Impacto del Covid-19 en la manufactura de cada estado en 2020

La industria manufacturera de México es fundamental para el crecimiento económico y la estabilidad del país. De acuerdo con cifras oficiales, en los primeros once meses de 2020 las actividades manufacturas representaron el 27.13% del total de los empleos registrados en el IMSS, además de haber generado el 89.53% del valor de las exportaciones totales de México en los primeros diez meses de dicho año.

No obstante lo anterior, la crisis económica causada por la suspensión de las actividades “no esenciales” durante abril y mayo de 2020, así como su lenta recuperación por la estrategia de comunicación de “Quédate en casa”, así como la pérdida de miles de empleos y disminución de salarios, ha causado estragos en el mercado interno, con severas implicaciones en la industria manufacturera nacional.

Esto lo confirmamos en la pasada entrega, cuando presentamos el análisis del desempeño de la industria manufacturera en México en los primeros diez meses de 2020. En esta ocasión mostramos el análisis complementario con la evolución de esta actividad en cada estado de la República Mexicana. Se presenta el análisis para dos periodos, primero el comparativo de los primeros diez meses de 2020 respecto de los mismos meses de 2019, y posteriormente el comparativo de octubre de 2020 respecto del mismo mes de 2019.

Comparativo Enero-Octubre 2020 respecto Enero-Octubre 2019

De acuerdo con las cifras de la Encuesta Mensual de la Industria Manufacturera (EMIM) de INEGI, en  el comparativo de los primeros diez meses de 2020 respecto de los mismos meses de 2019, se observa que el valor total de la producción manufacturera en México cayó -9.2% en términos nominales (-12.3% en términos reales, es decir, ajustado por inflación). No obstante lo anterior, hubo estados con afectaciones menos graves, y desde luego, otros que registraron mucho más severas que el promedio nacional.

A continuación se presenta la evolución nominal del valor de la producción manufacturera por entidad federativa en el comparativo de los primeros diez meses de 2020 respecto de los mismos meses de 2019 (las entidades están ordenadas de mejor a peor desempeño y en paréntesis se indica el porcentaje de aumento o caída): 1. Colima (9.0%), 2. Tabasco (7.4%), 3. Sinaloa (6.8%), 4. Durango (3.4%), 5. Nayarit (3.2%), 6. Baja California Sur (2.8%), 7. Michoacán (1.7%), 8. Guanajuato (-1.9%), 9. Campeche (-2.4%), 10. Yucatán (-2.7%), 11. Guerrero (-3.6%), 12. San Luis Potosí (-4.0%), 13. Aguascalientes (-4.2%), 14. Chihuahua (-4.4%), 15. Querétaro (-5.5%), 16. Baja California (-6.2%), 17. Tamaulipas (-7.6%), 18. Jalisco (-7.7%), 19. Zacatecas (-7.9%), 20. Ciudad de México (-9.2%), 21. Nuevo León (-9.5%), 22. Sonora (-11.0%), 23. Quintana Roo (-11.8%), 24. Coahuila (-11.9%), 25. Estado de México (-12.3%), 26. Chiapas (-13.2%), 27. Tlaxcala (-14.3%), 28. Puebla (-15.5%), 29. Veracruz (-16.4%), 30. Morelos (-20.2%), 31. Oaxaca (-21.3%), y 32. Hidalgo (-22.0%).

Si tomamos en consideración que la inflación promedio en los primeros diez meses de 2020 fue de 3.4% entonces queda claro que sólo Colima, Tabasco, Sinaloa y Durango observaron un incremento en términos reales; es decir, no presentaron un deterioro en su nivel real de producción en el periodo en cuestión; mientras que 28 entidades federativas si muestran retroceso.

Es importante señalar que si bien hubo 4 entidades con crecimiento en términos reales, éstas representan apenas el 2.6% del valor total de la producción nacional de la industria manufacturera en los primeros 10 meses de 2020.

De hecho para comprender mejor la relevancia del incremento o decremento del valor de la producción manufacturera en cada estado, es importante tener presente el porcentaje de contribución de cada uno al valor total de producción manufacturera a nivel nacional. A continuación se presenta lo que aporta cada estado (en paréntesis se indica el porcentaje): 1. Nuevo León (12.58%), 2. Coahuila (11.68%), 3. Estado de México (11.58%), 4. Guanajuato (9.96%), 5. Jalisco (6.63%), 6. Puebla (5.73%), 7. San Luis Potosí (4.77%), 8. Querétaro (4.52%), 9. Veracruz (3.93%), 10. Aguascalientes (3.90%), 11. Ciudad de México (3.73%), 12. Sonora (3.04%), 13. Baja California (2.68%), 14. Tamaulipas (2.16%), 15. Hidalgo (1.89%), 16. Chihuahua (1.70%), 17. Michoacán (1.62%), 18. Morelos (1.28%), 19. Oaxaca (0.96%), 20. Tabasco (0.88%), 21. Tlaxcala (0.87%), 22. Durango (0.82%), 23. Yucatán (0.78%), 24. Sinaloa (0.72%), 25. Chiapas (0.58%), 26. Zacatecas (0.50%), 27. Colima (0.18%), 28. Nayarit (0.14%), 29. Quintana Roo (0.07%), 30. Baja California Sur (0.05%), 31. Guerrero (0.05%), y 32. Campeche (0.03%).

Llama mucho la atención que cinco estados del país (Nuevo León, Coahuila, Estado de México, Guanajuato y Jalisco) generan el 52.44% del valor total de la industria manufacturera en México, mientras que los 20 estados con menos actividad manufacturera generan apenas el 17.95% del total. Esto es una muestra más de las grandes diferencias y niveles de desarrollo industrial de las regiones de México.

Comparativo octubre 2020 respecto a octubre 2019

Las estadísticas de la EMIM de INEGI dan cuenta de la recuperación del valor de la producción de la industria manufacturera en términos anualizados en septiembre y octubre (creció 4.3% y 8.5% respectivamente). Sin embargo, el aumento nominal de 8.5% observado entre octubre de 2019 y el mismo mes de 2020, no es un fenómeno generalizado para todas las entidades del país, ya que varias crecieron a doble dígito mientras otras tantas caían en proporciones similares.

