica que a mayor actividad económica, el sector público tendrá mayores ingresos, lo que a su vez se traduce en mayor gasto público, lo que eventualmente genera mayor crecimiento económico si este gasto tiene un elevado componente de inversión física, generando así un círculo virtuoso. En el caso de México, estamos viendo una situación en la que los ingresos del sector público crecen en términos reales, mientras que el gasto público cae de manera importante, en especial el de inversión, y en este contexto el sector público federal continúa presentando un desequilibrio fiscal que se traduce en una deuda pública que no deja de crecer. En esta entrega se presenta un breve análisis de cuál ha sido la evolución de los ingresos y gastos públicos, y cómo éstos se relacionan con el nivel de actividad económica medida a través de distintos indicadores. De igual manera, en el análisis se hace especial énfasis en la evolución de los ingresos tributarios.

Ingresos del sector público

A la par de un incremento anualizado del PIB en términos reales de apenas 0.3% en el primer semestre de 2019, con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), vemos que los ingresos totales del sector público federal presentan un incremento real de 0.6%, ya que pasaron de 2.501 billones de pesos en los primeros seis meses de 2018 a 2.622 billones de pesos en los mismos meses de 2019.  Este marginal incremento se deriva de una caída de -16.7% en los ingresos petroleros y un aumento significativo de 4.7% real en los ingresos no petroleros. Cabe señalar que en la primera mitad del 2019, los ingresos petroleros representaron apenas el 15.73% del total de ingresos del sector público, mientras que los ingresos no petroleros representaron el restante 84.27% del total. Se debe pues destacar que no obstante el casi nulo crecimiento de la economía nacional, los ingresos no petroleros del sector público aumentaron en casi 5% en la primera mitad del año, lo que indica que la autoridad fiscal está apretando más a los contribuyentes cautivos.

Es importante destacar que el aumento de 4.7% en los ingresos no petroleros se deriva de un aumento de 4.5% en los ingresos del gobierno federal, un incremento de 2.5% en los ingresos de los organismos de control presupuestario directo (IMSS e ISSSTE), y un incremento de 9.4% en los ingresos de la empresa productiva del estado (CFE).

Dentro del rubro de ingresos del gobierno federal, tenemos un dato por demás importante y es que los ingresos tributarios (impuestos) crecieron 4.4%, mientras que los no tributarios se elevaron en 5.9%. Más adelante, se explica la evolución de los ingresos tributarios del gobierno federal y cómo se relacionan éstos con la evolución económica nacional.

Ingresos sector público

Gastos del sector público

Contrario al incremento anualizado en términos reales de 0.3% en los ingresos del sector público en el primer semestre de 2019, el gasto del sector público reporta una caída de -4.5%, ya que éste pasó de 2.789 billones de pesos en los primeros seis meses de 2018 a 2.775 billones de pesos en los mismos meses de 2019. Esta evolución se deriva de una caída de -2.5% en el gasto corriente, una caída por demás relevante de -17.0% en el gasto de capital y un incremento de 5.1% en el gasto de pensiones.

Profundizando en la evolución del gasto programable corriente, vemos que éste disminuyó -5.2% debido a que el gasto en los servicios personales (nómina) disminuyó -4.8%, mientras que los gastos de operación disminuyeron -2.9%. En cuanto a los gastos programables de capital, vemos que lamentablemente, la inversión física disminuyó -17.3% en términos reales, lo que a su vez se debe a que la inversión física directa cayó -15.1% y la inversión física indirecta decreció -19.8%. Cabe señalar que la inversión física del gasto programable representó apenas el 9.82% del gasto total del sector público federal en el primer semestre de 2019 (en el primer semestre de 2018 dicho porcentaje ascendió a 11.34%, por lo que se percibe el acelerado deterioro en este indicador).

En cuanto al gasto no programable, tenemos que en la primera mitad de 2019, el costo financiero de la deuda pública creció 4.7% real respecto a los mismos meses de 2018, ya que pasó de 331.772 a 361.949 miles de millones de pesos (mmdp). Este incremento se debe a una creciente deuda pública y a un aumento generalizado en las tasas de interés que pagan los instrumentos del sector público. Por ejemplo, tenemos que la tasa de interés promedio de los Cetes a 28 días pasó de 7.46% en el primer semestre de 2018 a 8.00% en el primer semestre de 2019.  Respecto al costo financiero, se debe destacar que lamentablemente en el primer semestre de 2019, el costo financiero de la deuda pública fue 32% mayor que el gasto por inversión física de todo el sector público.  Por su parte, el gasto en participaciones creció en 4.9% en términos reales en el comparativo del primer semestre de 2019 respecto del mismo semestre de 2018.

Gasto Secctor Público I19

Balance de ingresos y gastos del sector público

Si tomamos los ingresos presupuestarios del sector público y le sustraemos el gasto neto del sector público presupuestario durante el primer semestre de 2019, vemos que hay un déficit de -153.118 mmdp, el cual se compara favorablemente respecto del déficit de -166.553 mmdp observado en el primer semestre de 2018.

De esta manera, pese al aumento en los ingresos presupuestarios del sector público y la fuerte caída en el gasto neto del sector público presupuestario, la deuda del sector público continúa creciendo. De acuerdo con información de la SHCP, el total de la deuda neta del sector público federal pasó de 10.829 billones de pesos en diciembre de 2018 a 10.965 billones de pesos en junio de 2019, lo que representa un incremento de 136 mil millones de pesos en los primeros seis meses de 2019. Cabe aclarar que este ritmo de endeudamiento es considerablemente más bajo que el observado en el sexenio anterior, en el que la deuda del sector público creció en promedio en 910 mmdp por año.

DEuda I19

Recaudación fiscal del gobierno federal

Como se señaló líneas arriba, en el comparativo del primer semestre de 2019 respecto del mismo semestre de 2018, los ingresos tributarios (impuestos) del gobierno federal crecieron 4.4% en términos reales al haber pasado de 1.558 a 1.694 billones de pesos.

A continuación  se menciona la evolución de los impuestos más relevantes durante el primer semestre de 2019: La recaudación por el Impuesto Sobre la Renta (ISR) creció 1.5% en términos reales, al haber pasado de 877.3 mmdp a  927.2 mmdp. Mientras que lo recaudado por el Impuesto al Valor Agregado (IVA) cayó -0.4% en términos reales al haber pasado de 460.8 mmdp a 477.9 mmdp. Por su parte, lo obtenido por el Impuesto Especial sobre Producción y Servicio (IEPS) a la gasolina y diésel subió 69.5% en términos reales al haber pasado de 83.8 mmdp a 147.9 mmdp. Finalmente, la recaudación por impuestos a la importación subió 11.1% en términos reales, al haber pasado de 27.6 mmdp a 32.0 mmdp.

Evolución económica y su relación con la recaudación fiscal

Como ya se señaló, esta evolución de la recaudación impositiva se da en un contexto en el que de acuerdo a la más reciente estimación oportuna del PIB, en el primer semestre de 2019 la economía creció 0.3% en términos reales respecto del mismo semestre de 2018. Por su parte, y en el mismo sentido, el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) creció también 0.3% anualizado en el comparativo de los primeros cinco meses de 2019 respecto de los mismos meses de 2018.

Por su parte, el Indicador Mensual del Consumo Privado en el Mercado Interior, muestra un aumento de apenas 1.0% real en el comparativo de los primeros cinco meses de 2019 respecto de los mismos meses de 2018. Finalmente, vemos que el valor de las importaciones de México (en términos de pesos) subió 0.6% en el comparativo del primer semestre de 2019 respecto del mismo semestre de 2018.

Relación de la recaudación fiscal y evolución económica

La recaudación por ISR es mayor que la tasa de crecimiento del PIB (1.5% vs 0.3%), lo que es indicativo de que se está apretando a las empresas con mayores actos de fiscalización. Las medidas tomadas en contra de la venta de facturas y operaciones simuladas también pueden haber jugado un papel relevante. De igual forma, el continuo retraso en la devolución de los saldos a favor de IVA para los exportadores, también juega un papel. No se considera que el gobierno federal esté tomando medidas relevantes respecto al combate a la economía informal.

Respecto a la recaudación de IVA, vemos que ésta ha caído -0.4% a pesar de que el consumo privado aumentó en 1.0%. Esto puede deberse a que los canales de comercialización formales se han visto más afectados que los informales.

Llama la atención el fuerte aumento en la recaudación de IEPS a gasolinas y diésel, esto ocurre por el menor “subsidio” otorgado a éstas por parte del gobierno federal. Hay que recordar que antes de las elecciones de 2018, el gobierno federal trató de mantener los precios de las gasolinas amortiguando las alzas cobrando menos IEPS.

Finalmente, el hecho de que la recaudación por impuestos a la importación haya aumentado en 11.1% en un contexto en el que el valor de las importaciones creció sólo 0.6% en pesos, es indicativo de que puede estarse dando un cambio en el origen de las mercancías de países con los que tenemos tratado de libre comercio a naciones con los que no lo tenemos (ej. China), mayores controles a la importación de mercancías, cambios en los hábitos de consumo hacía bienes con mayores aranceles originarios de naciones con los que no tenemos acuerdo comercial.

A manera de conclusión podemos señalar que el gobierno federal está haciendo su trabajo en cuanto a mantener finanzas públicas sanas, ya que a pesar de la caída en los ingresos petroleros, en el balance sus ingresos han aumentado. Es muy positivo que la deuda del sector público ahora crezca a un ritmo mucho más lento que en el sexenio pasado, sin embargo, preocupa que esto se dé porque el gasto público ha caído principalmente por un mucho menor gasto de inversión.

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt