¿El Paquete Económico 2019 es responsable?

2066723
La SHCP entregó al Senado el Paquete Económico 2019, se espera que la discusión sobre el mismo inicie de inmediato.

De conformidad con los tiempos legales, el 15 de diciembre la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) entregó al Congreso de la Unión el Paquete Económico 2019, el cual está conformado por los Criterios Generales de Política Económica (CGPE), la Iniciativa de Ley de Ingresos de la Federación (ILIF) y el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF). A continuación presento algunas consideraciones al respecto:

Criterios Generales de Política Económica 2019

Los CGPE 2019 son muy importantes, ya que fundamentan las estimaciones de ingresos y gastos que tendrá el sector público federal. Si estos no reflejan la realidad del país y del mundo, difícilmente habrá credibilidad en cuanto a alcanzar la meta de ingresos y gastos públicos.

En cuanto al Producto Interno Bruto (PIB) se estima que éste crecerá entre 1.5% y 2.5%, siendo la estimación puntual de crecimiento del 2.0%. De esta manera, se espera que el PIB nominal sume 24.942 billones de pesos. La tasa de crecimiento real planteada para el 2019 es menor a la observada en 2018, la cual se espera que sea de 2.3%; sin embargo se debe reconocer que es realista y va en línea con las estimaciones plasmadas en la encuesta de expectativas económicas de Banamex.

Se estima que la inflación anualizada para el periodo de diciembre de 2018 al mismo mes de 2019 será de 3.4%, en línea con la estimación del Banco de México. Esto implica una disminución sustancial respecto a la tasa de inflación anual esperada para el cierre 2018 de 4.7%.

En cuanto a la estimación del tipo de cambio, se plantea un promedio anual y de fin de periodo de 20 pesos por dólar. Este es un nivel ligeramente por debajo de los 20.23 pesos por dólar en el que se encuentra el dólar al momento de escribir estas líneas. Considero que dadas las circunstancias que generan volatilidad en la moneda, tales como los conflictos comerciales internacionales y el próximo debate por la aprobación del T-MEC en Estados Unidos, que la estimación de un tipo de cambio en 20 pesos es posible, pero poco probable que ocurra. Más realista sería un tipo de cambio en 20.50 pesos por dólar como promedio anual.

En materia de tasas de interés, se espera que la tasa de los Cetes a 28 días sea de 8.3% al final del año y como promedio anual. Al momento de escribir estas líneas la tasa de los Cetes a 28 días es de 7.97%, por lo que la estimación del gobierno federal es que el año entrante las tasas de interés aumenten en poco más de un cuarto de punto porcentual. Considero que el nivel de tasas de interés de los Cetes a 28 días pronosticado en los CGPE 2019 no se materializará y que en realidad terminará siendo más alto, en torno al 8.5%. Esto porque es altamente probable que el Banco de México elevará en un cuarto de punto porcentual su tasa de interés objetivo en su próxima reunión, lo que de entrada hará que arrancando el año los Cetes a 28 días estén en un nivel cercano al 8.25%.

Finalmente, los CGPE 2019 estiman que el déficit de cuenta corriente de la balanza de pagos sea de -27.326 miles de millones de dólares, cifra equivalente al 2.2% del PIB. Esta cifra va en línea con la estimación de analistas, y es una cifra que debe ser monitoreada de cerca, ya que implica el déficit de cuenta corriente más alto desde 1994.

En cuanto a las variables de apoyo, vemos que para 2019 se estima un crecimiento del PIB estadounidense de 2.6% y una tasa de interés internacional (Libor 3 meses promedio) de 2.9%. El precio promedio de la mezcla mexicana de petróleo es de 55 dólares por barril, nivel 7 dólares inferior al observado en 2018. Para 2019 se estima una plataforma de producción de crudo de 1.847 millones de barriles al día, cantidad similar a la observada en 2018, aunque en cuanto a la plataforma de exportación de crudo se estima 1.016 millones de barriles por día, cantidad inferior a los 1.192 millones diarios en promedio observados en 2018.

En relación a los precios de las gasolinas, los CGPE señalan que solo se actualizarán por la inflación, y durante 2019 se aplicará un mecanismo para modular los precios, a fin de mantenerlos constantes en términos reales. Es decir, se espera que nuevamente el IEPS sirva como amortiguador para evitar movimientos en los precios de las gasolinas por encima de la inflación.

Variables macroeconómicas 2019

Después de analizar lo plasmado en los CGPE 2019, queda claro que las variables planteadas están en línea con las expectativas de los analistas; sin embargo, es importante que la SHCP tenga presente que el marco macroeconómico planteado puede verse afectado si llegaran a exacerbarse algunos riesgos que han venido materializándose, entre los cuales destacan: 1. Las condiciones financieras más astringentes por la normalización de la política monetaria de Estados Unidos, 2. Un aumento en las tensiones comerciales y geopolíticas a nivel mundial, y 3. Mayor volatilidad en los mercados financieros globales y nacionales, en especial por la incertidumbre generada por la aprobación del T-MEC en el Congreso de Estados Unidos.

Ley de Ingresos de la Federación 2019

En materia de ingresos, es muy importante comenzar señalando que se preserva en lo fundamental el marco tributario, ya que no se proponen aumentos en las tasas de los impuestos existentes ni la creación de impuestos nuevos. Sin embargo, se hace mención en los CGPE que en la segunda mitad de la administración se propondrá una reforma fiscal con ejes rectores en la progresividad y la simplicidad del marco tributario, entre otros temas como la economía digital.

Los ingresos presupuestales totales para 2019 se estiman en 5.274 billones de pesos, de los cuales 1.045 billones corresponden a ingresos petroleros y 4.229 billones son ingresos no petrtoleros. De estos últimos, 3.287 billones son ingresos tributarios, 120.3 miles de millones de pesos (mmdp) son ingresos no tributarios, y 821.5 mmdp son ingresos de organismos y empresas.

Considero que de manera prudente, con respecto a la estimación de como cerrará el 2018, se prevé que los ingresos presupuestarios de 2019 muestren un decrecimiento real de -0.5%.  Esto es producto de un aumento real de 1.0% en los ingresos petroleros y de una caída real de -0.9% en los no petroleros. Sin embargo, se estima un aumento real de 3.8% en los ingresos tributarios. Este aumento, por encima de la expectativa de crecimiento del PIB, hace suponer que se endurecerá la fiscalización.

Un tema relevante es que en 2019 se implementará un paquete de estímulos para los municipios de la franja fronteriza norte. Dicho estímulo consistirá en una tasa de Impuesto al Valor Agregado (IVA) reducida del 8% y una reducción en un tercio de Impuesto Sobre la Renta (ISR) a personas morales y personas físicas con actividad empresarial. De la mano de lo anterior, se dará un incremento al salario mínimo que puede ser absorbido por las empresas en función del ahorro fiscal que tendrán. Este estímulo tendrá un costo fiscal de 19.6 mmdp para el IVA y de 22.6 mmdp para el ISR.

Presupuesto de Egresos de la Federación 2019

El gasto neto total del sector público será de 5.778 billones de pesos, lo que implica un decrecimiento real en 2019 de -0.2% respecto a la cifra estimada para el cierre de 2018. De este total, el gasto programable pagado será de 4.086 billones de pesos, cifra 2.4% real inferior a la prevista para el cierre de 2018.

En cuanto al costo financiero de la deuda en 2019, se estima que será de 749.074 mmdp, cifra superior a los 630.291 mmdp que se estima se erogarán en 2018. Por su parte, las participaciones a entidades federativas serán de 914.496 mmdp en 2019, cifra 3.7% real por encima de la cifra de cierre de 2018.

Cabe señalar que el Paquete Económico considera recursos por cerca de 252 mmdp para Proyectos Prioritarios del Sector Central. Destacan la Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores, que con un presupuesto planteado de 100 mmdp permitirá duplicar los recursos que reciben los adultos mayores; el programa Jóvenes Construyendo el Futuro, para el que se proponen 44.3 mmdp para brindar oportunidades de trabajo y estudio a 2.6 millones de jóvenes; y diversos proyectos de infraestructura ferroviaria, carretera y aeroportuaria por un monto de 30.4 mmdp, que potenciarán la conectividad interna y con el exterior de nuestro país.

Deuda pública

Analizando los ingresos presupuestarios y el gasto neto pagado, vemos una diferencia negativa de -503.841 mmdp, y es en esta proporción en la que se espera que aumente la deuda pública durante 2019. Entonces vemos que si bien se espera un superávit primario de 245.733 mmdp, al restarle el costo financiero de la deuda por 749.574 mmdp, nos arroja el déficit equivalente al monto en el que se espera que aumente el saldo de la deuda pública, el cual es de 503.841 mmdp.

De esta manera, se espera que el resultado fiscal planteado en el Paquete Económico 2019 ocasionará que los Requerimientos Financieros del Sector Público (RFSP) se ubiquen en una proporción de 2.5% del PIB, de manera que el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP), que es considerada la medida más amplia de la deuda del país, no aumente con respecto al estimado de cierre para 2018.

Finanzas Públicas 2019b

Desde luego que hay mucho más que decir respecto al Paquete Económico 2019, de lo cual seguramente escucharemos en los próximos días. En mi parecer, lo presentado es sensato y prudente, no estamos viendo un paquete irresponsable. Sin embargo, aun falta la aprobación por parte del Congreso de la Unión. En el caso de Senadores la Ley de Ingresos, y en el caso de Diputados, la Ley de Ingresos y posteriormente el Presupuesto de Egresos. Hay que cuidar que lo presentado no se descomponga durante el debate legislativo.

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt

Anuncios

Las verdades a medias de la SHCP

mexico_deuda.jpg_1718483347
El saldo de la deuda pública de México al cierre de 2017 es el más alto de la historia: Más de 10 billones de pesos

La semana que recién concluyó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) publicó su Informe sobre la Situación Económica, las Finanzas Públicas y la Deuda Pública al cierre de 2017, y derivado de este documento el  gobierno federal comenzó a presumirnos que debido al manejo responsable de las finanzas públicas, se había “disminuido la deuda pública”. Muchos se fueron con la finta y piensan que ahora nuestro país está menos endeudado que antes, siendo que ahora registramos el saldo de deuda pública más alto de la historia en términos nominales.

 

Al analizar con un poco más de detalle la información de la SHCP, vemos que el porcentaje de deuda pública respecto al Producto Interno Bruto (PIB) ahora representa el 46.2% del valor de nuestra economía, siendo que éste llegó a estar cercano al 50%. Pero el gobierno federal se agarró de este dato y salió a decirnos que era la primera vez en 10 años que “la deuda pública disminuyó”. En esta entrega veremos como dicha afirmación no es más que una verdad a medias, y que por el contrario, el manejo poco responsable de las finanzas públicas continua en perjuicio de todos.

 

De acuerdo con cifras oficiales de la SHCP, el saldo total de la deuda del sector público sumó 10.088 billones de pesos al cierre de 2017, cifra superior en 395.762 miles de millones de pesos (mmdp) al saldo observado al cierre de 2016. De esta manera, tenemos que la deuda del sector público en México aumentó 4.1% en el año que recién concluyó y alcanzamos la deuda nominalmente más alta en la historia de México.

 

La actual administración federal ha endeudado a México a un ritmo increíblemente alto. En el periodo de diciembre de 2012 a diciembre de 2017 la deuda del sector público pasó de 5.352 billones de pesos a los 10.088 billones antes mencionados, lo que equivale a un incremento nominal de 88.5%, o 4.736 billones de pesos. Si tomamos en consideración que en un lapso de 5 años hay 1826 días, entonces el ritmo de endeudamiento de la administración pública federal equivale a 2,595 millones de pesos diarios. ¿Qué hicieron con este dinero? Eso es motivo de otro análisis que por cuestiones de espacio no abordaré en esta ocasión.

 

Estas cifras contrastan con el ritmo de endeudamiento de la administración anterior, ya que de diciembre de 2006 al mismo mes de 2012, la deuda neta del sector público creció de 1.985 a 5.352 billones de pesos; es decir, en 3.366 billones de pesos, equivalentes a 1.537 miles de millones de pesos diarios. Una cantidad también alarmante.

 

p-12
El costo financiero de la deuda externa supera por mucho el gasto destinado a inversión productiva

¿Entonces si la deuda del sector público sigue aumentando y ahora está en su nivel máximo histórico, porque el gobierno federal nos dice que ha disminuido? Pues porque la referencian respecto al PIB y éste ha aumentado de manera importante en términos nominales por la alta inflación que hemos registrado. Por otra parte, el PIB recientemente sufrió un ajuste de su año base de manera que ahora se ve más grande que antes y esto es sólo un truco estadístico. Para ilustrar esto mejor tenemos que con el anterior año base (2008), el crecimiento del PIB mexicano fue de 2.1% en el periodo de 2012 a 2016,  y con el nuevo año base (2013) la tasa de crecimiento para el mismo periodo es de 2.6%. De igual manera, el ajuste en el año base para la medición del PIB hace que el tamaño de la economía en 2017 sea al menos otro 2% más alto de lo que hubiera sido si no se hubiera realizado el cambio.

 

Es así que a través de simples ajustes estadísticos se nos hace ver que la deuda del sector público disminuyó, siendo que ésta sigue creciendo en términos nominales de manera imparable.

 

Otro aspecto que vale la pena destacar sobre las finanzas públicas de México es el relacionado al pago de intereses sobre la deuda. De acuerdo con cifras de la SHCP, el costo financiero de la deuda pública de México pasó de 473.019 mmdp en 2016 a 533.351 mmdp en 2017, lo que implica un incremento de 6.3%, producto principalmente del incremento en tasas de interés y el mayor saldo de la deuda del sector público. En contraste, el gasto en inversión física directa (obra pública principalmente) bajo de 455.074 mmdp en 2016 a apenas 323.241 mmdp en 2017, lo que representa una disminución de 33.0% en el último año.

 

Respecto a estos últimos datos, se debe reprobar que en México destinemos 65% más recursos para pagar intereses sobre la deuda pública que lo que se destina a desarrollar la infraestructura indispensable para ser más competitivos como país. Y también llama mucho la atención que el gasto en inversión pública directa sea menor al total de endeudamiento registrado en 2017.

 

2d9a6c8715fdc35017b6a3abb28bdb21
La “disminución” de la deuda respecto al PIB se debe a la alta inflación en México y al ajuste en el año base del PIB

Si tomamos en consideración que el PIB nominal de México al tercer trimestre de 2017 (dato más reciente disponible) fue de 21.565 billones de pesos, entonces queda claro que el pago de intereses sobre la deuda representó el 2.47% del PIB, cifra que algunos podrán decir que es poco preocupante. Pero si analizamos que los ingresos totales del sector público fueron de 4.947 billones de pesos, pues entonces vemos que el pago de intereses representó el 10.77% de los ingresos totales del sector público, cantidad más que considerable. Imagina usted a un jefe de familia, al que se le va poco más del 10% de sus ingresos totales en pagar exclusivamente los intereses de su deuda y no realiza amortizaciones a capital y por el contrario, está cada vez más endeudado.

 

Otra forma de analizar esto es referenciando el saldo de la deuda total del sector público respecto a los ingresos del mismo sector público, y vemos que ésta representa al cierre de 2017 el 203.9% de los ingresos. Esta relación pone a México en una situación más delicada de la que nos quieren hacer ver las autoridades, y es obviamente motivo de preocupación. Desde luego que hay casos extremos como el de Estados Unidos, nación cuyos ingresos de su gobierno federal fueron de 3.460 billones de dólares en 2017 y el saldo de su deuda fue de más de 20 billones de dólares, lo que representa más del 577%. Sin embargo, no es válido que el gobierno mexicano ponga a Estados Unidos como referencia para ilustrar que nuestra posición fiscal es sólida.

 

A manera de conclusión podemos señalar que la posición fiscal de México no ha mejorado y que si bien el porcentaje de la deuda respecto al PIB “mejoró” en 2017, esto se dio principalmente por el ajuste en el año base del PIB y por la inflación registrada en 2017, la cual fue de 6.7%. No es sano que México siga endeudándose de manera imparable todos los años, y mucho menos es correcto que se engañe a la población con artilugios técnicos hablando de que en el año 2017 fueron responsables en las finanzas públicas porque se logró un superávit primario (el saldo de los ingresos menos los gastos sin tomar en cuenta el pago de intereses por la deuda). La realidad es que México sigue endeudándose y básicamente se endeuda para pagar los intereses de la deuda y esto se ha convertido en un círculo vicioso que nos deja cada vez con menos recursos para el rubro de inversión pública.

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt

La mayoría de los países crece, pero México no

1-1
La economía mexicana tuvo un desempeño económico mediocre en 2017, al resto del mundo le fue bien

El año 2017 fue bueno para la economía mundial, pero en México pasaron varias cosas que hicieron que perdiéramos el incipiente dinamismo del mercado interno que teníamos. En esta entrega veremos que sucede con la economía mundial y qué fue lo que pasó en nuestro país que nos impidió disfrutar de los beneficios de lo que fue el mejor año para la economía mundial desde la crisis financiera de 2008.

 

En la minuta de la Reunión de la Junta de Gobierno del Banco de México, con motivo de la decisión de política monetaria anunciada el 14 de diciembre de 2017, publicada el pasado 28 de diciembre, se da cuenta de la buena marcha de la economía mundial. Concretamente se menciona que “la economía mundial continuó expandiéndose en el tercer trimestre y a principios del cuarto de manera más generalizada, tanto en las economías avanzadas como en las emergentes.”

 

En relación a Estados Unidos, se señala que en el tercer trimestre del año, la economía más grande del mundo creció a una tasa trimestral anualizada de 3.3 por ciento. Este dinamismo se debe al repunte en la inversión en equipo y por una mayor contribución al crecimiento de las exportaciones netas y de la variación en inventarios. Se agrega que el índice de producción industrial y la producción manufacturera repuntaron en octubre, y también se menciona que las condiciones del mercado laboral de  nuestro vecino del norte han continuado mejorando. En efecto, se han generado en promedio 174 mil nuevas plazas mensuales en lo que va del año, superando el ritmo necesario para absorber el crecimiento de la fuerza laboral.

 

En cuanto a la economía de la zona Euro, se menciona que los indicadores prospectivos apuntan a un crecimiento generalizado entre países y sectores durante el cuarto trimestre del año. La sólida expansión de esta región ha estado respaldada por las condiciones monetarias acomodaticias y la expansión del crédito. Además, los niveles de confianza en los principales sectores de la economía se ubican por encima de sus promedios históricos, lo que también parecería haber impulsado la demanda interna.

 

Finalmente, en cuanto a las economías emergentes (China, India, Brasil), los indicadores disponibles apuntan a que durante el cuarto trimestre persistirá la recuperación de la actividad productiva. La expansión de este grupo de economías continúa explicándose por el sólido crecimiento de la producción industrial y de sus exportaciones. Adicionalmente, el consumo privado siguió fortaleciéndose en la mayoría de estas economías.

 

Hasta aquí lo mencionado por la minuta del Banxico; y es en este contexto de buen desempeño económico mundial que nuestro país ahora sufre una fuerte desaceleración. De acuerdo con cifras del INEGI, el Producto Interno Bruto (PIB) de México creció apenas 1.5% en el tercer trimestre de 2017, después de haber aumentado 3.2% el primero y 1.9% el segundo trimestre. De hecho, con series desestacionalizadas de tendencia-ciclo, podemos ver que el crecimiento del PIB de México registró un crecimiento de 0% en el tercer trimestre del año que recién concluyó.

 

Por su parte, el Índice de Volumen Físico de la Actividad Industrial (IVFAI) en México acumuló en octubre de 2017, cinco meses consecutivos con caídas anualizadas, siendo el decremento en octubre de este año de -1.10%.

 

1-5JNmercadoDeLosCOROTOS _5.jpg
El mercado interno mexicano sigue siendo precario

¿A qué se debe esta desfavorable evolución? Pues en parte a la pérdida de dinamismo del consumo privado. Con cifras del INEGI podemos ver que el Indicador Mensual del Consumo Privado en el Mercado Interior creció en términos anualizados apenas 2.93% en el tercer trimestre de 2017, siendo que en el mismo trimestre de 2016 éste creció 3.93%. Pero lo peor es que la tasa de incremento del componente de consumo de bienes nacionales pasó de 4.5% en el tercer trimestre de 2016 a sólo 2.66% en el mismo trimestre de 2017; mientras que el componente de consumo de bienes importados pasó de haber caído -1.0% en el tercer trimestre de 2016 a aumentar 5.66% en el mismo trimestre de 2017. Es decir, el consumo de los mexicanos ahora crece menos que antes por la pérdida de poder adquisitivo, pero estamos privilegiando los bienes importados respecto a los hechos en México. Una de las causas de esta situación es el contrabando y la subvaluación de mercancías en las aduanas del país, tema que he abordado en muchas ocasiones desde este espacio.

 

Otra causa de la desaceleración económica en México es la pérdida de dinamismo por parte del crédito otorgado por la banca comercial al sector privado del país (empresas y personas físicas). Tenemos que de acuerdo con cifras del Banxico, al mes de noviembre de 2017 éste creció apenas 2.41% en términos reales anualizados (ajustado por inflación), siendo que en noviembre de 2016 éste creció un 12.47%, lo que implica entonces una caída de 10 puntos porcentuales.

 

Desde luego que la causa raíz de esta situación es la astringente política monetaria implementada por el propio Banxico desde diciembre de 2015, lo que ha llevado a su tasa de interés objetivo desde 3.0% hasta el actual 7.25%. Alguien podrá decir que un aumento de 4.25 puntos porcentuales no es gran cosa, pero el problema es que las tasas que cobran los bancos por muchos de sus créditos han aumentado en un rango mayor. Por ejemplo, una prestigiada tarjeta de crédito internacional emitida en México, en su versión platino, cobraba en diciembre de 2015 una tasa de interés regular de 26.95% y ya en el mismo mes de 2017 cobraba el 39.20%, lo que representa un incremento de casi 13 puntos porcentuales. ¿Si esta es la situación de una tarjeta de crédito platino, cual es la situación del resto de las tarjetas de crédito? Obviamente el resto de los créditos, como los automotrices y para las micro, pequeñas y medianas empresas también han aumentado en su tasa de interés en más de lo que creció la tasa de interés objetivo del Banxico.

 

Desde luego que este aumento en tasas de interés también ha causado mella en la inversión productiva en nuestro país. En el tercer trimestre de 2014 el Índice de Volumen Físico de la inversión Fija Bruta en México creció en términos anualizados 8.2%, producto de un incremento de 4.5% en la construcción y de 14.0% en maquinaria y equipo. Después de las alzas en la tasa de interés, en el tercer trimestre de 2017, la inversión total privada cayó -0.8%, producto de un decremento en la construcción de -3.2% y un aumento en maquinaria y equipo de apenas 2.3%.

 

incertidumbre del dolar en la economia mundial
Las políticas monetaria y fiscal restrictivas en México, son culpables de la desaceleración económica que se vive

Pero no toda la culpa de la desaceleración económica de México es culpa del Banco de México. Después de la borrachera de deuda en la que se incurrió en el periodo de 2013 a 2016, que llevó a los Requerimientos Financieros del Sector Público (RFSP) a representar el 50.5% del PIB, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) se vio forzada a recortar el gasto público. En el comparativo de los primeros once meses de 2017 respecto a los mismos meses de 2016, el gasto neto total del sector público federal muestra una disminución en términos reales (ajustado por inflación) de -6.5%. Dentro de este recorte, el rubro que más se ha visto afectado es el de gasto de capital (inversión física como carreteras), el cual presenta una caída real de -33.9%. Esto ha tenido fuertes repercusiones porque la inversión física directa en los primeros once meses de 2017 suma 284.920 miles de millones de pesos (mmdp), mientras que el costo financiero de la deuda (pago de intereses) fue de 387.938 mmdp, lo que denota que derivado de un menor gasto público y el alza en las tasas de interés en México, el gobierno federal gasta un 36.15% más en el servicio de la deuda que en desarrollar la necesaria infraestructura que requiere el país.

 

La lista de indicadores que dan cuenta de los problemas que enfrenta México en el arranque de 2018 podría extenderse mucho más. Podemos hablar de la pérdida de poder adquisitivo de los salarios reales, de la inflación causada por parte del propio gobierno federal con sus recurrentes alzas en los precios de combustibles y energéticos. También podemos extendernos mencionando la caída de la producción petrolera debido al saqueo y corrupción de la que ha sido objeto Pemex estos últimos años, lo que impidió invertir en el desarrollo de nuevos campos petroleros.

 

Pero la pregunta es entonces, ¿Qué hacer en el 2018 para revertir esta tendencia? ¿Por qué mientras el resto del mundo vive una etapa de relativa bonanza económica en México nos dirigimos a una posible recesión? Desde luego que las respuestas no son sencillas, pero si hay ciertas cosas que se pueden hacer, entre las que destacan el aprovechar el crecimiento económico de otras partes del mundo y apoyar el sector exportador a través de Proméxico (organismo que sigue sin dar resultados y ha brillado por su ausencia durante todo el presente sexenio), se puede redoblar la lucha contra el contrabando y la subvaluación de mercancías en las aduanas del país, se puede fortalecer la competitividad y la productividad de las empresas dotándole de más recursos al Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM) y al Programa para la Productividad y Competitividad Industrial (PPCI) de la Secretaría de Economía, se pueden atender las propuestas de ajustes fiscales hechas por la iniciativa privada nacional para recuperar la competitividad perdida después de la aprobación de la reforma fiscal estadounidense, y se pueden hacer muchas cosas más.

 

El que piense que dado que este es un año electoral y que habrá mucho gasto en las campañas, hará que se recupere la economía, está muy equivocado. Los problemas de la economía de México son estructurales y se requieren medidas de fondo en materia de política industrial, fiscal y monetaria para resolverlos. Veremos que sucede, y los primeros tres meses de este año que comienza serán fundamentales si se quiere hacer algo antes de que sea demasiado tarde.

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt

Un muy negro panorama para el peso mexicano en 2018

a_10
El escenario para el 2018 no pinta bien para el peso mexicano

Después de la aprobación de la reforma fiscal en los Estados Unidos, el pasado 22 de diciembre cuando fue firmada por el presidente Donald Trump, el peso mexicano sufrió una fuerte caída frente al dólar, que llevó la paridad hasta los 19.81 unidades por billete verde en su cotización interbancaria (a pesar de que la semana anterior el Banxico había aumentado la tasa de interés objetivo hasta 7.25%). De hecho el peso fue la moneda de todo el mundo que más se depreció frente al dólar en la semana del 18 al 22 de diciembre y es muestra de la poca confianza que se tiene en nuestro país y denota el enorme nerviosísimo que tienen los mercados respecto a lo que sucederá en nuestro país en el 2018. En esta entrega explicamos lo que está pasando con nuestra moneda y las razones de su debilidad.

 

De acuerdo con un estudio publicado por Bank of America Merrill Lynch (BofAML), se espera que el tipo de cambio se encuentre por arriba de los 20.50 pesos por dólar en el primer trimestre de 2018 y se señala que en agosto de este año, cuando el dólar estaba por debajo de los 18 pesos fue cuando éste alcanzó su verdadero valor al que hubiera llegado si Donald Trump no hubiera ganado la presidencia de Estados Unidos. Las posiciones largas (posesión) en pesos se mantienen  fuertes, y de hecho la participación de extranjeros en los MBonos también se ha incrementado, lo que deja a nuestra moneda en una posición vulnerable ante un posible flujo en reversa de capitales ante factores locales y globales.

 

Se espera que la economía continúe desacelerándose por debajo de las expectativas de mercado, la inflación permanece elevada, y el sector externo seguramente seguirá bajo presión en la medida en la que las tasas de interés en Estados Unidos aumentan por una combinación de una política fiscal más relajada y una política monetaria más apretada. Adicionalmente, BofAML considera que los riesgos de los posibles resultados adversos de las próximas elecciones presidenciales y de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) están fuertemente subestimadas por el mercado.

 

Se espera que la elección presidencial en México sea apretada, y hay un riesgo de mercado de que el candidato de la izquierda, que es menos amigable con los mercados que los gobiernos pasados, gane. En este escenario, la falta de una mayoría en el Congreso de la Unión puede no ser suficiente para limitar una agenda populista. La actual postura moderada de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) es una consecuencia natural de que hasta hace unas semanas era el único candidato presidencial definido. Es de esperarse que conforme avanzan las campañas, los candidatos del PRI y de la Coalición Por México al Frente, provoquen con sus propuestas que AMLO se mueva de regreso hacía la izquierda.

 

bofaml-og-logo
De acuerdo con BofAML, la salida de Estados Unidos del TLCAN ocasionaría una depreciación del peso de 10%, el triunfo de AMLO en las elecciones presidenciales una caída de 11.0%. 

Las renegociaciones del TLCAN han sido largas y llenas de escollos, tal como se esperaba, y es probable que se vuelvan más tensas en los siguientes meses. BofAML asigna una probabilidad significativa de que los Estados Unidos se retiren del TLCAN en el primer semestre de 2018, lo que deteriorará significativamente la inversión y reducirá el comercio con México.

 

El modelo econométrico de BofAML sugiere que un dólar en un nivel de 19 pesos implica un peso sobrevaluado en un 5% (es decir que su nivel de equilibrio es en torno a los 20 pesos por dólar), pero estos modelos no incorporan los impactos del TLCAN y de un triunfo de AMLO en las elecciones presidenciales. Ellos estiman el impacto para el peso de un triunfo de AMLO basados en las elecciones previas (2006 y 2012) así como el impacto de que los Estados Unidos se retiren del TLCAN basados en las consecuencias que esto tendría en la inversión extranjera directa y en el comercio. Concluyen que un triunfo de AMLO implica una depreciación del peso del 10%, mientras que un retiro de Estados Unidos del TLCAN ocasionaría al menos una depreciación del 11%. Si los dos eventos llegarán a suceder al mismo tiempo, ambos se reforzarían mutuamente de manera que se vería una depreciación no lineal, es decir exponencial. BofAML advierte que estas estimaciones constituyen el límite inferior de lo que podría suceder con el tipo de cambio peso-dólar. En apoyo de esta visión pesimista, se espera que las tasas de interés en Estados Unidos aumenten nuevamente en el primer trimestre de 2018 como consecuencia del impacto de la reforma fiscal en dicho país. Esto podría agregarle al peso un 1.8% adicional de depreciación.

 

Se espera que la incertidumbre llegue a su máximo nivel en febrero-marzo, ya que en ese periodo se estaría llegando a lo que se supone es la fecha límite para la renegociación del TLCAN y ya habrá campañas electorales bien definidas en México. Por su parte, las elecciones primarias del partido Republicano serán también en marzo, y el presidente Donald Trump tiene hasta el 1 de abril para solicitar una extensión de la Trade Promotion Authority (la posibilidad de negociar acuerdos comerciales rápidamente o “fast track”).

 

Desde luego que ésta muy negativa visión de lo que podría suceder con el peso mexicano en el 2018 está basado en que los fundamentales económicos de nuestro país son negativos. Por eso a nosotros nos afectan más los sucesos internacionales que a otras naciones.

 

El contexto económico es desfavorable para el peso y hay presiones para la moneda que la continuarán debilitando en los próximos meses. El crecimiento económico se está desacelerando como consecuencia de políticas monetaria y fiscal astringentes por parte del Banxico y la Secretaría de Hacienda. La inflación ha demostrado difícil de combatir a pesar de un apretón sustancial de la política monetaria que llevó la tasa de interés objetivo de 3.0% en diciembre de 2015 a 7.25% en diciembre de 2017. Los factores estructurales están presionando a la cuenta corriente de la balanza de pagos, y factores cíclicos probablemente ocasionarán una corrección, lo que le agrega presión a la moneda.

 

En el tema del crecimiento económico cabe señalar que el crecimiento del PIB se ha desacelerado y de hecho en el último trimestre ya fue negativo (en su comparación con el trimestre inmediato anterior). BofAML espera que el crecimiento sea de aproximadamente 2.0% este año y que sea de 1.6% en el 2018. Desde una perspectiva agregada de gasto, los principales impulsores del PIB serán un consumo e inversión más débiles, y las exportaciones netas. El consumo se espera que se desacelere aún más debido a que los salarios reales se han contraído como resultado de la alta inflación, y el crecimiento del crédito ha caído como resultado de mayores tasas de interés. El crecimiento de la inversión se ha visto afectado por la incertidumbre respecto al TLCAN, la elección presidencial de 2018 y las mayores tasas de interés. Por su parte, la inversión pública se ha visto fuertemente afectada por la consolidación fiscal.

 

En cuanto a la política monetaria, la tasa de interés está ahora por arriba del 3% en términos reales (ex-ante) y está llegando el límite superior de lo que el Banxico considera neutral. A pesar de esto, muchos creemos que el Banxico volverá a elevar su tasa de interés objetivo en al menos una ocasión después de que el Banco de la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED) lo haga en el primer semestre de 2018. Esto sin duda llevará la política monetaria a un nivel contracíclico, lo que elevará las probabilidades de una recesión.

 

Es así que no se espera que el ciclo de baja en tasas de interés en México comience sino hasta después de las elecciones presidenciales. Los riesgos son que veamos mayores alzas en las tasas si son necesarias para tratar de estabilizar el peso, en caso de una fuerte depreciación de éste por las elecciones presidenciales o por el posible retiro de Estados Unidos del TLCAN. La intervención en el mercado vendiendo dólares por parte del Banxico, será la primera línea de defensa para el peso en 2018, pero si esto no sirve para estabilizar al peso y sólo sirve para alimentar especuladores, entonces veremos más alzas en la tasa de interés a lo largo de todo el 2018.

 

Este es, de manera general, lo que pinta en el horizonte para nuestra economía y el peso mexicano. Sin embargo, esto no está escrito en piedra y las perspectivas económicas podrían mejorar si es que la Secretaría de Hacienda toma medidas para hacernos menos vulnerables ante la reforma fiscal en los Estados Unidos. De igual manera, el escenario podría mejorar si los candidatos presidenciales hacen propuestas económicas congruentes con la lógica de mercado y dejan de lado la retórica populista. México se metió solo en este problema que ahora enfrenta al haber sido negligente en la búsqueda de nuevos mercados para la exportación y haber dependido tanto de la inversión extranjera de cartera para mantener tanto tiempo un tipo de cambio barato para hacernos de importaciones de productos baratos a costa de perjudicar a la planta productiva nacional.

 

Ahora en el momento de ser creativos, iniciativa privada, academia y gobierno, con el fin de desarrollar e implementar propuestas que nos ayuden a sobrellevar mejor el temporal que se nos viene con el tipo de cambio en 2018. De lo contrario, estaremos a la expectativa de ver cómo es que Donald Trump nos pueda ayudar, al menos no retirando a su país del TLCAN.

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt

El Banco de México se volvió a equivocar

171128_banxico
Alejandro Díaz de León, flamante gobernador del Banxico, debuta aumentando la tasa de interés objetivo a 7.25%

La Junta de Gobierno del Banco de México tomó una decisión incorrecta al haber vuelto a incrementar su tasa de interés objetivo el pasado jueves 14 de diciembre. En esta ocasión fue un alza de un cuarto de punto porcentual al haber llevado ésta de 7.00 a 7.25% y este aumento se dio después de que el Banco de la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED) anunciara el día anterior un incremento de un cuarto de punto porcentual en su tasa de fondos federales y una semana después de que el INEGI diera a conocer que la inflación anualizada en noviembre fue de 6.63%.

 

Muchos analistas ya esperaban el aumento de tasa por parte del Banxico, y de hecho en la subasta de Cetes del lunes 11 de diciembre, los instrumentos a plazo de 28 días habían subido a 7.19%. La razón principal era el incremento en la tasa por parte de la FED y el pensar que México debe imitar a dicho banco central en sus decisiones de política monetaria.

 

Respecto a la FED, cabe señalar que desde diciembre de 2008 hasta diciembre de 2015 la tasa de fondos federales se mantuvo en un rango de 0 a 0.25%, y a partir del 17 de diciembre de 2015 y hasta el 14 de diciembre de 2016 estuvo en un rango de 0.25 a 0.50%. Del 14 de diciembre de 2016 hasta el 15 de marzo de 2017 estuvo en un rango de  0.50 a 0.75%; del 15 de marzo al 14 de junio en un rango de 0.75 a 1.00%, y del 14 de junio al 13 de diciembre en uno de 1.00 a 1.25%. Finalmente, a partir del 13 de diciembre de este año, la tasa se ubica en un rango de 1.25 a 1.50%. Esto significa que en el periodo de diciembre de 2015 a diciembre de 2017, la FED ha elevado su tasa de interés de referencia desde 0.25 hasta 1.50%, es decir, 1.25 puntos porcentuales.

 

El problema es que en ese mismo periodo de tiempo, el Banco de México elevó su tasa de interés objetivo desde 3.00% en diciembre de 2015 hasta el actual 7.25%, lo que representa un incremento de 4.25 puntos porcentuales. Esto es un incremento 240% superior al que ha llevado a cabo el banco central de nuestro vecino del norte.

 

Decimos que el Banco de México se equivoca al volver a elevar su tasa de interés objetivo porque sus incrementos no han servido para frenar la inflación, ni para detener la caída del peso, y sólo han ocasionado un freno en la inversión  productiva y un mayor costo financiero para empresas, familias y sector público.

 

Otro aspecto a tomar en cuenta es que la naturaleza de la inflación que estamos viviendo en México no se debe a una discrepancia entre la oferta y la demanda de bienes y servicios, y más bien ésta ha sido ocasionada por parte del gobierno federal. De acuerdo con el INEGI, la inflación general anualizada en noviembre fue de 6.63%, pero la inflación subyacente (la que excluye productos agropecuarios, energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno) fue de 4.89%, mientras que el alza en los precios de los energéticos es de 17.03% y el incremento de las tarifas autorizadas por el gobierno es de 8.15%. Esto significa, que en general los empresarios no están aumentando precios como muchos analistas nos quieren hacer creer y la realidad es que el gobierno federal es el culpable de esta inestabilidad de precios.

 

images
El Banxico actúa como si ignorara que la inflación es causada por el propio gobierno federal

Dada esta situación, resulta obvio que aumentar tasas no bajará la inflación ya que estos incrementos por parte del Banxico no harán que baje el precio de la gasolina, del gas, de la electricidad y demás cobros que nos hace el gobierno. Además de que el alza de tasas ya demostró ser sumamente ineficaz para hacer que baje el precio del dólar, y como muestra tenemos lo sucedido la semana pasada: el miércoles un dólar interbancario costaba 19.128 pesos, el jueves después del alza en la tasa de interés por parte del Banxico el dólar bajó a 19.092, pero para el viernes ya se había regresado a 19.124 pesos. ¿Entonces para que subir la tasa de interés? ¿Subiendo la tasa de interés disminuirá la volatilidad en el tipo de cambio ocasionada por la incertidumbre en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)? Obvio, no.

 

El Banxico nos dice que el aumento de tasas es para anclar las expectativas de inflación, pero la realidad es que sus apretones de política monetaria no han sido efectivas y sólo han provocado una desaceleración de la actividad económica, al hacer que empresas, familias y gobierno tengan que pagar más por sus créditos, y teniendo entonces las familias menos dinero para gastar en bienes y servicios como ropa, calzado, salidas a comer, entre otros. Lo que está haciendo el Banxico, además de frenar la economía es darle a ganar miles de millones de pesos adicionales a los bancos, los cuales han agarrado de pretexto el alza de la tasa de interés objetivo del Banxico para encarecer desproporcionadamente todos sus créditos, en especial los de tarjetas de crédito.

 

Para dar más sustento a lo hasta ahora mencionado, a continuación se presenta un breve recuento de los costos que ha tenido el alza en la tasa de interés por parte del Banxico

 

Freno en inversión

Uno de los impactos en la economía que ha ocasionado el alza en la tasa de interés objetivo por parte del Banxico ha sido el freno al crecimiento de la inversión. En el periodo de los primeros nueve meses de 2017 la inversión fija bruta total registra una caída anualizada de -1.3%, mientras que la inversión en construcción muestra una disminución de -4.2% y la inversión en maquinaria y equipo apenas se ha elevado en 2.7%. Para contrastar esta situación, vale la pena señalar que en el comparativo de 2015 respecto a 2014 (antes de que comenzará el ciclo alcista de tasa de interés por parte del Banxico), la inversión fija bruta total creció 4.96%, la inversión en construcción aumentó 1.52%, mientras que la inversión en maquinaria y equipo registró un incremento de 10.38%.

 

Mayor gasto de intereses sobre la deuda pública

images (1)
El gobierno, empresas y familias tendrán que pagar más intereses por su deuda en 2018

En el periodo de enero a octubre de 2017, el costo financiero del sector público fue de 372.341 miles de millones de pesos (mmdp), cifra 9.6% superior a la observada en los mismos meses de 2016, cuando éste sumó 320.753 mmdp. Cabe señalar que en todo el 2016 este costo fue de 473.019 mmdp, cifra 12.7% superior a los 408.287 mmdp registrados en 2015. Es importante mencionar que en todo el 2012 fue de 305.118 mmdp

 

Se espera que el costo financiero en todo 2017 sea superior a los 599 mmdp y para el 2018 se llegue a los 663,479 mmdp (de acuerdo con el Presupuesto de Egresos 2018 aprobado por la Cámara de Diputados. El problema es que en los Criterios Generales de Política Económica se estableció una tasa de interés de los Cetes a 28 días de 7.00%, la cual desde ahora sabemos que no se cumplirá por lo que el costo financiero será mucho mayor al presupuestado. ¿De dónde saldrán los recursos adicionales para pagar estos intereses sobre la deuda? ¿Qué programas públicos se dejarán de apoyar?

 

Caída en ventas de automóviles

Según datos de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automóviles (AMIA), en el comparativo de los 10 primeros meses de 2017 respecto a los mismos meses de 2016, vemos que la venta total de automóviles en México ha caído en -5.1%, al haber pasado de 835,612 unidades en 2016 a 793,002 unidades en dichos meses de 2017. Esto contrasta enormemente con el incremento de 19.5% observado en el comparativo de 2015 a 2016, cuando éstas pasaron de 892,208 unidades a 1,065,911 unidades.

 

Derivado de que un elevado porcentaje de los carros en México se venden a crédito, por parte de la banca y de las empresas financieras propiedad de las automotrices, es que vemos esta fuerte caída, la cual tiene inclusive impactos negativos en el medio ambiente ya que tardará mucho más tiempo la renovación del parque vehicular en nuestro país.

 

A manera de conclusión podemos señalar que el Banxico se volvió a equivocar con la más reciente alza en su tasa de interés, ya que como se ha señalado, dicha medida no es efectiva para frenar inflación, ni para fortalecer al peso, y sólo golpea a la economía de empresas, familias y gobierno. Lo peor del caso es que la FED está previendo dos o tres alzas adicionales en su tasa de interés de fondos federales para el año que viene. ¿Cómo reaccionará el Banxico ante estos incrementos? ¿Llevarán la tasa de interés objetivo en México hasta el 8.0%? Es una posibilidad y un riesgo importante que hay que tomar en consideración.

 

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt

El impacto de la reforma fiscal estadounidense en México

11102016_Trump_Ryan
El presidente estadounidense, Donald Trump, está a punto de lograr su primera promesa de campaña: una reforma fiscal que implique disminuir el ISR corporativo a 20%

La madrugada del pasado sábado 2 de diciembre, el Senado de los Estados Unidos aprobó su propia versión de una reforma fiscal, la cual tiene como principal componente una disminución del impuesto sobre la renta (ISR) a las corporaciones y empresas de dicho país del 35% actual al 20%, lo que representa un ahorro para éstas de aproximadamente 1.5 billones de dólares (1.5 trillones en inglés) durante los próximos 10 años. También está considerado aumentar el tope de las deducciones fiscales personales a 12 mil dólares para individuos y a 24 mil dólares para parejas. Sin embargo, estos cambios ocurrirán a costa de elevar su deuda pública en 1 billón de dólares durante el mismo periodo, ya tomando en consideración en mayor crecimiento económico que se espera que lograrán.

 

De esta manera, el presidente Donald Trump, está a punto de obtener su primera victoria legislativa en casi un año; lo cual como comentaremos líneas más adelante, podría quitarle un poco de presión a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), dado que Trump ya por fin tiene una importante promesa de campaña cumplida (aunque los cambios fiscales propuestos acabarán por beneficiar más a los ricos que a quienes votaron por Trump en el mediano plazo).

 

Aún falta que se dé una reconciliación en la propuesta de reforma fiscal aprobada por la Cámara de Representantes con la propuesta aprobada por el Senado, pero se estima que esto no implica ningún riesgo de que la reforma fiscal que implica una disminución al ISR corporativo se pueda descarrilar. El líder del partido republicano en el Senado, Mitch McConnell ha dicho que es altamente probable que esta semana ambas cámaras lleguen a un acuerdo respecto a la propuesta final para que se convierta en ley.

 

Con este paquete fiscal, el más importante en tres décadas, se espera que haya un importante estímulo a la economía de nuestro vecino del norte, y que en principio, con los ahorros de impuestos que tengan las empresas, tengan más recursos para realizar inversión productiva, y de esta manera se creen más empleos que estimulen la economía. De igual forma, se cree que con el mayor crecimiento económico, eventualmente habrá una mayor recaudación de impuestos, pero éstos no serán lo suficientemente elevados como para compensar la pérdida de ingresos por la disminución en la tasa impositiva y por eso se endeudarán más. Desde luego que este escenario tiene riesgos, ya que si en Estados Unidos las corporaciones utilizan sus ahorros en impuestos para comprar más acciones, pagar deudas, pagar mayores dividendos a sus accionistas, entre otros; y no se traduce en mayor inversión entonces el efecto será negativo porque estarán más endeudados y no lograrán mayores tasas de crecimiento de su Producto Interno Bruto (PIB), aunque esto en este momento es mera especulación y nadie sabe con certidumbre que harán las empresas estadounidenses con sus ahorros.

 

usa-healthcare-mcconnell_2
Mitch McConnell, lider republicano en el Senado, ha dicho que no ve problema en reconciliar el PLan Fiscal del Senado con el de la Cámara de Representantes

Algunos de ustedes lectores, pudieran preguntarse qué tiene esto que ver con la economía de México; pero la realidad es que este plan fiscal tiene importantes implicaciones para nuestro país, ya que como nación podemos perder competitividad en materia de atracción de inversiones. Es verdad que tenemos un peso depreciado y que nuestros salarios son en promedio una décima parte de lo que son en Estados Unidos, pero para muchas empresas pudiera ser más atractivo instalarse o mover sus operaciones a Estados Unidos que cobrará un ISR de 20% en comparación con México que cobra un 30%.  En este sentido, el senador republicano, John Barrasso, predijo que “el dinero vendrá corriendo a los Estados Unidos debido a la disminución del impuesto a las corporaciones”.

 

Para ilustrar como es que México (y el resto del mundo) pierden competitividad frente a Estados Unidos con su disminución del ISR corporativo, tenemos que si el impuesto baja a 20% en nuestro vecino del norte, una empresa ubicada en México seguirá 30%, pero ésta sólo podría acreditar en aquel país la tasa de 20%, por lo que se genera un mayor incentivo para mudar la compañía a territorio estadunidense.

 

Otra forma como la reforma fiscal de Trump le afectará a la economía mexicana es que con el estímulo fiscal que se está dando y el mayor déficit fiscal que tendrán nuestros vecinos del norte, habrá mayor crecimiento económico, y eventualmente mayor inflación, y con ello, subirán más rápido las tasas de interés en Estados Unidos, lo que seguramente obligará al Banco de México a hacer lo propio y también aumentar su tasa de interés objetivo, ya de por si elevada ubicándose actualmente en 7.0%. Esto podría frenar aún más el ritmo de crecimiento de la inversión productiva interna en nuestro país, y desacelerar las ventas de casas y automóviles.

 

Es importante mencionar que no todo lo que está contenido en el plan fiscal aprobado por el Senado de Estados Unidos es malo para México, ya que podríamos vernos beneficiados indirectamente por un mayor crecimiento de nuestras exportaciones hacía aquella nación en la medida en que su tasa de crecimiento aumenta. Esto sin duda podría ser un impulso importante para nuestra economía, tomando en consideración que las exportaciones representan más del 30% de nuestro PIB y cerca del 80% de éstas tienen como destino Estados Unidos.

 

937681
El flamante Secretario de Hacienda de México, José Antonio González, enfrentará el reto de implementar medidas que compensen la pérdida de competitividad de México 

En México ya se habla de la necesidad de una nueva reforma fiscal que evite perder competitividad frente a nuestro principal socio comercial, sin embargo, se ve poco probable que se puedan dar fuertes recortes de impuestos dada la precaria situación fiscal que tiene nuestro país, lo que hace sumamente riesgoso aumentar nuestra abultada deuda pública. De acuerdo con cifras de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, el saldo histórico de los requerimientos financieros del sector público (la medida más amplia de la deuda del sector público en México), se ubicó al cierre de octubre de este año en 9.617 billones de pesos, de los cuales 6.043 billones son deuda interna y 186.6 mil millones de dólares son deuda externa.

 

En este sentido, lo que se ha manejado como propuestas por parte de algunos sectores de la iniciativa privada es reducir el ISR empresarial a una tasa de entre el 20 y el 25%, pero que ésta venga acompañada de un aumento del IVA al 18%, y eliminar los bienes que actualmente están exentos y con tasa cero en este gravamen (alimentos, medicinas, transporte público, entre otros).

 

Desde luego que el alza en el IVA planteado es una fuente de enorme polémica, ya que implica sacrificar a los que menos ingresos tienen a costa de beneficiar a los empresarios, lo cual no es bien visto por la población en general, y mucho menos en un año electoral. Claro está también que elevar el IVA al 18% y eliminar exenciones también tendría una repercusión en la inflación y hará más tardado el que bajen tasas de interés y podamos regresar a la meta de una inflación del 3% anual.

 

Finalmente, es pertinente señalar el impacto que la aprobación de la reforma fiscal en Estados Unidos tendrá en las renegociaciones del TLCAN. Mucho se ha dicho de la necesidad que tiene el presidente Trump de obtener una victoria legislativa y así poder cumplir con alguna de sus promesas de campaña; y en este sentido se ha comentado que si no lograba bajarle los impuestos a las corporaciones, lo más “sencillo” para él y en aras de llegar a las elecciones intermedias de noviembre de 2018 con algo para sus electores, sería denunciar el TLCAN y anunciar su retiro de dicho acuerdo comercial.

 

Sin embargo, con la aprobación de la reforma fiscal, el partido Republicano y Donald Trump ya tienen algo para decirle a sus electores que han cumplido, y le resta presión a una eventual salida de Estados Unidos del TLCAN. En otras palabras, los republicanos podrán llegar a las campañas del año que entra diciendo: “logramos una reforma fiscal y estamos renegociando el TLCAN buscando los mejores intereses para los trabajadores estadounidenses”.

 

A manera de conclusión podemos señalar que México está en aprietos porque algo tendrá que hacer en materia fiscal para evitar la pérdida de competitividad que tendremos frente a Estados Unidos, y ninguna decisión será fácil. Un alza generalizada en el IVA a escasos meses de las elecciones y siendo que el candidato del PRI está en el tercer lugar en las encuestas significará cancelar cualquier posibilidad de triunfo electoral para José Antonio Meade y sería regalarle la presidencia de la república a Andrés Manuel López Obrador.

 

Con este escenario en mente, parece lo más factible que el gobierno federal tratará de capotear el temporal el año que viene hasta pasadas las elecciones. Veremos que sucede.

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt

La nota más ridícula del año…

HXhxiX-a
El Secretario de Hacienda, Jose Antonio Meade.

Previo a los muy lamentables hechos ocurridos el día de ayer, 19 de septiembre, en los cuales más de 200 personas perdieron la vida, el Secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade, se aventó la nota más ridícula del año, la cual evidentemente pretende engañar a la población y abusar de que la mayoría de las personas no saben de economía.

El Sr. Meade dijo, de acuerdo a una nota publicada por El Financiero, que el gobierno heredará “las finanzas públicas más sanas de la historia”.

¿Cómo puede decir eso alguien que sabe que la administración Peña Nieto elevó la deuda pública como porcentaje del PIB de 27% en 2012 a 47.5% en 2017?

¿Cómo se puede mentir tan descaradamente cuando se sabe que el año entrante el gasto por intereses de la deuda pública será de casi 664 mil millones de pesos? Cifra que representa el 14% del presupuesto total de egresos para el año 2018.

¿Cómo puede decir eso quien sabe que el actual gobierno federal endeudó al país en 4 billones 340 mil millones de pesos en menos de 5 años? ¡Esta cifra equivale a 2 mil 594 millones de pesos diarios!

¿Cómo puede decir esto alguien que sabe que si no fuera por el remanente de operación del Banco de México del año 2016 la deuda del sector público federal ya estaría rozando los 10 billones de pesos?

México es ahora una economía con finanzas públicas más endebles que hace cinco años. El margen de maniobra para el próximo gobierno es ínfimo….y Pemex sigue siendo un pozo sin fondo.

En fin, se acercan los tiempos electorales y los políticos comienzan a decir mentiras buscando aprovecharse de una población que no conoce de economía.

Difunde por favor, para que se sepa la realidad.

Alejandro Gómez Tamez