A continuación se presenta la evolución del valor de la producción manufacturera en el comparativo de octubre de 2020 respecto del mismo mes de 2019 para cada estado del país (las entidades están ordenadas de mejor a peor desempleo y en paréntesis se indica el porcentaje de variación nominal): 1. Guanajuato (45.0%), 2. Baja California (27.7%), 3. Tabasco (26.1%), 4. Sonora (21.8%), 5. Aguascalientes (21.2%), 6. Colima (18.0%), 7. Coahuila (14.7%), 8. Michoacán (13.5%), 9. Puebla (9.6%), 10. Querétaro (9.2%), 11. Sinaloa (9.0%), 12. Nuevo León (8.2%), 13. Yucatán (7.3%), 14. San Luis Potosí (7.2%), 15. Baja California Sur (4.7%), 16. Zacatecas (4.0%), 17. Durango (3.6%), 18. Chihuahua (3.1%), 19. Tamaulipas (0.7%), 20. Nayarit (-0.8%), 21. Tlaxcala (-1.0%), 22. Jalisco (-1.4%), 23. Oaxaca (-1.6%), 24. Guerrero (-1.9%), 25. Estado de México (-2.2%), 26. Chiapas (-4.9%), 27. Morelos (-5.7%), 28. Quintana Roo (-5.8%), 29. Ciudad de México (-8.7%), 30. Campeche (-13.8%), 31. Veracruz (-15.4%), y 32. Hidalgo (-26.0%).

Al tomar en consideración que la inflación entre octubre de 2019 y el mismo mes de 2020 fue de 4.2%, queda claro que sólo 15 entidades observaron una tasa de crecimiento real positiva en el periodo de referencia, mientras que 17 observaron una contracción en el valor de su producción manufacturera.

Vemos que los estados de mejor desempeño manufacturero en octubre de 2020 son aquellos en los que hay una importante presencia de Fabricación de equipo de transporte; Industrias metálicas básicas;  3. Fabricación de maquinaria y equipo; Fabricación de accesorios, aparatos eléctricos y equipo de generación de energía eléctrica; y Fabricación de productos metálicos. De igual forma, las entidades con mejor desempeño son aquellas que tienen un importante volumen de exportaciones.

Conclusiones

Es de esperarse que los datos del cierre de 2020 (noviembre y diciembre) confirmen la recuperación de la industria manufacturera en México y probablemente veremos que ésta cerrará el año que recién concluyó con una caída nominal en su valor de producción de -8.3%. Sin embargo, es un hecho que veremos que muchas actividades seguirán con fuertes problemas (textil, vestido, calzado, muebles, maquinaria y equipo), mientras otras tendrán un buen desempeño (como las que se mencionan líneas arriba). Por su parte, también es de esperarse que algunos estados continuarán mostrando una sólida recuperación, mientras que a otros les tomará años recuperar lo que sus empresas manufactureras perdieron en el 2020. La vía para una recuperación más acelerada seguirá siendo la exportación, dado que el mercado interno seguirá deprimido con una tasa esperada de crecimiento de apenas el 3.0% en 2021.

Si quieres conocer más sobre el desempeño económico de algún estado en particular, contamos con los Análisis coyunturales de las economías estatales de México.

P.D. Si tú o alguien de tu empresa, quiere aprender a hacer pronósticos sobre la marcha de la economía, del desempeño de tu industria o negocio, o de cualquier variable financiera que te interese, los invitamos a inscribirte a nuestro curso de Econometría Financiera para Empresarios. En este enlace podrás obtener más información.

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt  

La recuperación económica se estanca…..en un nivel muy bajo

Cada vez son más los gobiernos estatales que imponen restricciones a la actividad económica, en aras de tratar de frenar la creciente propagación del Covid-19. Desde mi punto de vista, el limitar la actividad en algunos horarios y días no es la medida más efectiva para frenar la propagación de la enfermedad, ya que los colaboradores de muchas empresas están más seguros en los centros de trabajo que en sus casas. Muchas empresas han implementado protocolos sanitarios y eso mantiene a las personas con bajas probabilidades de contagiarse, ya sea dentro de una fábrica, tienda o restaurante.

Lo que las autoridades deben hacer es hacer obligatorio el uso del cubrebocas en todo momento cuando una persona está fuera de su casa o vehículo. De igual forma, se deben limitar las fiestas que se organizan y tienen una elevada concurrencia de personas.  Si no se toman este tipo de medidas para contener la enfermedad, de nada servirá seguir golpeando las actividades económicas y sólo se generará más desempleo, pobreza y sufrimiento.

Es en este contexto de nuevas limitaciones a la actividad económica, que se publican más indicadores que confirman que la recuperación económica en nuestro país se ha estancado, y lo peor es que lo ha hecho en un nivel de actividad muy por debajo del que registramos en 2019.

El INEGI dio a conocer los datos del Índice de Volumen Físico de la Actividad Industrial (IVFAI) y los datos son muy preocupantes ya que en septiembre la industria ya no creció respecto a agosto, y esto es relevante porque la industria en México representa poco más del 28% del Producto Interno Bruto (PIB). En esta entrega analizamos primero la evolución del IVFAI en el comparativo de agosto a septiembre de este año, y posteriormente en el comparativo de septiembre de 2020 respecto del mismo mes de 2019.

Evolución de agosto a septiembre de 2020

Con cifras desestacionalizadas, en el comparativo de agosto a septiembre de 2020, el total del volumen físico de la actividad industrial disminuyó -0.05%, con lo que se le pone freno a una racha de tres meses consecutivos en los que la actividad industrial crecía. La caída marginal de -0.05% es producto de que la Minería aumentó 0.2%; la Generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final cayó -3.1%; la Construcción decreció -5.6%; mientras que las Industrias manufactureras aumentaron 2.4%.

El aumento de 2.4% por parte de la industria manufacturera se debe a la siguiente evolución de cada una de las ramas de actividad (en paréntesis se indica el porcentaje de variación mensual): Industria alimentaria (1.2%); Industria de las bebidas y del tabaco (-2.2%); Fabricación de insumos textiles y acabado de textiles (2.8%); Fabricación de productos textiles, excepto prendas de vestir (1.2%); Fabricación de prendas de vestir (6.1%); Curtido y acabado de cuero y piel, y fabricación de productos de cuero, piel y materiales sucedáneos (3.7%); Industria de la madera (-1.1%); Industria del papel (1.4%); Impresión e industrias conexas (-1.2%); Fabricación de productos derivados del petróleo y carbón (21.7%); Industria química (0.0%); Industria del plástico y del hule (1.3%); Fabricación de productos a base de minerales no metálicos (0.8%); Industrias metálicas básicas (12.3%); Fabricación de productos metálicos (0.6%); Fabricación de maquinaria y equipo (-1.9%); Fabricación de equipo de computación, comunicación,  medición  y de  otros equipos, componentes y accesorios electrónicos (3.3%); Fabricación de accesorios, aparatos eléctricos y equipo de generación de energía  eléctrica (4.9%); Fabricación de equipo de transporte (5.1%); Fabricación de muebles, colchones  y persianas (0.9%); y Otras industrias manufactureras (1.5%).

Como puede apreciarse, la actividad industrial total se estancó entre agosto y septiembre de 2020, esto se debe porque la Generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final; así como la Construcción presentaron caídas en el mes. Por su parte, en cuanto a la Manufacturera, tenemos que 4 de las 21 ramas de actividad que la conforman, presentaron disminuciones.

Como ya lo mencioné líneas arriba, queda claro pues que la recuperación de la actividad industrial se interrumpió en septiembre y lo peor es que esto se dio en un nivel de actividad económica muy por debajo del observado el año pasado, tal y como veremos a continuación:

Evolución de enero a septiembre de 2020 vs enero a septiembre de 2019

En los primeros nueve meses de 2020 observamos que la totalidad de la actividad industrial está un 12.2% por debajo del nivel observado en los primeros nueve meses de 2019. Esto se debe a que en el mismo periodo la Minería cayó -0.8%; la Generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de  agua y de gas por ductos al consumidor final disminuyó -5.3%; la Construcción se contrajo -19.6%; mientras que las Industrias manufactureras retrocedieron -13.1%.

Entrando en el detalle de la Minería, tenemos que su caída de -0.8% se debió a que la Extracción de petróleo y gas aumentó 0.7%; la Minería de minerales metálicos y no metálicos excepto petróleo y gas decreció -7.7%; mientras que los Servicios relacionados con la minería crecieron 3.2%. 

En cuanto a la caída de -5.3% observada por la Generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de  agua y de gas por ductos al consumidor final, tenemos que dicha caída se debió a que la Generación, transmisión y distribución de energía eléctrica se contrajo -5.9%; mientras que el Suministro de agua y suministro de gas por ductos al consumidor final retrocedieron -3.1%.

La Construcción ha sido, desde hace más de dos años, un sector muy golpeado, sobre todo por la contracción de la inversión fija bruta. Su caída de -19.6% en el comparativo de los primeros nueve meses de 2020 respecto de los mismos meses de 2019 se debió a que la Edificación cayó -19.1%, la Construcción de obras de ingeniería civil disminuyó -26.4%, mientras que los Trabajos especializados para la construcción cayeron -14.0%.

En relación a las Industrias manufactureras, tenemos que su caída de -13.1% es producto de que sus 21 ramas de actividad están en 2020 en un nivel por debajo del de 2019. A continuación se presenta cada rama de actividad ordenadas de menor a mayor caída (en paréntesis se menciona el porcentaje de disminución): Industria alimentaria (-0.5%); Fabricación de accesorios, aparatos eléctricos y equipo de generación de energía  eléctrica (-3.8%); Industria química (-5.2%); Industria del papel (-6.6%);  Fabricación de equipo de computación, comunicación,  medición  y de  otros equipos, componentes y accesorios electrónicos (-9.0%); Fabricación de productos derivados del petróleo y carbón (-9.3%); Fabricación de productos a base de minerales no metálicos (-10.9%); Industria de las bebidas y del tabaco (-11.1%); Industrias metálicas básicas (-12.0%); Otras industrias manufactureras (-12.7%); Industria del plástico y del hule (-13.8%); Fabricación de productos metálicos (-14.3%); Fabricación de productos textiles, excepto prendas de vestir (-17.8%); Industria de la madera (-18.2%); Impresión e industrias conexas (-19.5%); Fabricación de muebles, colchones  y persianas (-21.6%); Fabricación de maquinaria y equipo (        -21.8%); Fabricación de equipo de transporte (-27.5%); Fabricación de insumos textiles y acabado de textiles (-36.5%); Fabricación de prendas de vestir (-37.8%); y Curtido y acabado de cuero y piel, y fabricación de productos de cuero, piel y materiales sucedáneos (-38.6%).

En el anterior listado se puede ver que hay 6 ramas de actividad con un nivel de actividad que está entre 0.5 y 10% por debajo del de 2019, hay otras 9 ramas de actividad con un nivel que está entre 11 y 20% por debajo de que tenían en 2019, hay 3 ramas de actividad con un nivel de entre 21 y 30% por debajo del de 2019 y otras 3 que tienen un nivel entre 30 y 40% por debajo del de 2019.

Reflexiones finales

Es en este contexto de una gran debilidad industrial que los estados se mueven hacía las limitaciones a la actividad económica. En anteriores entregas habíamos estimado que el balance del PIB para el 2020 sería de una caída de -8.5%, pero con los cierres que estamos viendo, y el impacto sicológico que estos causan en la población, consideramos que la caída de este año será cercana a un -10.0%.

De igual manera, la recuperación esperada para el 2021 será aun más lenta de lo que se anticipaba. Si bien preveíamos un crecimiento del PIB de 4.0%, consideramos que éste será de 3.5%, dada la debilidad del mercado interno y posibles mayores restricciones a la actividad económica en los Estados Unidos una vez que asuma la presidencia de dicho país el candidato ganador, Joe Biden.

Sigamos preparándonos para un complicado invierno en materia de salud y económica.

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt

El único motor de crecimiento económico que tenemos

Desde este espacio hemos comentado que en la actualidad el único motor que puede impulsar la recuperación de la economía nacional es el sector externo, tanto por el lado de un aumento de las exportaciones, al igual que con la contracción de las importaciones. El resto de los componentes de la demanda agregada (consumo privado, inversión física y gasto público) se encuentran colapsados y no se ve ningún factor endógeno que pueda darles impulso. Es por ello que el aumentar las ventas al exterior e implementar una política de sustitución de importaciones, debería ser la prioridad para la planta productiva nacional.

Entre marzo y abril de este año se dio una fuerte caída de las exportaciones totales, ya que éstas pasaron de 38.343 miles de millones de dólares (mmdd) a apenas 23.385 mmd, lo que representa un retroceso de -39.0%. Las exportaciones mexicanas tocaron fondo en mayo cuando estas sumaron sólo 18.070 mmdd, pero desde entonces éstas se han venido recuperando hasta regresar a un nivel de 35.662 mmdd en el pasado mes de julio.  Sabemos que el camino hacia una recuperación plena de las exportaciones será largo, ya que en el acumulado de los primeros siete meses de 2020 se aprecia que el valor de éstas se encuentra 17.9% por debajo del observado en los mismos meses de 2019. Sin embargo, es de esperarse que en la medida en que se recupera la economía mundial, y en especial la de Estados Unidos, las exportaciones de México seguirán creciendo.

exportacionescaida-focus-0-0-983-557

En el mismo sentido, se debe destacar que como consecuencia de la caída en las exportaciones y de la crisis económica que vivimos en México, es que en observamos un comportamiento similar en el valor de las importaciones totales, las cuales pasaron de 35.007 mmdd en marzo de este año a apenas 21.592 mmdd en el pasado mes de mayo. Desde entonces las importaciones se han venido recuperando hasta sumar 29.864 mmdd en julio. De esta manera, tenemos que en el acumulado de los primeros siete meses de este año en comparación con los mismos meses de 2019, las importaciones presentan una contracción de 20.5%.

X M Totales Jul20

Derivado de que el valor de las importaciones totales ha caído más que el de las exportaciones totales, es que pasamos de registrar un superávit comercial de 1.945 miles de millones de dólares (mmdd) en los primeros siete meses de 2019 a uno de 8.458 mmdd en los mismos meses de 2020. Este superávit comercial es sin duda un pequeño impulso para la economía nacional, aunque como veremos más adelante, no se ha traducido del todo en un impulso para el sector manufacturero nacional, ya que éste sector disminuyó el superávit comercial que venía presentando.

Con esto en mente, pasamos ahora a analizar cómo se ha comportado el comercio de las manufacturas en el comparativo del segundo trimestre de 2020 respecto del mismo trimestre de 2019.

Comercio exterior de manufacturas en el segundo trimestre de 2020

El rubro y el periodo de mayor afectación del comercio exterior es el de las manufacturas en el comparativo del segundo trimestre de 2020 respecto del mismo trimestre de 2019. Tenemos que de acuerdo con cifras del INEGI en el segundo trimestre de 2019 las exportaciones de manufacturas sumaron 106.069 mmdd, mientras que en el mismo trimestre de 2020 cayeron hasta los 62.102 mmdd, lo que implica una disminución de -38.6%. En cuanto a las importaciones de manufacturas, tenemos que éstas pasaron de 97.841 mmdd en el segundo trimestre de 2019 a 66.970 mmdd en el mismo trimestre de 2020, lo que implica una reducción de -31.6%. De esta manera, derivado de que en el sector manufacturero cayeron más las exportaciones que las importaciones, es que pasamos de tener un superávit comercial en la industria manufacturera de 8.228 mmdd en el segundo trimestre de 2019 a un déficit de -1.868 mmdd en el segundo trimestre de 2020.

No obstante lo anterior, cabe señalar que en el acumulado de los primeros seis meses de 2020 respecto de los mismos meses de 2019, vemos que las exportaciones manufactureras pasaron de 200.686 mmdd a 161.268 mmdd, lo que implica una caída de -19.6%; mientras que el valor de las importaciones manufactureras pasaron de 192.395 mmdd en el primer semestre de 2019 a 157.398 mmdd en los mismos meses de 2020, lo que representa una disminución de -18.2%. Dado lo anterior es que la industria manufacturera pasó de tener un superávit comercial de 8.290 mmdd en el primer semestre de 2019 a uno de 3.869 mmdd en los mismos meses de 2020, esto es un superávit 53.3% más pequeño.

X M Manufacturas

Entrando en los detalles de la parte de las exportaciones manufactureras, a continuación se presenta la evolución de cada rama de actividad (en paréntesis se menciona el porcentaje de variación en el periodo del segundo trimestre de 2020 respecto del mismo trimestre de 2019): Alimentos, bebidas y tabaco (-2.1%); Textiles, artículos de vestir e industria del cuero (-36.9%); Industria de la madera (-21.0%); Papel, imprentas e industria editorial (-2.4%); Química (-6.8%); Productos plásticos y de caucho (-31.6%); Fabricación de otros productos minerales no metálicos (-26.9%); Siderurgia (-20.2%); Minerometalurgia (-7.6%); Productos metálicos, maquinaria y equipo (-44.8%); y Otras industrias manufactureras (-27.0%).

Profundizando en el rubro de exportación de Productos metálicos, maquinaria y equipo, mismo que representó el 77.5% del valor total de las exportaciones manufactureras en el segundo trimestre de 2019, tenemos lo siguiente (en paréntesis se indica el porcentaje de variación en el periodo del segundo trimestre de 2020 y el mismo trimestre de 2019): Para la agricultura y ganadería (-38.6%);  Para transportes y comunicaciones (-66.3%); Maquinaria y equipo especial para industrias diversas (-21.3%); Productos metálicos de uso doméstico (-18.3%); Equipo profesional y científico (-25.6%); Equipo y aparatos eléctricos y electrónicos (-27.9%); y Aparatos de fotografía, óptica y relojería (-50.6%).

X M Manufacturas 2

Ahora, en cuanto al detalle de la evolución de las importaciones manufactureras, tenemos lo siguiente (en paréntesis se menciona el porcentaje de variación en el periodo del segundo trimestre de 2020 respecto del mismo trimestre de 2019): Alimentos, bebidas y tabaco (-17.1%); Textiles, artículos de vestir e industria del cuero (-34.9%); Industria de la madera (-31.0%); Papel, imprentas e industria editorial (-20.4%); Química (-11.9%); Productos plásticos y de caucho (-33.7%); Fabricación de otros productos minerales no metálicos (-33.8%); Siderurgia (-33.5%); Minerometalurgia (-39.9%); Productos metálicos, maquinaria y equipo (-33.2%); y Otras industrias manufactureras (-39.7%).

Profundizando en las importaciones del rubro de Productos metálicos, maquinaria y equipo, mismo que representó el 60.8% del valor total de las importaciones manufactureras en el segundo trimestre de 2019, tenemos lo siguiente (en paréntesis se indica el porcentaje de variación en el periodo del segundo trimestre de 2020 y el mismo trimestre de 2019): Para la agricultura y ganadería (-22.6%); Para transportes y comunicaciones (-58.0%); Maquinaria y equipo especial para industrias diversas (-22.3%);  Productos metálicos de uso doméstico (-23.3%); Equipo profesional y científico (-15.6%); Equipo y aparatos eléctricos y electrónicos (-27.5%); y Aparatos de fotografía, óptica y relojería (-58.5%).

Saldo de la balanza comercial de la industria manufacturera

Derivado de lo anteriormente expuesto, es que en el segundo trimestre de 2020 se presentan los siguientes saldos de la balanza comercial de las diferentes ramas de actividad de la industria manufacturera (en paréntesis se indica el monto de dicho saldo en dólares estadounidenses): Alimentos, bebidas y tabaco (+2.169 mmdd); Textiles, artículos de vestir e industria del cuero (-0.790 mmdd); Industria de la madera (-0.102 mmdd); Papel, imprentas e industria editorial (-1.037 mmdd);  Química (-3.817 mmdd); Productos plásticos y de caucho (-2.518 mmdd); Fabricación de otros productos minerales no metálicos (+0.231 mmdd); Siderurgia (-1.664 mmdd); Minerometalurgia (+0.860 mmdd); Productos metálicos, maquinaria y equipo (+5.630 mmdd) y Otras industrias manufactureras (-0.830 mmdd).

Profundizando en el saldo de la balanza comercial de la rama de Productos metálicos, maquinaria y equipo, tenemos lo siguiente: Para la agricultura y ganadería (-0.094 mmdd); Para transportes y comunicaciones (+6.990 mmdd); Maquinaria y equipo especial para industrias diversas (+1.250 mmdd); Productos metálicos de uso doméstico (+1.081 mmdd); Equipo profesional y científico (+0.558 mmdd); Equipo y aparatos eléctricos y electrónicos (-4.156 mmdd); y Aparatos de fotografía, óptica y relojería (+0.001).

Con estos datos queda claro, que a pesar del cierre de la actividad productiva en la mayor parte del segundo trimestre de 2020, la rama de actividad manufacturera de mejor desempeño en ese periodo fue la de Transportes y comunicaciones con un  superávit en su balanza comercial de +6.990 mmdd. Mientras que la rama de peor desempeño fue la de Equipo y aparatos eléctricos y electrónicos con un déficit de -4.156 mmdd.

Como se señaló líneas arriba, las exportaciones se han venido recuperando gradualmente y si bien cerraremos el 2020 con un nivel de ventas al exterior inferior al observado en 2019, el sector exportador tiene un enorme potencial de crecimiento en el 2021, lo cual convertirá a esta actividad en el principal, motor de crecimiento en los próximos años.

Factores que impulsarán el sector exportador en el corto y mediano plazos

Un factor que impulsa las exportaciones es el tipo de cambio, mismo que pasó de 19.12 pesos por dólar en el segundo trimestre de 2019 a 23.33 pesos por billete verde en el segundo trimestre de 2020, lo que implica que el dólar subió en 22.0%. En un contexto de baja inflación en México, esto es un importante impulso para el sector exportador, ya que los productos mexicanos se han  vuelto más baratos en los Estados Unidos, sobre todo si se compara con el hecho de que en el mismo periodo el tipo de cambio del yuan chino y el dólar estadounidense pasó de 6.82 yuanes por dólar a 7.09 yuanes por billete verde, lo que implica que para los chinos el dólar sólo de encareció en apenas 3.9%.

World-Economy-debt-9230281

La mayor depreciación del peso mexicano, sumado a que subsiste el conflicto comercial entre China y Estados Unidos, abre una magnífica oportunidad para que en la medida en que se recupera la economía de Estados Unidos, nuestro país pueda aumentar sus ventas a dicha nación. Es verdad que la economía de nuestro vecino del norte tardará un par de años en recuperarse al nivel que tenía en 2019, pero la realidad es que es un mercado tan grande que si México desplaza a China como proveedor de la mayoría de sus bienes manufacturados, nuestro país tiene posibilidades de aumentar sus exportaciones tan pronto como en 2021.

Finalmente, nos queda el tema de la implementación de una política de sustitución de importaciones. Este punto es fundamental para tener una recuperación económica más rápida ya que en la medida en que los fabricantes nacionales puedan producir lo que usualmente se importaba, aumentará el efecto multiplicador por cada peso gastado en productos hechos en México. Esto no es fácil y requiere un diálogo sólido entre fabricantes y sus proveedores, con el fin de que de manera conjunta se pueda trabajar en desarrollar la proveeduría que actualmente se trae del extranjero. Esto implica que haya certeza en las relaciones entre ambos grupos: que el proveedor sepa que si va a invertir en un desarrollo, los fabricantes locales se lo van a comprar, y que el fabricante sepa que va a contar con proveedores de calidad que con confiables en sus entregas. Finalmente, el encarecimiento del tipo de cambio es un factor adicional que apoya para que tengamos proveeduría local a precios competitivos, se puede aprovechar la coyuntura.

A manera de conclusión sólo queda agregar que la recuperación económica de México va a tardar muchos años, tal vez sea hasta el 2023 en el mejor de los casos, pero hay quienes la ubican hasta el 2025. Necesitamos encontrar maneras de que ésta sea más rápida. Ya sabemos que no contamos con el gobierno federal. Los empresarios debemos buscar los mercados alternos. No es fácil exportar, pero si se comienza con el proceso cuanto antes, más pronto llegaremos a donde queremos estar.

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt

La crisis económica y las entidades federativas en el primer trimestre de 2020

México vive un verdadero apocalipsis en materia económica. El INEGI recién informó que en el segundo trimestre de 2020, de acuerdo con la Estimación Oportuna del Producto Interno Bruto con series desestacionalizadas, el valor de producción de bienes y servicios mostró un retroceso real anual de -18.9%, lo cual fue producto de que las actividades primarias cayeron -0.3%, las secundarias se colapsaron en -26.0%, mientras que las terciarias disminuyeron -15.6%.  De esta manera, en el acumulado del primer semestre de 2020, el PIB registra una disminución de -10.5% respecto a igual semestre de 2019.

En este contexto, desde este espacio hemos dado cuenta de la información publicada por el INEGI que muestra lo mal que les ha ido a las entidades federativas en México en variables como el valor de la manufactura y de la construcción, así como el desempeño del comercio y del empleo; sin embargo, es importante también presentar los datos agregados que nos indiquen la salud general de las economías locales.

En este sentido, el INEGI publicó los datos del Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal (ITAEE) durante el primer trimestre de 2020 y con ello podemos ver cómo llegaron los diferentes estados del país a enfrentar la crisis ocasionada por el COVID-19 y el cierre de la actividad económica. El ITAEE es una buena aproximación a un PIB estatal, por lo que su evolución en el primer trimestre del año da cuenta del desempeño económico de cada entidad justo antes de que comenzara la peor crisis económica de México desde 1932.

Total

En el comparativo del primer trimestre de 2020 respecto del mismo trimestre de 2019, vemos que en cuanto al ITAEE de la totalidad de la economía, sólo 7 entidades federativas crecieron, mientras que las restantes 25 ya mostraban retrocesos desde antes de que iniciara la crisis del COVID-19. Las cinco entidades líderes en crecimiento fueron: Tabasco (+9.2%), Colima (+2.6%), Sonora (+2.1%), Veracruz (+1.5%) y Chiapas (+0.5%). De acuerdo con las cifras más recientes, la contribución al PIB nacional de cada una de estas entidades fue de la siguiente manera: Tabasco aporta el 2.2%, Colima el 0.6%, Sonora el 3.4%, Veracruz el 4.4% y Chiapas el 1.5%. De esta manera, queda claro que los cinco estados de mejor desempeño económico en los primeros tres meses de 2020 generan aproximadamente el 12.1% del PIB nacional.

Por su parte, las cinco entidades de peor desempeño en el ITAEE total en el primer trimestre de 2020, son: Puebla (-4.7%), Hidalgo (-4.9%), Coahuila (-5.8%), Quintana Roo (-5.9%) y Baja California Sur (-6.8%). Cabe señalar que de acuerdo con las cifras más recientes, la contribución al PIB de cada una de estas entidades fue como sigue: Puebla aporta el 3.3%, Hidalgo el 1.7%, Coahuila el 3.7%, Quintana Roo el 1.6% y baja California Sur el 1.0%. La contribución al PIB de los cinco estados de peor desempeño económico en el primer trimestre de 2020 sumó 11.3%.

ITAEE Total

Actividades primarias

En cuanto al desempeño del ITAEE en las actividades primarias (agricultura, ganadería, pesca, forestal. Etc.), tenemos que 23 entidades presentaron incremento, mientras que 9 observaron caídas. Las cinco entidades de mejor desempeño anualizado en el primer trimestre de 2020 fueron: Zacatecas (+18.2%), Estado de México (+18.1%), Nuevo León (+15.4%), Tamaulipas (+11.9%) y Campeche (+10.9%). Por su parte, las cinco entidades de peor desempeño fueron: Jalisco (-4.3%), Tlaxcala (-10.0%), Sinaloa (-10.0%), Hidalgo (-15.0%) y Quintana Roo (-23.0%).

ITAEE Primarias

Actividades secundarias

Las actividades secundarias constituyen la industria nacional, la cual tiene cuatro actividades: minería; electricidad, gas y agua; construcción y manufacturas. En el primer trimestre de 2020, sólo 7 entidades mostraron incremento en estas actividades, mientras que 25 observaron caídas. Las cinco entidades de mejor desempeño en las actividades secundarias en el comparativo del primer trimestre de 2020 respecto del mismo trimestre de 2019 fueron: Tabasco (+14.8%), Colima (+10.0%), Sonora (+4.2%), Veracruz (3.0%) y Yucatán (+1.0%). Por su parte, los cinco estados con el peor desempeño en la industria son: Guerrero (-10.5%), Puebla (-11.2%), Nayarit (-16.4%), Quintana Roo (-16.5%) y Baja California Sur (-27.7%).

ITAEE Secundarias

Respecto a la industria manufacturera, de igual manera, solamente 9 entidades mostraron aumento, mientras que 23 presentaron caídas. Los cinco estados de mejor desempeño en el periodo del primer trimestre de 2020 respecto del mismo trimestre de 2019, son: Tabasco (+12.2%), Michoacán (+9.4%), Baja California Sur (+7.9%), Yucatán (+5.5%) y Guanajuato (+5.3%). Respecto a estos datos vale la pena destacar que de acuerdo con información de la Encuesta Mensual de la Industria Manufacturera, en el primer trimestre de 2020, la contribución de cada uno de estos estados al valor de la producción manufacturera nacional fue de la siguiente manera: Tabasco con el 0.8% del total, Michoacán con el 1.4%, Baja California Sur con el 0.04%, Yucatán el 0.7% y Guanajuato el 10.1%. Estos cinco estados generaron el 13.04% del valor de la producción manufacturera en el primer trimestre de 2020.

En cuanto a los estados con peor desempeño  en el ITAEE de manufacturas en el primer trimestre de 2020, tenemos a los siguientes: Hidalgo (-6.6%), Oaxaca (-7.0%), Coahuila (-7.9%), Puebla (-13.9%) y Chiapas (-16.2%). Cabe señalar que la contribución de estos estados al valor de la producción manufacturera en el primer trimestre de 2020 fue de la siguiente manera: Hidalgo (2.0%), Oaxaca (0.9%), Coahuila (10.9%), Puebla (6.1%) y Chiapas (0.6%). Estos cinco estados generaron el 20.5% del valor de la producción manufacturera en los primeros tres meses de 2020.

ITAEE Manufacturas

Actividades terciarias

En relación a las actividades terciarias, las cuales están conformadas por comercio y servicios, tenemos que 10 estados presentaron incrementos y 22 muestran caídas. Las cinco entidades de mejor desempeño del ITAEE en el primer trimestre de 2020 fueron: Chiapas (+2.7%), Campeche (+2.2%), Sinaloa (+2.2%), baja California (+1.3%) y tabasco (+0.8%). Contrario a esta evolución, los cinco estados de peor desempeño anualizado en las actividades terciarias en el primer trimestre de 2020 fueron: Ciudad de México 8-1.7%), Guerrero (-2.0%), Coahuila (-2.1%), Hidalgo (-2.9%), y Quintana Roo (-4.1%).

ITAEE Terciarias

Engrando en el detalle de las actividades terciarias, tenemos la evolución del ITAEE del comercio al por mayor y por menor, y vemos que 12 entidades presentan incrementos, mientras que 20 observaron caídas desde antes de que comenzara la crisis económica. En el primer trimestre de 2020, las cinco entidades de mejor desempeño anualizado fueron: Campeche (+10.7%), Baja California (+4.5%), Estado de México (+4.4%), Sinaloa (+4.3%) y Chiapas (+4.2%). Ahora, las cinc o entidades de peor desempeño fueron las siguientes: Aguascalientes (-5.7%), Coahuila (-5.7%), Quintana Roo (-7.7%), Ciudad de México (-8.2%) e Hidalgo (-8.9%).

ITAEE Comercio

¿Qué podemos concluir de todo esto?

De manera general, lo que estos datos nos indican es que la mayoría de los estados del país llegaron en una situación recesiva a enfrentar la crisis del COVID-19. Desde luego que la falta de recursos propios o su incapacidad de adquirir deuda ha impedido que algunos gobernadores puedan, desde lo local, implementar medidas contracíclicas efectivas para evitar una mayor catástrofe económica en las entidades.

Y pues desde el gobierno federal, en donde reside la mayor responsabilidad, no se han implementado políticas económicas para apoyar a las fuentes de empleo. Esto se ha traducido en una grave crisis económica con millones de desempleados, subempleados, personas que han visto recortados sus ingresos, negocios que cierran para siempre, entre otros. El daño ha sido terrible, ninguna de las crisis económicas vividas en las décadas de los ochentas o noventas se parece en lo más mínimo a lo que ahora enfrentamos, con un gobierno federal ajeno al daño que han causado y que, aunque quisiera, no saben cómo arreglar lo que descompusieron.

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt

Industria y empleo: peor que una economía en guerra

Cada semana se publican más y más datos que dan cuenta del desastre económico que fue causado por el draconiano cierre de la actividad económica, el cual fue decretado en México por las autoridades federales, sin haber entendido el proceso de contagios y haciendo una mala copia de los cierres económicos realizados en China, Italia, España, Estados Unidos, entre otros. Es así que los costos económicos y sociales de las decisiones gubernamentales comienzan a verse plasmados en los indicadores económicos. En esta entrega veremos los datos de la producción industrial y un recuento de la evolución del empleo formal por actividad económica y entidad federativa.

Total de la industria

La semana que recién concluye, el INEGI informó respecto de la evolución del Índice de Volumen Físico de la Actividad Industrial (IVFAI) durante el pasado mes de abril y los datos son terriblemente alarmantes. Con cifras originales, en el comparativo de abril de 2020 respecto del mismo mes de 2019, tenemos que el IVFAI cayó -29.3%, lo que constituyó su mayor disminución anualizada desde que se mide este indicador (1993). Esta contracción se debió a que la minería cayó -3.6%; la electricidad, gas y agua disminuyeron -3.5%, la construcción se redujo -38.0%, mientras que las industrias manufactureras retrocedieron -35.3%. De esta manera, en el comparativo del acumulado de los primeros cuatro meses de 2020 respecto de los mismos meses de 2019, la totalidad de la actividad industrial registró una caída de -9.3%, producto de un incremento de 2.4% en la minería; retroceso de -0.7% en electricidad, gas y agua; caída de -15.4% en construcción y contracción de -10.9% en las industrias manufactureras. Hasta el primer cuatrimestre del año la evolución de la actividad industrial en su conjunto es similar a la que vivimos con la crisis económica del 2009, aunque sabemos que esta crisis económica apenas comienza, por lo que el saldo esperado para todo el año es de una caída del IVFAI de entre -12.0% y -15.0%.

IVFAI Abr20-1

Industria de la construcción

En cuanto a la industria de la construcción, la cual no fue declarada como actividad esencial durante los meses de abril y mayo, registró una caída de -38.0% en el comparativo de abril de 2020 respecto del mismo mes de 2019. De igual manera, esta es la mayor caída en el sector desde que se tienen registros. Esta evolución fue producto de una caída de -40.4% en las obras de edificación, disminución de -31.9% en la construcción de obras de ingeniería civil y colapso de -33.0% en los trabajos especializados para la construcción. De esta manera, en el acumulado de los primeros cuatro meses de 2020 respecto de los mismos meses de 2019, vemos que la industria de la construcción presenta una caída de -15.4%, producto de que las obras de edificación se cayeron -14.4%, la construcción de obras de ingeniería civil se contrajeron -21.1%, mientras que los trabajos especializados para la construcción cayeron -14.0%.

El colapso de la industria de la construcción durante abril de este año es muy preocupante por varias razones. Primero, porque la industria de la construcción es un indicador adelantado, mismo que incide en 66 ramas de actividad, por lo que su fuerte caída confirma los pronósticos de que este año será uno en el que en el mejor de los casos veremos una caída del PIB de entre 8% y 12%. En segundo lugar, porque nos habla de una cancelación de muchos de los proyectos de inversión, mismos que eran fundamentales para sentar las bases de una economía con perspectivas de crecer en los próximos años.

Industria manufacturera

En cuanto a la industria manufacturera, vemos que ésta presenta una caída de -35.3% en el comparativo de abril de 2020 respecto de los mismos meses de 2019. Esta terrible evolución es también la mayor desde que se tienen registros y es producto de lo siguiente (en paréntesis se indica el porcentaje de variación y las actividades están ordenados de mejor a peor desempeño): Industria alimentaria (+1.2%); Fabricación de productos derivados del petróleo y carbón (-4.7%); Industria química (-7.7%); Fabricación de accesorios, aparatos eléctricos y equipo de generación de energía  eléctrica (-10.0%); Industria del papel (-13.0%); Industrias metálicas básicas (-24.9%); Fabricación de equipo de computación, comunicación,  medición  y de  otros equipos, componentes y accesorios electrónicos (-28.3%); Otras industrias manufactureras (-32.9%); Industria del plástico y del hule (-35.9%); Industria de las bebidas y del tabaco (-37.0%); Industria de la madera (-38.1%); Fabricación de productos a base de minerales no metálicos (-39.2%); Fabricación de productos metálicos (-40.4%); Fabricación de maquinaria y equipo (-43.3%); Impresión e industrias conexas (-49.9%); Fabricación de muebles, colchones  y persianas (-66.1%); Fabricación de productos textiles, excepto prendas de vestir (-67.8%); Fabricación de insumos textiles y acabado de textiles (-77.8%); Fabricación de prendas de vestir (-77.9%); Fabricación de equipo de transporte (-85.3%); Curtido y acabado de cuero y piel, y fabricación de productos de cuero, piel y materiales sucedáneos (-86.9%). Vemos que de 21 ramas de actividad solamente una registró incremento.

Con estos datos queda claro que la decisión del gobierno federal de cerrar la actividad económica durante abril y mayo, sin tomar en cuenta consideraciones demográficas ni regionales, golpeó a prácticamente toda la industria, pero en especial a las manufacturas de textil, vestido, automotriz, curtiduría, calzado y marroquinería. En el caso de automotriz no cabe duda que conforme se reactive la actividad internacional, pronto ésta ira recuperando su nivel de actividad, pero en el caso de las industrias textil vestido, calzado, curtiduría y marroquinería, el golpe ha sido brutal, y lo peor es que se espera que los datos de actividad de mayo sean igual o peor de malos que los de abril. Y es que estos sectores ya habían sido severamente golpeados en los años recientes por problemas como el contrabando y la subvaluación de mercancías en las aduanas del país, por lo que el cierre de actividad se suma a los problemas ya existentes para crear un escenario catastrófico con pérdida de miles de empleos y cierre definitivo de la actividad de decenas de empresas.

IVFAI Abr20-2

En cuanto a la evolución de la industria manufacturera en el acumulado de los primeros cuatro meses de 2020 respecto de los mismos meses de 2019, tenemos que ésta se contrajo -10.9%, producto de la siguiente evolución (en paréntesis se indica el porcentaje de variación y los datos están ordenados de mejor a peor desempeño): Industria alimentaria (2.5%); Fabricación de insumos textiles y acabado de textiles (-0.8%); Industria de la madera (-1.7%); Industria de las bebidas y del tabaco (-4.2%); Otras industrias manufactureras (-4.3%); Fabricación de maquinaria y equipo (-8.4%); Fabricación de productos metálicos (-9.3%); Curtido y acabado de cuero y piel, y fabricación de productos de cuero, piel y materiales sucedáneos (-9.8%); Fabricación de productos derivados del petróleo y carbón (-10.0%); Fabricación de productos textiles, excepto prendas de vestir (-10.4%); Fabricación de productos a base de minerales no metálicos (-11.7%); Industria del plástico y del hule (-13.6%); Impresión e industrias conexas (-14.0%); Fabricación de equipo de computación, comunicación,  medición  y de  otros equipos, componentes y accesorios electrónicos (-14.1%); Fabricación de accesorios, aparatos eléctricos y equipo de generación de energía  eléctrica (-16.2%); Fabricación de muebles, colchones  y persianas (-18.8%); Fabricación de equipo de transporte (-20.8%); Industria del papel (-25.2%); Fabricación de prendas de vestir (-26.9%); Industria química (-29.0%); e Industrias metálicas básicas (-29.5%). Nuevamente vemos que de 21 ramas de actividad manufacturera, solamente una presenta aumento en términos reales.

Estos indicadores se dicen fácil, pero hay que entender que con la contracción de la actividad económica, viene aparejada una disminución de los empleos formales e informales. A continuación veremos cuál ha sido la evolución del empleo registrado en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS):

Empleo en el IMSS

En el comparativo de febrero  a mayo de 2020, vemos que el total de trabajadores registrados en el IMSS disminuyó en 1.030 millones de personas. Esta enorme pérdida de empleos formales se debido a la siguiente evolución (en paréntesis se indica la variación nominal): Agricultura, Ganadería, Silvicultura, Pesca y Caza (-59,028); Industrias Extractivas (-7,349); Industrias de  Transformación (-210,920); Industria de  la Construcción (-262,317); Industria Eléctrica y Captación y Suministro de  Agua Potable (-576); Comercio (-97,079); Transportes y Comunicaciones (-36,778); Servicios para Empresas, Personas y El Hogar (-367,473); y Servicios Sociales y Comunales (11,154). Con estos datos queda claro que la industria perdió 481,162 empleos formales en el periodo de febrero a mayo de 2020, y lo que es peor es que la pérdida de empleos seguirá en muchas empresas aunque paulatinamente se haya retomado la actividad económica en junio y los meses siguientes.

IMSS May20

Ahora, en cuanto a la evolución por entidad federativa en el periodo de febrero a mayo de 2020, tenemos lo siguiente (en paréntesis se muestra la variación y los estados están ordenados de mejor a peor desempeño en valores absolutos): Tlaxcala (-3,336); Tabasco (-4,117), Colima (-4,223), Campeche (-5,465), Chiapas (-5,743), Zacatecas (-6,689), Durango (-7,487), Morelos (-7,735), Oaxaca (-10,797), Hidalgo (-12,158), Guerrero (-12,312), Aguascalientes (-12,740), Michoacán (-14,566), Baja California (-17,450), Nayarit (-17,565), Yucatán (-18,814), San Luis Potosí (-18,930), Baja California Sur (-22,445), Tamaulipas (-27,957), Chihuahua (-31,191), Sonora (-32,751), Coahuila (-33,261), Querétaro (-34,107), Puebla (-36,426), Guanajuato (-42,416), Sinaloa (-43,597), Veracruz (-46,300), Mexico (-58,652), Jalisco (-67,642), Nuevo León (-85,385), Quintana Roo (-113,798) y Distrito Federal (-174,311).

¿Qué puede hacer el gobierno federal para que la actividad económica se recupere en un periodo menos largo? Sin duda hay muchas cosas que se pueden realizar y que no requieren de un presupuesto. En primer lugar tenemos el combatir el contrabando y la subvaluación de todo tipo de mercancías en las aduanas del país. Esto requiere ajustes normativos para que la autoridad tenga más elementos para desechar el valor de las mercancías cuando éstas pretenden ser ingresadas al país con precios ridículamente bajos. También se debe sancionar al contrabando no documentado como Delito Grave del Orden Federal. De igual manera, se pueden fortalecer los esquemas como el de créditos FONACOT para que se incentive el consumo de productos hechos en México por parte de quienes gozan de dicha prestación. También es importante fomentar el Programa IMPULSO NAFIN + ESTADOS para que más empresas puedan acceder al financiamiento bancario con tasas de interés no mayores al 13.9% anual. Otro aspecto que es muy relevante es que las grandes cadenas nacionales y tiendas departamentales reviertan la prioridad que le dan a los productos importados respecto de los nacionales y tengan un mejor trato con sus proveedores nacionales, a quienes en múltiples ocasiones les cobran todo tipo de descuentos y bonificaciones en aras de mantener ellos su rentabilidad, a costa del fabricante nacional. Se debe hacer valer el Convenio de Buenas Prácticas Comerciales. Así como estas acciones, hay muchas más que se pueden llevar a cabo y que sin duda se traducirán en una industria mexicana que tardará menos en recuperarse.

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt