La pobreza creada en los hogares mexicanos en 2020

Mucho se ha dicho respecto de la crisis económica causada por el Covid-19, aunque la realidad es que la crisis no fue originada por dicho virus, sino por los gobiernos que tomaron la decisión de cerrar la economía prematuramente cuando el problema apenas comenzaba. Como ya sabemos, después de cerrar las actividades económicas “no esenciales”, los gobiernos posteriormente decidieron cuales actividades podrían ir regresando paulatinamente a operar, aunque el daño a la producción, al empleo y los ingresos de millones de personas ya estaba hecho. En países como Estados Unidos, en el que el gobierno federal y el banco central aportaron billones de dólares en estímulos, la población no sufrió tanto en lo económico. Pero, en países, como México, en el que no hubo apoyos significativos por parte del gobierno federal, ni de la banca de desarrollo, ni del banco central (que apenas se limitó a bajar su tasa de interés objetivo de un 7.00% que tenía en febrero de 2020 a 4.00% en febrero de 2021), pues el nivel de creación de pobreza y destrucción del capital ha sido gigantesco.

En este espacio hemos dado cuenta del enorme costo social de haber cerrado la economía, mismo que se ha manifestado en mayor desempleo y subempleo, así como menores niveles de ingreso para la mayoría de la población. En este sentido, la semana que recién concluye, el INEGI publicó los resultados de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2020, misma que da enormes detalles de cómo la crisis económica del año pasado afectó a los hogares mexicanos. En esta entrega presento sólo los principales hallazgos de dicha encuesta.

Ingresos de los hogares

En la ENIGH 2020, el promedio del ingreso total trimestral por hogar es de 53,798 pesos, el cual está compuesto del ingreso corriente total de 50,309 pesos y de las percepciones financieras y de capital con 3,489 pesos. Cabe señalar que la ENIGH 2018 reportó que el ingreso promedio total trimestral del hogar fue de 57,065 pesos, el cual estaba conformado de 53,418 pesos de ingreso corriente total y 3,647 pesos de percepciones financieras y de capital. Esto implica que el ingreso total promedio de las familias mexicanas disminuyó -5.7% real, derivado de que el ingreso corriente promedio cayó -5.8%, mientras que las percepciones financieras y de capital se contrajeron -4.3%.

Cabe señalar que del ingreso corriente total, en el 2020 la principal fuente de ingreso es por trabajo que representa 63.8% de éste, seguida por las transferencias (regalos en efectivo o especie) que representó el 17.6% del total, la estimación del alquiler de la vivienda (si tienes casa propia el INEGI estima como ingreso lo que pagarías de renta si no fuera tu vivienda) es de 13.1%, los ingresos por renta de propiedades es el 5.4%, mientras que otros ingresos corrientes fueron el 0.1% restante de los ingresos de los mexicanos promedio. Por su parte, de acuerdo a la ENIGH 2018 las distribuciones de dichas fuentes de ingreso se encontraron conformadas por 67.3% para ingreso por trabajo, 15.3% para transferencias, 11.4% para la estimación del alquiler de la vivienda, 5.9% para renta de la propiedad y 0.1% para otros ingresos corrientes.

Uno de los mayores problemas de México es la desigualdad en materia de ingresos. En este sentido, la ENIGH 2020 muestra la división de los hogares por deciles de ingreso corriente total. Vemos que en el  primer decil (el 10% de los hogares más pobres de México) tuvo un ingreso promedio trimestral de apenas 9,938 pesos; es decir 110 pesos diarios por hogar. En la edición 2018 dicho decil registró un ingreso promedio trimestral de 9,807 pesos, lo que significa un aumento nominal de 1.3%. Por su parte, en los  hogares del décimo decil (el 10% de hogares más ricos), el ingreso corriente promedio trimestral fue de 163,282 pesos; es decir, 1,814 pesos diarios por hogar. En dicho decil, la ENIGH 2018 registró un ingreso de 179 863 pesos; es decir, se registró una disminución de 9.2 por ciento. Estos datos muestran que en 2020 el 10% de los hogares más ricos de México tienen ingresos en promedio 16.5 veces más altos que el 10% de los hogares más pobres, en la ENIGH 2018 la diferencia era de 18 a 1.  Este fenómeno persiste no obstante los “apoyos” que el gobierno federal da a los adultos mayores y a las familias de menores ingresos.  

Gastos de los hogares

Para la ENIGH 2020, el gasto corriente total promedio de los hogares en México es de 39,411 pesos; y de este total, el gasto corriente monetario promedio trimestral por hogar fue de 29,910 pesos, mientras que el  gasto corriente no monetario fue de 9,501 pesos. En la ENIGH 2018 se reportó que el gasto corriente total promedio de los hogares fue de 43,664 pesos, de los cuales 34,329 fue gasto monetario y 9,335 pesos fue gasto no monetario. Esto implica que entre 2018 y 2020 el gasto total de los hogares disminuyó -9.7%, el gasto monetario se contrajo -12.9% real, mientras que el gasto no monetario creció 1.8 por ciento.

Dentro del gasto corriente monetario trimestral el rubro de alimentos, bebidas y tabaco representó la mayor categoría, tanto en la edición 2020, como en 2018, alcanzando 11,380 pesos y 12,090 pesos, respectivamente, lo que representa una disminución de -5.9%. En contraste, el rubro de vestido y calzado alcanzó solamente los 893 pesos para la ENIGH 2020, mientras que para la edición 2018 fue de 1 539 pesos, lo que representa una disminución de 42% en términos reales.

Dentro del rubro de alimentos y bebidas consumidos dentro del hogar, el mayor gasto corriente monetario promedio al trimestre, para ambas ediciones, se encuentra en la carne con 2,243 pesos, en el caso de la ENIGH 2020 y de 2,131 pesos para la ENIGH 2018, lo que representa un incremento de 5.2%; le siguen los cereales con 1,650 pesos en 2020 y 1,648 pesos en 2018, es decir, un incremento de 0.1%; otros alimentos diversos con 1,349 pesos para  2020 y 1,114 pesos en 2018, es decir, un incremento de 21.1%; y por último el gasto en las verduras con un incremento de 7.6%, siendo de 1,162 pesos en 2020 y de 1,080 en 2018.

Los tres primeros lugares de gasto corriente monetario promedio trimestral en los hogares corresponden, en la ENIGH 2020, al gasto en carne con 2,243 pesos, cuidados personales con 1,816 pesos y educación con 1,789 pesos, en tanto que para la ENIGH 2018 el primer lugar correspondió a educación con 2,947 pesos, el segundo a alimentos fuera del hogar con 2,759 pesos y el tercero a combustibles para vehículos con 2,148 pesos. Esto deja claro cómo la contingencia sanitaria vino a modificar sustancialmente los patrones de consumo de los hogares mexicanos.

Ingresos y gastos de los hogares por entidad federativa

En la ENIGH 2020, Nuevo León y Baja California obtuvieron el mayor ingreso corriente promedio trimestral por hogar al presentar valores de 72,931 pesos y 67,821 pesos, respectivamente. En la ENIGH 2018, para dichas entidades, los ingresos fueron de 73,894 pesos y 63,415 pesos respectivamente. En contraste, en ambas ediciones los estados con el menor ingreso corriente promedio trimestral por hogar fueron Guerrero y Chiapas con 32,516 y 29,168 pesos, respectivamente, para el caso de la edición 2020, y con 31,434 y 28,407 pesos, respectivamente, para la edición 2018.

En relación con el gasto corriente monetario promedio trimestral por hogar, en la edición 2020 la Ciudad de México y Baja California presentaron el mayor gasto con 37,771 y 37,058 pesos, respectivamente. En la edición 2018 la Ciudad de México y Baja California ocuparon los sitios con mayor gasto con 49,996 y 41,296 pesos, respectivamente. En el extremo opuesto, Oaxaca y Chiapas reportaron los gastos más bajos en ambas ediciones, siendo de 21,684 y 19,452 pesos, respectivamente, para el caso de la ENIGH 2020 y de 21,406 y 20,345 pesos, respectivamente, para la ENIGH 2018.

Conclusiones

Los resultados de la ENIGH 2020 evidencian un claro deterioro en los ingresos y gastos de los hogares mexicanos en el periodo de 2018 a 2020. Si bien estamos en un periodo de recuperación económica a nivel macroeconómico, tardaremos al menos dos años más en recuperar los niveles de ingresos y gastos per cápita que se tenían en 2018. Las políticas públicas impulsadas por el gobierno federal, que desalientan la inversión productiva y no hacen mucho para frenar las importaciones ilegales, harán que el proceso de recuperación sea complicado.

Alejandro Gómez Tamez*

Director General GAEAP*

alejandro@gaeap.com

En Twitter: @alejandrogomezt

   Estamos próximos a arrancar el curso en línea de Econometría Financiera I, haz click en la siguiente imagen para más información.